¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Alimentos y ropa de abrigo, los principales pedidos

Crece asistencia en comedores y merenderos

En Cáritas Diocesana tienen seis espacios en los que asisten a más de 500 niños. Desde las cocinas centralizadas, trasladan 80 ollas de comida diarias y reparten productos en merenderos
viernes 12 de mayo de 2023 | 4:30hs.
Crece asistencia en comedores y merenderos
Crece asistencia en comedores y merenderos

Los comedores y merenderos han adquirido una gran importancia en la sociedad debido a su rol fundamental en la atención de las necesidades básicas de alimentación y contención social. Su importancia se ha incrementado luego de la pandemia por Covid-19 y, en el último tiempo, diversos factores hacen que experimenten un aumento en el número de personas que asisten a buscar un plato de comida.

En Posadas, estos lugares son atendidos por distintas organizaciones y a través de las cocinas centralizadas que dependen del Ministerio de Desarrollo Social y funcionan en Santa Rita, Itaembé Miní y el Mercado Concentrador. En estas últimas se producen cerca de 80 ollas que son trasladadas de lunes a viernes a comedores de la capital provincial.

A su vez, en Cáritas Diocesana tienen en funcionamiento seis espacios, en los que asisten a chicos con la merienda y se brinda apoyo escolar por parte de voluntarios.

En Santa Rita cuentan con alimentos frescos provenientes de la huerta.

Según expresó el sacerdote Alberto Rubén Barros, vicepresidente de la sede de la organización dependiente de la Diócesis de Posadas, se cuenta con “una trabajadora social, que es la coordinadora de esos seis espacios, y justamente en estos días nos estaba comentando que se está acrecentando la cantidad de chicos que se acercan a la merienda. En estos momentos en los seis espacios habrá más de 500 chicos pero siempre con un número creciente”.

El presbítero indicó que los merenderos fueron surgiendo del pedido de las propias comunidades y están estratégicamente ubicados en base a aquellas zonas que se identifican como las que más necesitan el servicio. “Nosotros tenemos el compromiso de sostener todo lo que es la provisión de alimentos y nos hacemos cargo de todo. Lo que es la leche, el pan, el chocolate, el cocido, fruta, en este momento estamos facilitando mucho también fruta para estos espacios de merienda, para darles más calidad alimenticia a los chicos”, agregó en diálogo con El Territorio.

Asimismo, Barros, contó que trabajan asistiendo a parroquias de distintos barrios de la ciudad y otras localidades. En aquellas con más dificultades sociales, tienen un comedor que funciona dos o tres veces por semana. Entre las principales demandas están los alimentos y la ropa de abrigo.

“Por ejemplo, ayer estuvimos en la comunidad de San Benito, ahí por la Jauretche, en la zona Oeste de la ciudad, ahí acompañamos mucho. Ellos tienen un espacio de merienda los sábados a la mañana para los chicos del barrio. Y, entonces les acabamos de llevar 50 kilos de leche, yerba y unos 80 budines que nos donaron”.

Las ollas son distribuidas por toda la capital provincial.

En cuanto al incremento en la demanda en las parroquias, Barros comentó: “Lo vemos en vivo en directo, porque recorremos mucho los barrios, sobre todo los asentamientos. Y uno lo ve, por ejemplo, la semana pasada estuvimos en el barrio que llamamos San Juan Diego, que está ahí camino al Néstor Kirchner y Los Patitos. Ahí hay grandes necesidades y se hace una gran olla popular”.

Cocinas Centralizadas

El sistema de cocinas centralizadas funciona de lunes a viernes. Allí se preparan diariamente alrededor de 80 ollas populares que son distribuidas a diferentes barrios y comedores de la capital provincial. Además, en la modalidad descentralizada, distribuyen la mercadería para que se preparen los alimentos en los diferentes cocineros y merenderos. También se sirven platos de comida a las personas que se acercan a retirar los alimentos de manera espontánea.

“La comida llega, se descarga en una logística en la que el comedor ya tiene su olla, se lleva la comida preparada, se vuelca la comida en la olla de ellos y se retira para poder cocinar al otro día. Entre la gente de limpieza, gente de depósito, cocina, y ayudantes somos unas ciento veinte personas”, dijo sobre la logística diaria, Sira Antúnez, a cargo de las cocinas.

“Empezamos a preparar la comida a partir de las cinco de la mañana y antes de las diez de la mañana están en los comedores. Lo que buscamos es que los chicos tengan la comida, tanto si salen de la escuela como si están por entrar en el turno tarde”, añadió Antúnez.

Las comidas elaboradas por las cocinas cuentan con la supervisión de una nutricionista para que tengan los correctos valores nutricionales que se requieren por porción.

A través del sistema descentralizado, se da insumos a merenderos que funcionan por la tarde en los barrios de Posadas.

La cocina del barrio Santa Rita de Posadas cuenta con una huerta comunitaria que tiene como objetivo abastecer de insumos frescos para la elaboración de los alimentos de todos los comedores de la ciudad. La huerta comprende el inicio de una serie de trabajos que buscan concretar en las otras dos cocinas de Posadas.

Este espacio, además de brindar alimentos frescos y estacionales, también cumple la función de huerta escuela, para que, desde otros comedores o merenderos puedan aprender a trabajar la tierra para cosechar frutas, verduras, hortalizas y productos para la cocina.

Apoyo escolar

En lo particular, los espacios de asistencia inmediata de Cáritas intentan brindar a los más chicos y adolescentes acompañamiento de apoyo escolar, asistencia en todo lo que tiene que ver con los problemas en la resolución de tareas y la evaluación en los niños ante la necesidad de psicopedagogas. Para esto, cuenta con un convenio con el Ministerio de Educación de la provincia, en el que se facilitan docentes para que estén en el territorio, en los distintos barrios, “haciendo apoyo escolar, acompañando a los chicos en su reinserción escolar, si es que dejaron el colegio”.

En el apoyo escolar también hay jóvenes ligados a Cáritas que acompañan, en general, son alumnos que están estudiando alguna carrera universitaria, terciaria y prestan su servicio.

Por último, Barros, mencionó que todos aquellos que quieran realizar donaciones, pueden acercarse a las parroquias. O bien, dirigirse a la sede de Cáritas Diocesana, que funciona a la vuelta de la iglesia catedral por la calle Félix de Azara 1604, entre las 8 y 13.


Para agendar

Cáritas Diocesana. Todos aquellos que quieran realizar donaciones, pueden acercarse a las parroquias. O bien, dirigirse a la sede de Cáritas Diocesana, que funciona a la vuelta de la iglesia catedral en calle Félix de Azara 1604, entre las 8 y las 13.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?