Villa Nougués, una postal de cuento en Tucumán

Villa Nougués es un destino caracterizado por su mezcla entre una arquitectura exquisita con cerros verdes y por sus vistas, que captan la atención de los turistas
domingo 30 de abril de 2023 | 6:00hs.
Villa  Nougués, una postal de cuento en Tucumán
Villa Nougués, una postal de cuento en Tucumán

Villa Nougués es una hermosa localidad tucumana conocida por su impresionante paisaje montañoso, su arquitectura colonial y su clima agradable. Se trata de un destino turístico popular para aquellos que buscan una escapada tranquila y relajante.

Ubicada a pocos kilómetros de la ciudad de San Miguel de Tucumán, Villa Nougués ofrece una experiencia única y auténtica de la cultura tucumana. La ciudad cuenta con alojamientos y los visitantes pueden disfrutar de una gran cantidad de actividades al aire libre. No hay que perderse la oportunidad de probar la deliciosa gastronomía local, como el famoso locro tucumano y los dulces típicos de la región. Además, los visitantes pueden disfrutar de vinos de alta calidad de bodegas cercanas y llevarse recuerdos únicos de su visita.

Villa Nougués es un destino turístico imperdible en Tucumán, que ofrece una experiencia inolvidable de la cultura y la belleza natural de la región. En general tiene un clima agradable, con veranos cálidos e inviernos frescos pero en ambas estaciones las temperaturas son moderadas, lo que hace que cada paseo sea agradable.

La villa se destaca por ser una de las primeras en la provincia, ya que nació en el año 1899 con la construcción de la casa de veraneo del ingeniero Luis F. Nougués, importante empresario azucarero y tiempo después, gobernador de la provincia. Un importante icono, es su capilla de estilo neogótico construida en el año 1918; además, cuenta con un club de golf reconocido a nivel nacional.

Monumento a Luis Nougués.

Sus chalets rodeados de árboles y lomas invitan al turista a explorar la villa de punta a punta y su ex hostería, que actualmente funciona sólo como restaurante y salón de fiestas permite experimentar los sabores de comidas regionales.

Pasos imperdibles
Las redes sociales son en parte responsables de que Villa Nougués se haya hecho visible en este último tiempo ante los ojos de muchos turistas que jamás habían oído de este lugar. Gracias a eso, son cada vez más los viajeros que pasan por este pequeño enclave que parece sacado de un cuento de hadas.

Lo mejor de todo, es que la aventura comienza antes de llegar a la villa, cuando se comience a transitar por un camino de película envuelto entre yungas y cerros cargados de vegetación.

El acceso a Villa Nougués se realiza ascendiendo al cerro San Javier a través de la Ruta Provincial 338, por un trayecto serpenteante inmerso en una vegetación formada por sauces llorones, lianas, selvas de helechos y plantas trepadoras.

Para ir a Villa Nougués desde San Miguel de Tucumán hay que tomar la Autopista General Roca (RP 380) y conducir en dirección suroeste hasta el empalme con la RP 338. Allí aparece el pequeño poblado de San Pablo, el cual posee el diseño propio de aquellos que fueron edificados alrededor de ingenios azucareros.

Poco a poco, la capital irá quedando atrás y se comenzará a adentrarse en una geografía diferente, con la selva verde como denominador común del recorrido. Una vez que se pase la localidad de Yerba Buena, se verá que inicia un camino de curvas y en ascenso que pasa por un gigantesco Cristo Redentor que anuncia la cumbre del cerro San Javier. Desde este punto se obtiene una panorámica increíble de la capital tucumana. Allí se encuentra también el Hotel Club Sol, el cual invita a hospedarse en un lugar inmejorable.

A medida que se avance, la selva se volverá más tupida y 24 km después de haber salido de la capital comenzarán a aparecer algunas construcciones y mansiones dispersas entre las yungas. La mejor vista se encuentra en el punto más alto del camino, cuando un pequeño pueblo aparece frente a los ojos. Se ha llegado a Villa Nougués.

Francia en Tucumán
Señorial y célebre por la bondad de su clima templado y húmedo, esta villa alojó las casas de descanso de las familias más ilustres y acaudaladas de Tucumán. A los Nougués les siguieron los Rougés, los Terán y por los salones de sus mansiones se pasearon figuras de talla mundial como el ex presidente norteamericano Theodore Roosevelt o el príncipe Humberto de Saboya, luego convertido en Rey Humberto II de Italia.

Si bien los monjes jesuitas ya habitaban desde hace un par de siglos antes en esta comarca, el fundador de Villa Nougués quiso replicar allí la arquitectura de su pueblo natal, en el sur de Francia y al pie de los Pirineos. Estas bellas construcciones le dan un color único al lugar y tiene como hito más visitado, a la capilla del Sagrado Corazón de Jesús, de estilo neogótico y construida en 1918, bajo la advocación de la Virgen de Lourdes.

Una capilla ícono
La Capilla del Sagrado Corazón de Jesús fue construida a principios del siglo XX por la familia Nougués como una capilla privada para sus devociones religiosas. La capilla es un hermoso ejemplo de arquitectura neogótica y está construida en piedra y ladrillo, con una torre y un campanario. El interior de la capilla es muy simple pero a la vez elegante, con bancos de madera, un altar y una imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

En los alrededores de la capilla se encuentra un pequeño cementerio en el que están enterrados los miembros de la familia Nougués y algunos de sus trabajadores. Además, la capilla cuenta con un pequeño museo en el que se pueden ver objetos y reliquias de la época en que fue construida.

La Capilla del Sagrado Corazón de Jesús es un lugar muy querido por la comunidad de Villa Nougués y es un sitio de peregrinación para los fieles católicos de la zona. Cada año se celebra una misa especial en honor al Sagrado Corazón de Jesús en la capilla, a la que acuden muchos devotos. Es un hermoso ejemplo de arquitectura religiosa en la provincia de Tucumán. Un lugar de gran importancia para la comunidad de Villa Nougués y una parada obligatoria para aquellos que deseen conocer la historia y la cultura de la región.

Desde la hostería las vistas sos inigualables.

Por otro lado, la hostería Villa Nougués es una suerte de club social, cancha de tenis incluida, para las familias de doble apellido que tienen allí sus casas de veraneo. El resto del año funciona como restaurante (de viernes a domingo, sólo al mediodía) y es el lugar más buscado para festejar los casamientos: tiene una amplia terraza rodeada de colinas verdes y está justo en frente a la iglesia medieval El Sagrado Corazón de Villa Nougués, el punto más fotogénico de la zona. De estilo neogótico y construida enteramente en piedra, data de 1918 y, como curiosidad, a su alrededor florecen cientos de hortensias celestes y rosadas, que le dan un aspecto de cuento.

El bello cerro
El complemento ideal del paseo por Villa Nougués es la Sierra San Javier, un pulmón verde situado muy cerca de la capital.

La Sierra San Javier se ubica al oeste de San Miguel de Tucumán, a unos 20 kilómetros aproximadamente, y posee una vegetación donde predominan las yungas. Su pico máximo es el cerro Taficillo, con 1.876 metros de altura. Luego, desciende suavemente hasta Anta Muerta a 1.240 metros, mientras que en su extremo sur, en la zona donde se ubica Villa Nougués, alcanza los 1.350 metros.

La Sierra San Javier es una gran oportunidad de hacer turismo por la naturaleza y disfrutar de actividades al aire libre. La mayor parte de su superficie se encuentra contenida dentro del Parque Sierra San Javier. El mismo se encarga de proteger los recursos naturales de la región y sus cuencas hidrográficas, brindando posibilidades para la recreación y la educación.

 

Para tener en cuenta

Alojamiento $ 8.414 Es el precio de un loft en Barrio cerrado Veraterra, en Yerba Buena, Tucumán

Alojamiento $ 10.973 Precio por alojamiento para una noche en Aires del Cerro, en Yerba Buena. www.booking.com

¿Que opinión tenés sobre esta nota?