Tiempo de ansiedades en los cierres

En vísperas del vencimiento del plazo de presentación de frentes electorales, hay desencuentros, acusaciones y hasta un intento de ruptura como sucede en Juntos por el Cambio. En el Frente de Todos los gobernadores exigen lista única, en línea con lo planteado por Massa. Misiones, con muy buenos números económicos
domingo 11 de junio de 2023 | 6:05hs.

Aliar, palabra cuyo origen viene del latín alligare, es atar, es ponerse de acuerdo para un fin común, ya sea para contraer matrimonio -de allí el uso del anillo de alianza como máximo símbolo-, pero también con otros objetivos. Es decir, acordar alianza implica firmar un pacto de mutuo respeto y fidelidad. Es lo que se pretende cuando se conforma una alianza o coalición política, entendiendo que existen ideas y proyectos comunes, por ejemplo, para gobernar un país. Pero, como todo matrimonio, en el comienzo, la relación suele iniciarse con una inolvidable luna de miel, pero en el transcurso de la relación aparecen las debilidades, al resaltarse los defectos, y la relación comienza a resentirse, a resquebrajarse, hasta ponerse en duda la fidelidad o el compromiso asumido. En el medio, pueden sumarse mentiras, traiciones y hasta la aparición de terceros que rompen las alianzas. Similares situaciones muy tensas, es lo que justamente está viviendo la coalición política Juntos por el Cambio a punto de romper alianzas. Este espacio, que junto al Frente de Todos son las dos grandes alianzas políticas existentes en el país, registró una semana crítica y nadie se atreve a decir cómo terminará. Tal escenario se da ante el avance de fechas para las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias (Paso), que deben concretarse el segundo domingo de agosto, y las generales, el cuarto domingo de octubre. Hay que recordar que para ser electo presidente en primera vuelta, el candidato más votado debe obtener el 45% de los sufragios o el 40% y una diferencia de 10 puntos con el segundo postulante. Si no, como todo indica, 30 días más tarde habrá balotaje para la definición. Pero hay fechas más urgentes, como el vencimiento de la presentación de frentes electorales o alianzas, a concretarse esta semana, el miércoles 14.

Al borde de la quiebra
La primera tensión, pero con prueba superada, se había dado con el desembarco al espacio político de José Luis Espert, pero ahora el intento de Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales de ampliar la alianza con la incorporación del cordobés Juan Schiaretti provoca extrema tensión y resistencia de parte de algunos de los socios, en especial del ala más dura del espacio que no están de acuerdo con que se incorpore este dirigente peronista pero no kirchnerista. Ya se viene remarcando, en esta misma columna desde hace tiempo, que el sistema político bipolar en la argentina es cosa del pasado. El consultor Gustavo Córdoba planteó un escenario de tercios de cara a las elecciones, al sostener la competencia entre surgida al FdT y JxC, como es el caso de Javier Milei con La Libertad Avanza. La misma interpretación realizó la vicepresidenta Cristina Kirchner. A su vez, otro consultor de renombre como Raúl Timerman amplió a un escenario de cuartos, al añadir a los indecisos que tienen el mismo porcentaje de los que votarían a algunos de los tres espacios.

Pero ahora, para añadir mayor confusión al electorado, se plantea hasta la posibilidad de un escenario ya no de cuartos, sino de quintos en caso de que Juntos por el Cambio rompa alianza. Cuando Mauricio Macri desistió de una posible candidatura, también comenzó a dejar un espacio vacío que en política siempre se busca ocupar con rapidez. Y allí surgió la puja, desde la búsqueda de ampliar posibilidades de acceder al poder.

Ya lo decía Maquiavelo, “es mejor actuar y arrepentirse que no actuar y arrepentirse”, como también en otras de sus máximas planteaba “nada grandioso fue jamás conseguido sin peligro”. Además, en política siempre suelen aparecer nuevos competidores.

Mientras sigue la pelea en JxC entre palomas y halcones, puede decirse también que surgió otra ala más dura como Milei. No sólo se le puede considerar un súper halcón si se habla de ideas o discursos duros, sino como él mismo se presenta, un león que sintió la debilidad del enemigo político y se muestra sediento de poder. Para enrarecer el panorama, hasta Milei dejó planteado que si hubiera concretado alianza con Bullrich -mostrando mayor simpatía por coincidir en un discurso más duro- ganaban en primera vuelta caminando.

En medio de tal escenario, habló Elisa Carrió, planteó que Macri intenta ganar en referencia a la línea que acompaña a Bullrich, para luego hacer alianza con Milei. También se puede interpretar que es parte de una estrategia como para intentar neutralizar o disminuir el crecimiento político del competidor, porque en estos momentos las encuestas proyectan que Milei no sólo puede acceder al balotaje de noviembre, sino incluso ganarlo.

En JxC hace unos meses pensaban que ganaban con facilidad y por entonces, a Macri -hace apenas dos meses- le caía muy bien Schiaretti y ahora ya no. En tanto, los que están en la línea con Rodríguez Larreta, prefieren quedarse en el centro, según interpretación de la dirigente de la Coalición Cívica (CC), que está en contra de Milei por amenazar con avasallar la República.

Schiaretti propuso armar un frente de frentes, pensando en un gobierno de coalición. Lo previo, con aquella base amplia que propone Rodríguez Larreta y de allí las coincidencias compartidas además por Gerardo Morales, Martín Lousteau, Facundo Manes, entre otros. Lo cierto es que nada está cerrado, pero por estas horas, Juntos por el Cambio es un hervidero, al borde de la ruptura.

En el Frente de Todos
En el Frente de Todos también se armó una revolución con la postura asumida por gobernadores de 13 provincias, de la que formó parte el misionero Oscar Herrera Ahuad. Los mandatarios, tras reunión realizada en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), esta vez no pidieron, sino que exigieron una lista de unidad con integración de carácter federal en el Frente de Todos de cara a las elecciones de octubre. Se mostraron dispuestos a participar activamente en una estrategia electoral superadora de la coyuntura, pero de carácter federal, convocando a otras fuerzas políticas, lo que se interpreta que figure una provincia o gobernador en la fórmula de candidatos.

Tal postura es avalada por, como se indicó, desde Herrera Ahuad junto a sus pares de Buenos Aires, Axel Kicillof; de Catamarca, Raúl Jalil; de Chaco, Jorge Capitanich; de Chubut, Mariano Arcioni; de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Formosa, Gildo Insfrán; La Pampa, Sergio Ziliotto; La Rioja, Ricardo Quintela; de San Juan, Sergio Uñac; de Santa Cruz, Alicia Kirchner; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, y de Tierra del Fuego, Gustavo Melella.

Representaría una apuesta muy fuerte para traccionar con estos votos provinciales y hacer frente a las otras fuerzas. Ello se da en un momento en que el espacio que gobierna la Nación viene en retroceso en cuanto a apoyo popular. En rigor, según encuesta difundida esta semana por Zuban Córdoba, todos los candidatos conocidos, sea del oficialismo como de la oposición, tienen altísima imagen negativa. Por lo tanto, en especial el oficialismo, necesita con urgencia comenzar a revertir tal situación al estar acorralado además para las urgencias sociales y serios problemas inflacionarios, que generan malestar en la sociedad.

Cristina Fernández había hablado de volver a enamorar a la ciudadanía y acaba de presentarse una estrategia electoral sumamente superadora. Es decir, la posibilidad de respaldar con un candidato a vice a algún dirigente provincial con alta imagen para recabar votos que tanta falta le hacen al FdT. Puede ser claramente una nueva alianza por surgir y una oportunidad para el oficialismo, porque, así como se decía en 2018, con Cristina no alcanza, pero sin ella no se puede, del mismo modo se puede plantear que sin oxígeno de las provincias que vienen ganando elecciones será muy cuesta arriba para el Frente de Todos, que tiene duros competidores en esta oportunidad.

No obstante, debe tenerse presente que se está en plena negociación. Hay ansiedad de los militantes, pero también quienes deben resolver saben que deben saber manejar los tiempos justos. Esos que en política son esenciales, como aprovechar al máximo el lapso que queda hasta presente y mostrar la jugada. Es como el técnico de un equipo de fútbol, nunca da a conocer con tanta antelación cómo terminará conformando su equipo y menos su estrategia, porque ayudaría al competidor a armar ofensivas. De esta manera, cada uno toma sus previsiones para evitar que resulten prematuramente castigados los candidatos.

Además, una de las patas del Frente de Todos desde el 2019, el Frente Renovador de Sergio Massa, también avanzó ayer con su congreso para definir estrategia de alianzas de cara a las Paso del 13 de agosto. Desde el espacio, dirigentes como la presidenta de la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau, una mano derecha de Massa, había advertido que este dirigente viene soportando cierto nivel de incomprensión desde el seno del gobierno sobre el esfuerzo que está desplegando para apaciguar la agitada economía nacional. De hecho, el propio ministro hace casi un mes había advertido la necesidad de orden político para que haya orden económico. Y como muestra de que intenta equilibrar la balanza económica, logró cierta estabilidad cambiaria gracias a gestiones en China para conseguir yuanes y dólares.

La debilidad económica es el talón de Aquiles de este gobierno, que se ve reflejado en el malestar de los ciudadanos por la alta inflación y en consecuencia incertidumbre para tomar decisiones económicas. Por ello Massa viene advirtiendo la conveniencia de una lista de unidad para la fórmula presidencial, en consonancia con lo planteado por los gobernadores. Es más, en el congreso, en una serie de videos emitidos, llegó el saludo de varios gobernadores en ejercicio y electos.

Con un discurso en tono de candidato, siguió pidiendo una lista de unidad para llegar más competitivos, pero no les esquiva a las Paso si no se logra acordar una lista de consenso. Con esto queda claro de Massa va estar en una de las listas presidenciales del espacio que por ahora se llama Frente de Todos.

Con buenos números económicos
Misiones viene consiguiendo muy buen nivel de crecimiento de empleo. Esto quedó oficializado esta semana, al darse a conocer de manera oficial que la provincia lidera el crecimiento de empleo privado a nivel país. De febrero a marzo hubo un incremento de puestos de trabajo que rondó el 8,8%, el más alto de todo el Norte Grande y el país, destacaron desde el Ministerio de Trabajo de la Provincia.

Estos datos van de la mano ante la decidida inversión que están haciendo sectores privados para mejorar su capacidad de producción ocurre en el sector de la foresto industria. Esto posibilita al sector mantenerse competitivo a nivel nacional y apalanca junto al Estado la economía provincial, que hace tiempo recuperó por lejos y superó en muchos casos al movimiento de la prepandemia en sectores como comercios y turismo.

Cuando hay buen clima, también se reconoce la gestión, como ocurrió en las elecciones provinciales y en base a ello la renovación se prepara para afrontar un nuevo compromiso electoral. Por ahora, al ser una elección nacional, todos miran la conformación de fórmulas y frentes electorales para empezar a ejecutar la estrategia electoral. Esta semana, la Renovación misionera fue noticia por haber participado en la reunión de gobernadores del PJ y con ello volver a tallar a nivel nacional. Como se suponía, sumado a los nuevos gestos, todo indica que el 14 de junio el espacio misionerista rubrique su firma en el frente ligado al peronismo junto a los gobernadores. Pero, como se sabe en la dinámica de los procesos electorales, faltan tres intensos días para el cierre de las alianzas y solamente los actores principales saben con exactitud lo que van a hacer, mientras a los actores secundarios y comentaristas les inundan la ansiedad.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?