¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Arquitecta e investigadora

Un aporte vital para el patrimonio cultural

Mary Edith González ejerció como arquitecta, docente e investigadora. Se destacó por sus trabajos de restauración así como la valorización de las reducciones jesuíticas
sábado 20 de mayo de 2023 | 6:08hs.
Un aporte vital para el patrimonio cultural
Un aporte vital para el patrimonio cultural

Mary Edith González nació el 22 de diciembre, días antes de la Navidad, en 1932. Se llama  Mary, y no María, porque su padre tenía una cierta admiración por la cultura inglesa y hablaba el idioma.

De pequeña su madre daba clases en una escuela de Colonia Guaraní, por lo que ella se crió en el ámbito escolar acompañándola a dar clases.

Mary hizo sus estudios en la Escuela Normal de Posadas, lugar del que tiene un profundo aprecio y que recuerda con amor. Allí cursó la primaria y secundaria, junto con su hermana dos años menor que ella y su hermano, que luego haría la secundaria en el Colegio Nacional. Mientras cursaba el nivel medio, Mary supo que se quería dedicar a la arquitectura, dado que se consideraba con grandes capacidades en relación a las matemáticas.

“Yo era muy buena para las matemáticas que era la base de todo, incluso después de clases. Y lo que más me costó aprender fue el dibujo de planos, a mí me gustaba ir a las obras. La buena formación de la Normal fue clave en el ingreso a la facultad”, contó.

Al terminar la secundaria se trasladó junto con su hermana a Córdoba Capital para estudiar la carrera de Arquitecta. Comenzó la carrera en 1952 y la finalizó en 1958, luego de realizar la tesis, y pese al buen panorama de trabajo que tenía en Córdoba, decidió volver a misiones para desarrollarse como profesional.

“Trabajé con el rector que llevaba a los alumnos a dibujar en sus estudios, así que quería que me quede allá. Pero a mí siempre me gustó Misiones”, dijo Mary al recordar aquel momento en su vida.

Al finalizar la universidad se casó. “En mayo de 1958 me recibí, en mayo del 59 me casé y en mayo del 61 tuve mi primer hijo. Ahora tengo una nieta también de mayo, es un buen mes”, mencionó.

Vuelta a Misiones

Al llegar de vuelta a Misiones, abrió su estudio particular y se dedicó a la docencia donde formó a varias generaciones de jóvenes. “Yo era muy estricta, pero eso dio resultado porque muchos lograron tener importantes carreras luego”, resaltó.

Es contratada en la Dirección de la Vivienda, para realizar edificios que aprovecharan la madera para la construcción. Este trabajo fue premiado y reconocido, al poco tiempo de su incorporación a la Oficina de Proyectos, “el arquitecto Pomar ganó el Concurso del Centro Cívico de Necochea y me tuve que quedar a cargo. Fue muy trabajoso, y me tenía que hacer valer con sólo 27 años, tenía a más de 100 hombres a mi cargo. En dos años más de 50 edificaciones en la dirección”, agregó.

Una vez que su carrera despegó, en conjunto a otros arquitectos, desarrolló múltiples obras en la ciudad, entre las que se destaca la infraestructura del Banco Hipotecario y barrios de la capital provincial.

Trabajo en cultura

Por su profunda admiración sobre los patrimonios y bienes materiales de la humanidad, la arquitecta se empezó a especializar e investigar la herencia cultural.

Es así que inició la especialización en Conservación del Patrimonio en FAU-UBA, y las Maestrías en Gestión Urbana en el Inap (Instituto Nacional de Administración de Empresas) y en Conservación del Patrimonio en el Cicop (Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio) en la sede Argentina.

En 1974 presentó las Misiones Jesuíticas de Santa Ana, Loreto, San Ignacio, Santa María y el Parque Nacional Iguazú para ser inscriptos como patrimonios de la humanidad.

Trabajando en la dirección de Cultura de la Provincia de Misiones, en 1993, fue directora de un proyecto de conservación e investigación realizado en Santa Ana, Candelaria y Concepción de la Sierra. Estos estudios fueron expuestos en posteriores ponencias y disertaciones.

Como arquitecta tuvo el placer de poder viajar a Europa y conocer la historia del continente a través de sus edificaciones. De todos los lugares visitados destaca a Roma como un lugar que la impresionó sobremanera.

Presente y distinción

Hoy Mary es muy activa en Facebook, donde comparte con la comunidad. Sigue leyendo mucho, disfrutando a su familia e incentivando a la juventud en su formación permanente. Forma parte del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios; Cicop y es miembro vitalicio del Colegio de Arquitectos de Misiones, del que participa activamente.

Días atrás fue declarada como personalidad destacada por el Concejo Deliberante de Posadas, en reconocimiento a su trayectoria y valioso aporte en el ámbito social, cultural y educativo de la provincia. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?