jueves 29 de febrero de 2024
Lluvia ligera 23.7ºc | Posadas

Cientos de peregrinos celebraron la fe en Loreto

A pie, en bicicleta o en kayak, todos con el mismo objetivo, arribar al santuario para agradecer y pedir a la virgen por la familia, el trabajo y la paz

lunes 27 de noviembre de 2023 | 4:00hs.
Cientos de peregrinos celebraron la fe en Loreto
Los creyentes colmaron ayer el Santuario de Nuestra Señora de Loreto, lindante al predio de las reducciones. Foto: Natalia Guerrero
Los creyentes colmaron ayer el Santuario de Nuestra Señora de Loreto, lindante al predio de las reducciones. Foto: Natalia Guerrero

Propósito y remanso de los peregrinos, punto cardinal de la fe y la historia regional, Loreto volvió a convocar a cientos de creyentes católicos hasta el centro de espiritualidad lindante a la reducción jesuítica guaraní.

Caminando desde Posadas, Jardín América y Alem, en bicicleta y en procesión náutica por el Yabebiry, también en colectivos y autos particulares, llegaron los peregrinos para agradecer y pedir la gracia de Nuestra Señora de Loreto.

A las plantas de la querida advocación mariana, nombrada Madre del Pueblo de las Misiones, los promeseros se santiguaron y ofrecieron sus intenciones y rosarios. “Vengo a agradecer y a pedir por la familia, la paz y el trabajo”, contó la posadeña María Verónica Benítez, acompañada de sus hijos y su madre María Laura.

Rosana Leguizamón, por su parte, unió a pie Fátima en Garupá con Loreto, fueron catorce horas de paso determinado junto a un nutrido grupo de personas para recalar poco antes de la misa central a las 9 del domingo. “Hace diez años que hago la caminata y en el corazón uno trae los agradecimientos a la virgen y también renovamos el pedido por la familia, la salud, el trabajo, pero sobre todo vine a agradecer, somos un grupo de amigas que venimos año a año y nuestros maridos nos acompañan con los vehículos de apoyo”, dijo.

Con el lema “María se levantó y partió sin demora” se cumplió ayer la 22ª edición de la Peregrinación a Loreto, que recupera una antigua vía procesional de los jesuitas e indígenas y la resignifica en el presente como huella de identidad.

La tradición popular y religiosa se realiza cada año un fin de semana de noviembre, para conmemorar además la festividad de los Santos Mártires: Roque González, Alonso Rodríguez y Juan del Castillo.

Reponer energías

Los distintos grupos pastorales de la Diócesis de Posadas que tomaron parte en la organización del encuentro esperaron a los peregrinos con chipa cuerito, galletitas, facturas, mate cocido, té y agua para el mate.

“La gente hace un esfuerzo grande para llegar en procesión, vienen muchos jóvenes y también adultos mayores, hay mucha fe, esperanza, alegría y cansancio al llegar después de horas y horas de andar y nosotros les esperamos con cosas ricas para que puedan reponer energías, descansar un rato y estar en la misa”, explicaron Kati Krechuska y Anselma De León, que con la colaboración de otros voluntarios cocinaron 20 kilos de chipa.

“Una panadería nos ayudó a preparar la masa porque es mucho para amasar a mano y acá estamos estirando la masa y otro grupo se encarga de freír, todo se hace con mucho amor y sale la torta frita calentita, recién hecha”, aportó doña Custodia.

El coro de niños y niñas mbya guaraní de San Ignacio abrió la celebración religiosa. Foto: Natalia Guerrero


El obispo Martínez llamó a evangelizar con amor y caridad como los Santos Mártires. Foto: Natalia Guerrero

Cientos de personas participaron de la misa central de Loreto. Foto: Natalia Guerrero

Por tierra y agua

Desde este año a las clásicas peregrinaciones a pie y en bicicleta se sumó la travesía náutica.

Luego de remar dos horas y media y caminar desde la costa 60 minutos, Emanuel Vázquez y Ezequiel Molina, docentes de la Ucami y el Instituto Montoya alcanzaron su objetivo. “Vinimos desde San Ignacio por el Yabebiry, somos amigos y somos creyentes y venimos a agradecer y realmente nos encontramos con una travesía hermosa, el paisaje es increíble, ver tanta naturaleza y escuchar el canto de los pájaros en las primeras horas de la mañana es inolvidable”, destacaron.

“Muy significativa”

La celebración religiosa comenzó con dos canciones interpretadas por el coro de niños mbya guaraní Kiringue Ñendu de San Ignacio, mientras ingresaban los sacerdotes y el obispo Juan Rubén Martínez.

Tras las lecturas del día, monseñor en su homilía resaltó como “muy significativa” la peregrinación a Loreto. “Este lugar tiene tanta memoria y tanta historia, hicimos esta peregrinación celebrando a nuestros tres mártires de Las Misiones, porque ellos vivieron por acá. De hecho Roque fue fundador de Posadas en el 1615, anduvieron por nuestra tierra. Son santos y mártires que son nuestros, que trabajaron en esta tierra hace siglos e hicieron lo que tratamos de hacer nosotros también ahora, que es evangelizar”.

En otro pasaje, Martínez añadió: “Desde hace años pensamos que estos lugares no se transformen meramente en puntos turísticos, si bien tienen gran valor turístico, pero que no sean lugares para venir a ver sólo lo que pasó. Tratamos de que todo lo que pasó siga pasando, de actualizar esa memoria, porque recordar todo eso nos fortalece y actualizarlo para que nosotros también, con el fuego de la fe que ellos tuvieron, carguemos nuestras pilas y podamos ser testigos en nuestro tiempo del amor de Dios, de ese amor para los demás, como lo vivieron los mártires”.

Seguidamente, sostuvo, “nosotros también en nuestro tiempo, tenemos tantas sombras, tantas situaciones de dolor y de sufrimientos. Y tenemos que evangelizar (...) La fe no es para que la guardemos, hay una tendencia individualista en nuestros días. Hoy tenemos que plantearnos qué respuestas tenemos que dar a nuestro tiempo. Todos estamos llamados a ser testigos (del amor de Dios), cada uno desde su lugar, y no ser grises, porque es muy común hoy el ir a medias, ese ‘masomenismo’, que de alguna manera no nos hace presentes a los cristianos y, así no seremos sal ni luz en donde estamos. Debemos evangelizar y privilegiar especialmente a los más pobres y a los más necesitados”.

Remeros se unieron a la celebración mariana en la primera travesía náutica a Loreto. Foto: Natalia Guerrero

La Peregrinación a Loreto se realiza todos los años en noviembre. Foto: Natalia Guerrero

Muestras de fe y devoción durante la misa de ayer en Loreto. Foto: Natalia Guerrero


Y enfatizó en que miremos a Jesucristo, “el peso de la caridad que tenga la Iglesia hoy será la clave de nuestra evangelización. Evangelizaremos bien si amamos a todos. Hoy más que nunca, con tanta pobreza y situaciones de exclusión, nosotros como cristianos, por vocación y porque es el evangelio, no por ideologías, con nuestros actos vamos a dar peso a la evangelización en nuestras comunidades, en donde estemos”.

Por último, apuntó, “nuestros mártires amaron a Cristo y experimentaron su amor, y no dudaron de entender que la vida vale la pena vivirla si amamos. El egoísta no es feliz, se ensimisma y va cerrándose en sus muros Sólo el amor nos sana”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias