Pueblos pintorescos de la Costa Brava

Playas, cuevas rocosas, aldeas tranquilas o un paisaje de montaña, la Costa Brava de España siempre tiene algo para mostrar. La región ofrece veranos cálidos e inviernos suaves, ideal para aquellos que disfrutan de pasar tiempo al aire libre
domingo 14 de mayo de 2023 | 6:00hs.
Pueblos pintorescos de la Costa Brava
Pueblos pintorescos de la Costa Brava

España es una región turística que ofrece múltiples opciones para los viajeros. Siendo una de las más populares regiones turísticas del noreste de España, se encuentra en una posición geográfica privilegiada con vista al Mar Mediterráneo. La Costa Brava es conocida por su clima cálido en verano y suave en invierno, lo que la convierte en un destino ideal para visitar en cualquier época del año.

Para los amantes de los deportes, la Costa Brava tiene muchas opciones, como campos de golf, canchas de tenis, campos de fútbol y deportes acuáticos. Además, el Valle de San Daniel en la montaña de Gavarres ofrece hermosos caminos para hacer ciclismo y senderismo con vistas impresionantes.

Pals es el pueblo medieval de la Costa Brava

Para aquellos que buscan una experiencia cultural, el Museo Arqueológico de Banyoles es una excelente opción, ya que se encuentra en un palacio gótico y ofrece una amplia variedad de exposiciones de paleontología, cerámica y arqueología. El Teatro Museo en Figueres es otra atracción cultural que los viajeros no deben perderse, ya que cuenta con una increíble colección de pinturas de Salvador Dalí.

Después de un día lleno de actividades, los visitantes pueden disfrutar de la vida nocturna en los pueblos costeros como Lloret de Mar. En resumen, la Costa Brava de España es un destino turístico que ofrece opciones para todos los gustos, desde playas hermosas hasta senderismo, deportes y cultura, así que es un lugar ideal para visitar en cualquier época del año.

L’Escala

L’Escala debe su nombre a la palabra latina “Scala”, que significa puerto o refugio para barcos. Durante siglos, esta localidad ha sido un refugio habitual para embarcaciones, lo que ha quedado documentado en diferentes textos escritos desde el siglo XVI.

Además, es fundamental mencionar que en este mismo punto geográfico se encontraba una importante ciudad griega, la única excavada en la península ibérica, que convivió con una de las primeras ciudades creadas fuera de Roma. Este hecho histórico es crucial para entender el desarrollo posterior de toda la zona y nos muestra la importancia que L’Escala ha tenido a lo largo de la historia.

La estatua de El Principito en una playa de L’Escala. 

L’Escala es uno de los destinos más populares de la Costa Brava gracias a su amplia oferta de playas. Hay opciones para todos los gustos, desde playas familiares y cómodas hasta playas más apartadas del centro y con espectaculares formaciones rocosas.

Entre las mejores playas de L’Escala se encuentra la Platja de Riells, una playa familiar con todos los servicios necesarios para disfrutar de una jornada de sol y mar. Además, se encuentra cerca de restaurantes y tiendas, lo que la convierte en una opción muy cómoda.

Otra opción es la Platja del Rec del Molí, una playa amplia y más apartada del centro que se caracteriza por su tranquilidad y su belleza natural. También merece la pena visitar Mol Grec y El Portitxol, dos playas con espectaculares formaciones rocosas que ofrecen un entorno único y especial.

Por último, si sopla la Tramontana, una playa recomendable es la Platja de Montgó. Esta playa de arena fina y aguas calmadas es ideal para disfrutar de un día de playa sin preocupaciones.

Pals

Este pequeño pueblo medieval es uno de los más visitados por los turistas en la Costa Brava. Su castillo y sus calles medievales formadas por edificios históricos te transportan a épocas pasadas. Si en tus vacaciones no solamente quieres playa y prefieres visitar pueblos, Pals debería estar dentro de tus planes. Su tranquilidad y sus hermosas calles harán que disfrutes mucho de la visita a este pueblo de la Costa Brava.

Pals es una de las villas más pintorescas de la Costa Brava, gracias a un núcleo antiguo de origen gótico que ha recuperado todo el esplendor después de una cuidada y completa restauración.

El pueblo se encuentra situado en la cima del Puig Aspre, y el término municipal llega hasta la costa, con una larguísima playa, ideal para la práctica de deportes acuáticos. Son característicos del entorno de Pals los campos de arroz, herederos del entorno pantanoso que había antiguamente y que dan un encanto añadido.

El Pedró, núcleo histórico de origen gótico, con unos rincones y una esencia medievales, es la parte más atractiva del municipio, que ofrece otros lugares de interés como los paisajes de los antiguos campos de arroz y las dunas.

Es imprescindible visitar el Pedró, núcleo histórico de origen gótico, y perderse por las callejuelas adoquinadas. También disfrutar de la vista de la llanura ampurdanesa y de las Medes desde el mirador Josep Pla.

Otra actividad que no se debe dejar de hacer es la de caminar entre los cultivos de arroz y las dunas del municipio y disfrutar de la arena y del sol en la larga playa de Pals.

No hay que irse sin practicar el golf en alguno de los dos campos del término municipal.

Tossa de Mar

El castillo medieval y su recinto amurallado que se alza sobre la playa, hacen de Tossa de Mar uno de los pueblos de la Costa Brava con más encanto. Este entorno medieval se encuentra en la llamada Vila Vella, la parte antigua del pueblo. Además de su patrimonio histórico, Tossa de Mar cuenta con calas preciosas como la Cala Futadera, la Cala Giverola o la Cala Pola.

Su clima mediterráneo y temperaturas medias de 30ºc durante el verano son fáciles de combatir, sobre todo si se decide visitar algunas de sus impresionantes calas. Tossa de mar desprende sol, playa y mucho relax, su playa más conocida es la playa Gran, justo en el centro de la población, una delicia de 385 metros de longitud, pero no hay que dudar en visitar sus calas más escondidas.

Con su estilo medieval, Tossa del Mar es uno de los pueblos de la Costa Brava con más encanto.

En el centro de la ciudad abundan tiendas y cafés para el bienestar de los turistas, tampoco faltan los restaurantes con los platos típicos de pescaderos y productos de la zona.

Las playas y calas de Tossa de Mar no tienen nada que envidiar otras de la geografía española. Son una maravilla, aguas cristalinas, limpias y de arena fina y dorada. Algunas de ellas más urbanas y con todos los servicios al alcance, otras casi de imposible de acceso.

Las aguas cristalinas y el excepcional fondo marino convierten a Tossa de Mar en un paraíso para los amantes del submarinismo y el snorkel. Tossa de Mar tiene opciones para todos los gustos. Por eso, no hay nada como alojarse en una villa de vacaciones en las playas de Tossa de Mar.

Cadaqués

Este precioso pueblo ubicado en el Cap de Creus, es sin duda uno de los pueblos más bonitos de Catalunya. Sus hermosas calles de casitas blancas y sus calas cristalinas, hacen que visitar este antiguo pueblo de pescadores sea inolvidable. Para los amantes del arte, en Cadaqués se encuentra la casa museo de Dalí, por lo que visitar este pueblo de la Costa Brava te hará disfrutar en todos los sentidos.

Cadaqués es una de las localidades más emblemáticas de la Costa Brava. Su rocoso litoral, recorrido por bellas playas y recoletas calas, constituye uno de sus principales atractivos, así como el increíble paisaje que depara el Parque Natural del Cap de Creus.

Al fondo de la bahía de Cadaqués se encuentra su casco histórico, de aire mediterráneo y profundo sabor marinero. Fuente de inspiración de pintores y artistas de fama internacional durante décadas, este núcleo goza hoy de una intensa vida cultural, de la que dan fe sus numerosos museos y galerías de arte, entre los que destaca la Casa-Museo de Salvador Dalí. Cadaqués será el punto de partida ideal para conocer el res to de la comarca del Alt Empordá, repleta de localidades históricas, insólitos espacios naturales y abundantes yacimientos arqueológicos.

Platos como el suquet de pescado, el arroz a la cazuela o la sepia con arvejas demuestran una sabia combinación de productos procedentes del mar y del interior. Como acompañamiento, la Denominación de Origen Ampurdán-Costa Brava produce excelentes vinos rosados, entre los que cabe mencionar el vino “novell”. También se elaboran vinos dulces y excepcionales tintos jóvenes, afrutados y ligeros.

Begur

Begur cuenta con las que posiblemente sean las mejores calas de la Costa Brava. La cala Aiguablava, Sa Tuna o Illa Roja son las más conocidas y a la vez, las más visitadas por los turistas. Pero Begur no solamente tiene playas preciosas, sino que cuenta con un casco antiguo comandado por su castillo. Esta diferencia entre urbanizaciones de lujo y un imponente casco antiguo, hacen de Begur uno de los pueblos con más encanto de la Costa Brava.

Los bosques de pinos llegan hasta la orilla, rodeando el trazado urbano de Begur, que surge a escasos kilómetros del mar. Su casco urbano, de fuerte sabor tradicional, está dominado por los restos de un austero castillo roquero del siglo XV. Aún se pueden admirar las antiguas murallas y cinco torres de defensa, levantadas entre los siglos XVI y XVII. La arquitectura popular de la zona se caracteriza por el empleo de la piedra, así como por numerosas casas de indianos, viviendas señoriales de gusto colonial. 

Los antiguos barrios de pescadores, a pie de playa, se han convertido en enclaves residenciales y turísticos. Algunos de ellos son Aiguablava, donde se han emplazado un excelente Parador de Turismo y un pequeño puerto deportivo, y la playa de Sa Tuna, entre el mar y la montaña.

Calella de Palafrugell

Calella de Palafrugell es uno de los pueblos más visitados de la Costa Brava. Sus bonitas calas, sus calles blancas o sus restaurantes, atraen a una infinidad de turistas que quieren disfrutar de este entorno privilegiado. Sus pequeñas calas urbanas rodeadas de barcas de pescadores son la estampa principal de este bonito pueblo de la Costa Brava.

Llafranc

Sus barcas varadas en la playa, su entorno montañoso verde y sus aguas totalmente cristalinas destacan por encima de todo. En los últimos años, este pequeño pueblo de pescadores se ha convertido en uno de los más frecuentados y exclusivos de Catalunya. Y es que en Llafranc se respira paz y tranquilidad, con un ambiente marinero único y especial.

Llançà

A tan solo 14 kilómetros de la frontera con Francia, se encuentra uno de los últimos pueblos de la Costa Brava, Llançà. Este pequeño pueblo pesquero de tan sólo 5 mil habitantes, destaca por sus preciosas calas rodeadas de naturaleza.

El entorno rocoso y el agua cristalina de sus calas son la esencia de Llançà. Por su entorno, es una zona ideal para realizar deportes acuáticos como el buceo, ir en kayak o hacer snorkel. 


Para agendar

L'Escala

U$S 53

Alojamiento en New Roser, por una noche,  a 200 metros de la playa de L’Escala

Tossa de Mar

U$S 45

Precio para alojarse en Bungalows Don Juan Tossa, frente a una playa de Tossa de Mar

¿Que opinión tenés sobre esta nota?