Rock misionero que persiste a fuerza de conectar generaciones

Con la idea de potenciar la oferta nocturna de la ciudad, habiendo agotado el 'circuito' de bares y apostando desde la producción independiente, un grupo de rockeros busca posicionar un festival que vaya sumando artistas y emprendedores. Mañana festival Estallarte en la Peña Itapúa
viernes 03 de noviembre de 2023 | 19:12hs.
Rock misionero que persiste a fuerza de conectar generaciones
Rock misionero que persiste a fuerza de conectar generaciones

El rock tiene vasta historia como fenómeno de masas, de congregar a multitudes alrededor de festivales. Y si bien a nivel mundial ya no gobierna con mayoría, se sostiene bajo la premisa de seguir siendo nexo. Con esta escuela de experiencia festivalera, protagonistas de icónicas bandas posadeñas se reúnen a nuevos exponentes del género y diversidad de artesanos y artistas para dar vida a una especie de kermesse, festival rockero 'como los de antes' pero busca evolucionar en cada nueva edición.

"Fui a varios festivales ahí en la Peña Itapúa y veía que estaba todo muy centrado en las bandas solamente, que no había música entre banda y banda por ejemplo o que la oferta gastronómica era solo papas fritas", comenzó describiendo Dani Chucoff, sobre el origen de la propuesta. "Quisimos armar una movida que tenga más cosas, los festivales tienen de todo... entonces vamos a tener  una feria, una DJ, vamos a sacar pizzas, bebidas, va a haber una degustación de vinos invitados de freestyle y muchas sorpresas", graficó sobre Estallarte, el festival que tendrá despliegue mañana desde las 20 en la Peña Itapúa.

La idea, según explicó el productor de Estallando sobre el río , banda con la que lidera la iniciativa, es que esta sea una primera vivencia y que el festival se vaya repitiendo cada seis o 12 meses siempre sumando en calidad y entendiendo que puede replicarse en otras ciudades de la provincia o región.

En esta primera instancia, los músicos de Estallando sobre el río invitaron a amigos como Máquina Mental con quienes han compartido escenarios numerosas veces en más de tres décadas y a los jóvenes de Iris, representando la nueva camada del rock misionero.

"El rock hay que defenderlo porque hoy hay muchos géneros que antes no existían y buscan su lugar, digamos... entonces ese lugar alguien se lo tiene que ceder y que no sea el rock", sentenció Chucoff.

Tanto Martín Verón (guitarra en Iris) como Nono Freaza (guitarra en Estallando) celebraron el intercambio generacional sobre el escenario. "Está bueno tocar con los chicos porque nosotros también necesitamos aprender y aprendemos muchísimo de ellos que la tienen más clara en muchas cuestiones que a nosotros  nos cuesta el doble", configuró Freaza mientras Verón destacó que siempre es productivo armar fechas con otras bandas y que ésta es la primera vez que no tocan con chicos de su edad.

"Estamos definiendo si somos viejos rockeros o rockeros viejos", acotó entre risas Guillermo Poujade (voz y segunda guitarra en Máquina Mental) recordando los 36 años de la banda. En esa línea, remarcó que "el rock está vivo con todos estos chicos" y subrayó la supervivencia del género en Posadas.

"El rock está latiendo, algunos decían como que estaba muriendo pero yo creo que se estaba reacomodando. Perdió la parte de la rebeldía que siempre tuvo y esa bandera la agarró otro género", explicó Poujade coincidiendo con todo el grupo, en que las bandas nacionales de los 2000 vinieron con otra impronta rockera, menos contestataria.

"Hay un concepto de continuidad dentro de la ciudad con esto que está por pasar hoy, hay una banda de la generación nueva (Iris), una banda que tiene músicos de la generación nuestra pero que se se reinventó (Estallando) y otra banda que es la nuestra que viene de hace 37 años", trazó el guitarrista de Máquina Mental. 

Según entendió Poujade, desde que empezó a sonar el rock en Posadas, nunca cayó. Aunque haya perdido la difusión y la hegemonía popular, la mayoría de las bandas continuaron existiendo.

"Antes íbamos a bailar y no se escuchaba otra cosa que no fuera rock", delineó Poujade sobre la masividad del género. Tanto Máquina como La Corte del Sr Manga por ejemplo, que integra Freaza, eran asiduos protagonistas  no solo de festivales sino de los locales nocturnos de baile. 

"Tocaban en boliches y todo el mundo bailaba",  dijeron al unísono los más experimentados, marcando que en esos dorados '80 y '90, el 80 por ciento del cancionero de una disco era rock, se le sumaba un poco de cumbia y  de ritmos brasileños pero el rock dominaba ampliamente.

Hoy, a nivel nacional quienes llenan estadios no son las icónicas bandas de rock, aunque Wos tenga todo el power de una o María Becerra tenga más ovarios para decir las cosas y reflejar la dura realidad, que bandas actuales de pseudo rock porteñocentristas y nihilistas.

En Posadas, en tanto, "es interesante cómo se mantuvo dentro de todo la cantidad de bandas que siempre estuvieron tocando, con más o menos suerte, pero siempre con una continuidad. Es interesante mirarlo desde ese lugar", resumió  Poujade sobre la historia local.

En tiempos de cassette o de Spotify, la calidad, un poco de suerte y el trabajo contínuo siguen marcando el camino del rockero que sueña 'pegarla', llegar con un hit. 

Y en ese intercambio de saberes, la fiesta hoy en la peña Itapúa se vislumbra como una kermesse familiar, donde los menores de 12 no abonan y donde para los más trasnocheros la jornada se extiende a puro DJ hasta la madrugada. Larga vida al rock misionero. 

 

Rock y kermesse

Mañana desde las 20 en la Peña Itapúa se despliegan stands con diferentes artesanos locales, comidas y bebidas, shows de Iris, Máquina Mental y Estallando sobre el río, más invitados sorpresa y toda la música de DJ Melqueen. Entradas en That Metal Show y Rincón Musical o al 3764 674061.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?