¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Colapsaron las casas de parabrisas, sacabollos y chapista en Posadas tras la granizada

La gran cantidad de autos dañados que dejó la inédita granizada que se desató en Posadas hizo que se formen largas filas frente a los locales. Estiman que llevará 3 meses reparar todo el parque afectado
jueves 16 de noviembre de 2023 | 17:47hs.
Colapsaron las casas de parabrisas, sacabollos y chapista en Posadas tras la granizada
Colapsaron las casas de parabrisas, sacabollos y chapista en Posadas tras la granizada

Los negocios de parabrisas, sacabollos y chapista de la ciudad de Posadas se vieron colapsada por la alta demanda de vecinos que llegaban con sus autos dañados por la intensa granizada que afectó a gran parte de Posadas en la madrugada de ayer. Automóviles, camionetas, con abolladuras y rotura de parabrisas y lunetas, vidrios laterales y hasta faros rotos en algunos casos se podían ver en la jornada de ayer. Fueron 12 minutos que alcanzaron para provocar destrozos, que según los especialistas llevará 3 meses reparar todo el parque afectado.

En Parabrisas Uruguay, el dueño Roberto Cabrera, no salía de su asombro por los daños ocasionados en parabrisas y lunetas. La cola de conductores afectado daba vuelta a la esquina de Yerbal y Ameghino. “Siempre tenemos una demanda después de los granizos, pero así es la primera vez, estamos desbordado. Los autos llegan con muchos daños, las piedras eran muy grandes y autos que llegan con todos los vidrios dañados”
“Tenemos stock, vamos a trabajar en horario corrido y estamos tratando de solucionar todos los requerimientos, pero ya estamos dando turnos para la próxima semana”, comentó.

Según comentó Cabrera el proceso de arreglo dura entre una hora y media y dos, ya que requiere de la extracción de todo el material que haya quedado adherido al auto, el aspirado interno para extraer esquirlas y el armado del nuevo parabrisas o luneta.

En Parabrisas San José Obrero, la situación era similar y con colas que llegaban hasta la avenida Uruguay. Su dueño Jorge Acosta lleva 25 años en el rubro y resaltó que “nunca tuvimos una granizada así, estamos colapsado, trabajando en horario corrido y ya dimos turnos hasta el martes. Lo de hoy -por ayer- es inédito”.
“La última granizada grande que tuvimos fue en el 2019 pero no fue ni parecido a lo que vimos hoy”, agregó.
Según informaron, la mayoría de los vecinos que llegaron a reparar sus autos son de las zonas de Itaembé Miní, Itaembé Guazú y Santa Rita, la zona más afectada por la granizada.

El costo del arreglo de un parabrisas arranca en los 70 a 80 mil pesos, y depende mucho de la marca y el modelo del auto, pero puede llegar hasta los 250 mil pesos. En el caso de las lunetas pueden llegar a costar hasta los 400 mil pesos.

Los chapistas y sacabollos tampoco dan abasto y trabajan en horario corrido para atender la demanda.
El chapista Ignacio “Nacho” Allende explicó que “hoy a la mañana ya dimos tres presupuestos para autos que hay que pintar entero y a varios los mande a los sacabollos porque se puede recuperar sin pintar”.
Mientras que chapista Luis Mieres contó “tuvimos muchas consultas durante todo el día y en los próximos días seguirá igual”.

Reparar un capot, baúl y una puerta, con trabajo de chapa y pintura arranca en 180 mil pesos y depende del trabajo y material a utilizar. Si es por pieza los arreglos empiezan en 80 mil pesos. El tiempo estimativo de arreglo son tres días a una semana según el daño. Los sacabollos, que se especialista en reparar los daños de granizos sin tener que pintar, también están trabajando en horario corrido y dando turnos ya para los próximos 3 meses.

Daniel, especialista en sacabollos, comentó “en el transcurso del día tuvimos 15 a 20 autos dañados y creemos que la demanda se va a mantener por los próximos tres meses, porque los granizos fueron muy grandes y hay muchos autos dañados y los arreglos demanda mucho tiempo”. Sebastián, de Sacabollos Cardents, relató una situación similar. “Hoy es una locura, tenemos muchísima demanda, no estamos dando abasto, vamos a tener varios días de trabajo de corrido, porque esto recién empieza y los autos llegan muy dañados”. La cantidad de bollos que tenga el auto determinará el valor final de las reparaciones que arrancan en los 150 mil pesos.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?