El ataque se produjo el domingo a la salida de un boliche en Iguazu

“No le mataron porque puso el codo para cubrirse la cabeza”

Carlos Rojas narró cómo su hijo de 23 años se salvó de milagro tras recibir machetazos de parte de dos hermanos en plena calle
miércoles 04 de octubre de 2023 | 20:15hs.
“No le mataron porque puso el codo para cubrirse la cabeza”
“No le mataron porque puso el codo para cubrirse la cabeza”

“No le mataron porque puso el codo para cubrirse la cabeza. Dos veces recibió el machetazo, en el cuello y en la cabeza”. La frase, contundente por donde se la mire, refleja el dolor de Carlos Rojas, quien por estas horas acompaña la recuperación de su hijo de 23 años y que el último domingo se salvó de milagro tras ser atacado a machetazos en plena calle, a la salida de un boliche de Puerto Iguazú.

Por este hecho, dos hermanos de 18 y 21 años, fueron detenidos por la Policía, horas después de conocido el sucedo. Por otro lado, el ataque quedó registrado en un video que circuló por las redes sociales y que generó la indignación de la comunidad a raíz de la violencia con la que se manejaron los implicados.

Con la intención de que lo ocurrido no pase desapercibido y además reclamar justicia por las graves lesiones sufridas por su familiar, el padre de la víctima decidió contar lo ocurrido y llamar a la reflexión en torno a estos sucesos violentos que en la Ciudad de las Cataratas se suscitan cada vez más seguido.

 

 

En un principio, Carlos relató que la agresión al muchacho, quien estudia en Posadas ingeniería electrónica y que estaba de visita en la ciudad al momento del hecho, se produjo cerca de las 5,45 del domingo, en un local de comidas ubicado en cercanías a un conocido boliche de la ciudad.

“Estaba él junto a dos amigos y a mi hija. En eso, a lo lejos unos chicos que estaban en un Peugeot, estos delincuentes mejor dicho, comenzaron a insultarlo. A él y otras personas que estaban en el lugar. Le decían ‘qué te haces’, ‘yo voy a comer tu hamburguesa’ y cosas así.

Hasta ese momento mi hijo le quedó mirando nomás. Pero después se generó un entredicho, hubo empujones hasta que uno de estos jóvenes agarró el machete de la puerta del auto y lo persiguieron”, relató el padre.

Relató que el más joven de los hermanos implicados en el ataque, propinó dos machetazos sobre la humanidad de su hijo, y que de no ser porque el muchacho se cubrió con el codo, la historia pudo terminar en tragedia. “Tiene dos fracturas en el codo, en donde le dio con el machete, si no ponía el codo le iba agarrar la cabeza”, describió Carlos.

“Mi hija salió corriendo, también le arrojaban piedras, le increparon a los dos, pero si mi hija no salía a gritar, a pedir ayuda, esto hubiera terminado en tragedia. Mi hijo es grande y perdió mucha sangre, pero pudo soportar. Mi hija fue a gritarle para que dejen de atacar a su hermano y ellos le amenazaron de muerte. Le rozó un machetazo que gracias a Dios no le dio. 18 años tiene esta persona que atacó a mis hijos. Nosotros somos una familia de bien y no queremos que existan más casos como el de Fernando”, sostuvo al borde de las lagrimas el entrevistado quien durante la jornada de ayer llevó al joven a realizarse estudios por los golpes recibidos.

Por otro lado, siempre desde la reconstrucción de lo sucedido, el entrevistado narró ya gravemente herido, la víctima se acercó hasta el coche donde estaba su agresor y pidió por favor que lo llevaran hasta el hospital, a lo que únicamente recibió como respuesta más burlas por parte del atacante y su cómplice. “Mi hijo va y le pide que le lleve al hospital y estos se mataban de risa y se fueron. Yo llego, con mi hijo ahí, gritando con que le lleven al hospital”.

A su vez, Carlos pudo reconstruir en base a los aportes de vecinos que viven en cercanías al lugar del ataque, y mediante imágenes de cámara de seguridad del lugar, que los dos detenidos habían sido expulsados minutos antes del boliche y que, al parecer, estaban esperando al personal de seguridad que los había sacado del local bailable para intimidarlo.

“Según me comentaron vecinos, esto lo venían haciendo desde hace tiempo. Tengo un conocido que vive al lado y que me comentó que viven peleando y que por eso todos le tienen miedo en el barrio. Es por esto que yo quiero que sea público esto, casi le mataron a mi hijo, falto nada. Él está fuera de peligro, pero sigue en estudios, pero hoy le voy a llevar al hospital. El codo le pudieron salvar porque dos veces tuvo golpes en esa parte, le hicieron cirugía porque podía perder la movilidad de las manos”, indicó.

Horas posteriores al hecho, otros dos jóvenes que se encontraban en inmediaciones al boliche también habrían sido víctimas de agresiones e insultos. Incluso, ambos ya habrían hecho las respectivas presentaciones ante la Policía de Misiones.

En otro punto de la charla, el entrevistado aclaró que su hijo nunca tuvo contacto con sus agresores y que no los conocía. “Claramente estas personas salieron a mostrar que estaban tomados y su actitud violenta”.

Sobre la recuperación de su hijo, Carlos comentó: “Tienen que hacerle curaciones en el codo, cabeza y espalda, y hematomas en las rodillas, aunque eso mucho más leve. El tema es el codo que estamos”.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?