sábado 13 de abril de 2024
Tormenta con lluvia ligera 25.7ºc | Posadas

El Inym avanza con la plantación de árboles nativos

Misiones transita el camino hacia yerbales agroecológicos

Con la meta de lograr una producción más sustentable, se realizan capacitaciones para transferir conocimientos y resultados a los productores de la región

martes 06 de junio de 2023 | 6:04hs.
Misiones transita el camino  hacia yerbales agroecológicos
En la reserva de Natalio (Paraguay), gran parte del yerbal bajo los árboles.
En la reserva de Natalio (Paraguay), gran parte del yerbal bajo los árboles.

Yerbales sustentables que permitan mayor rentabilidad en un proceso amigable con el medioambiente, surge en el horizonte de una de las principales producciones de Misiones. La agroecología aparece como la herramienta más completa y si bien existen algunas experiencias que se aplican en Puerto Iguazú o Santo Pipó, desde el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) hay una decisión institucional de generar las condiciones para ir migrando hacia un sistema que involucre el cuidado del suelo, la planta y todo el entorno.

Parte del proceso es la capacitación previa y hasta una reserva en Natalio, Paraguay, viajó recientemente una delegación integrada por productores yerbateros de Misiones y miembros del Inym, quienes compartieron horas prácticas en yerbales bajo sombra. Eduardo Cerdá, director nacional de Agroecología, encabezó las charlas, junto a Ana Corral del Instituto Nacional de la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena; Marisa Fogante, productora agroecológica del nordeste; Marcos Persia, asesor en agroecología y agricultura biodinámica, entre otros especialistas del país. Toda la exposición se basó en lineamientos de la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura.

El lugar elegido fue un espacio recuperado por una pareja integrada por el argentino Eduardo Scaserra y su esposa paraguaya, Elizabet Carrera. De las 300 hectáreas que integran la reserva, más de 100 fueron cultivadas con yerba mate en una zona donde antes había soja. Los asistentes comprobaron que, en menos de 10 años, los propietarios del lugar lograron un sistema de producción rentable, eficiente, con bajos costos de mantenimiento y ambientalmente sustentable.

 Además del yerbal bajo el monte, en la reserva hay ovinos que controlan el exceso de vegetación de cobertura y proporcionan el abono. “Tenemos el gran desafío de persuadir a los productores y la mejor manera de demostrar los beneficios de la agroecología es con ejemplos prácticos, más que con la palabra”, reconoció Cerdá.

En Paraguay, Elizabet Carrera recordó que su padre, “estaba enceguecido con la soja y nosotros queríamos una opción que integrara a la comunidad. Primero comenzamos con el manejo de la yerba convencional hasta que nos sumergimos en la agroecología y ahora tenemos la necesidad de contagiar a los demás esta forma de producir”.

Matías Bazila, jefe del Servicio de Extensión Yerbatera del Inym, fue uno de los asistentes a la capacitación y aportó que “los yerbales bajo árboles inciden positivamente y lo notamos tras la sequía que sufrimos en Misiones”.

“Atenúa altas temperaturas, el arrastre de humedad y los árboles en forma de cortinas, mejoran las condiciones para la planta y también la preservamos de heladas”, añadió. Para resumir, “hay que emular el ambiente natural de la yerba mate que se desarrolló en medio del monte”.

El concepto de agroecología es integral, “porque buscamos la biodiversidad dentro del yerbal, por ejemplo, para los controles naturales de plagas”, explicó Bazila. Y entre otros beneficios se refirió a la posibilidad de “autogestionar los recursos para ser más eficientes, no depender de insumos externos como herbicidas. La búsqueda es disminuir hasta el punto de no usarlos más”.

Reconoció que, con los yerbales convencionales a cielo abierto, “podemos tener una alta producción, pero demanda una gran cantidad de insumos y quizás para el productor, que muchas veces está sujeto al precio del dólar para comprarlos, la rentabilidad que va a sacar por hectárea será menor que implementando la agroecología”.

Un referente de la producción yerbatera que también participó de las charlas fue Hugo Sand, quien con toda su experiencia a cuestas celebró el impulso que el Inym le da a la agroecología y destacó la presencia en la capacitación “del cacique de la aldea Perutí, Cristian Cabrera, ya que el mate y la yerba es un legado de los guaraníes, ellos nos enseñaron”.

Sand reflexionó acerca de yerbales bajo sombra y convocó a “preguntarnos cómo enfocamos nuestra vida. Si nos consideramos dueños de la naturaleza vamos al choque, seguimos destruyendo el suelo, el agua, el monte y eso significa más cambio climático que empeorará nuestra producción. Si nos integramos, si aceptamos que somos parte de la naturaleza, el resultado será favorable para todos”.

Eduardo Cerdá recomendó a  los productores que desean transforman su yerbal convencional en agroecológico, “a empezar con una pequeña parcela e ir incorporando árboles nativos, cortinas rompe vientos, cubrir el suelo e ir observando cómo en corto tiempo el cultivo reacciona favorablemente”.

No se trata de una idea romántica de los yerbales sustentables, sino que más allá del aporte al cuidado del medio ambiente, los resultados económicos son importantes. Con el cuidado del suelo, árboles que ya se vienen plantando en diferentes lugares de Misiones y un buen manejo de la cosecha, expertos aseguran que se pueden obtener por encima de los 10 mil kilos por hectárea. Si bien es un número que también se puede alcanzar con un yerbal convencional, la disminución de insumos abarata costos y además permite llegar a otros mercados internacionales que exigen productos sanos y naturales.


Productos orgánicos suma consumidores

El responsable del Servicio de Extensión Yerbatero, Matías Bazila, recordó que en Misiones la Fundación Agroecológica Iguazú o la Fundación Alberto Roth, son algunos de los que trabajan con yerbales bajo sombra y con cuidados especiales del suelo. Marcas como Guayakí o Roapipó que se comercializan en mercados internacionales tienen diferentes certificaciones, aunque aclaró que “ser orgánicos no significa agroecológico. No alcanza sólo con dejar de usar productos químicos. El concepto de la agroecología es integral e involucra a toda la biodiversidad”.

Alejandro Gruber, de la Ruta de la Yerba Mate, confió que “en la historia hay muchos procesos que se iniciaron con la preservación ambiental, porque la yerba es del monte. Los productos orgánicos certificados son requeridos por el consumidor extranjero, pero mucha gente está adoptando este consumo en el país”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias