El sector de la construcción pasa momentos complejos

Industrias y comercios de Misiones en alerta por el impacto de la corrida cambiaria

Analistas indican que se debe a una cuestión netamente política. La preocupación es latente en diferentes rubros ante posibles faltantes y la incertidumbre en cuanto a la economía
miércoles 26 de abril de 2023 | 5:00hs.
Industrias y comercios de Misiones en alerta por el impacto de la corrida cambiaria
Industrias y comercios de Misiones en alerta por el impacto de la corrida cambiaria

Esta semana se registró una nueva corrida cambiaria en Argentina, una continuidad de la situación que se viene viviendo desde la semana pasada. En este sentido, el dólar blue rozó los $500, marcando un nuevo récord y llevando a la moneda nacional a una devaluación imparable. 

En la provincia de Misiones, la suba del dólar se siente en diferentes aspectos. Esto preocupa sobremanera a empresarios y economistas que no ven con buenos ojos lo que se avecina, teniendo en cuenta además la inflación galopante en detrimento de los salarios estancados que tiene como rehenes a los bolsillos de los trabajadores.

Uno de los rubros que mayor impacto directo tiene en todo esta movida económica es el de la construcción. Los corralones que venden materiales -como cementos y hierros-  reciben varias veces por semana las listas actualizadas de precios e incluso afirman que muchos productos dejaron de ser comercializados debido a la falta de valores de referencia.

Los mayoristas deciden no vender a los comercios más chicos intentando especular sobre la situación económica y esto perjudica a los comercios locales, que por el contrario tienen alta demanda ante la necesidad de los consumidores de invertir en bienes inmuebles justamente por la inestabilidad del dinero (más información en página 5).

Por su parte, también los productores e industriales visualizan la situación como preocupante. Estiman que si sigue subiendo el dólar, muchos de los insumos se volverán imposibles de conseguir. Es que en plena disparada de la brecha cambiaria, las empresas proveedoras de insumos y repuestos también están haciendo un parate en la venta que alerta a los diferentes sectores productivos de la provincia, pues les imposibilita la industrialización por falta de insumos. De no estabilizarse la situación, podría derivar una vez más en frenos a la producción, como ya ocurrió con los problemas de desabastecimiento registrados el año pasado. 

El escenario económico

Más allá del notorio impacto económico, los analistas advierten que toda la situación responde a una causa netamente política. Al respecto, el economista Raúl Karaben fue uno de los analistas que sostuvo a El Territorio que “claramente esto tiene que ver con una cuestión política”.

“Sí o sí se necesitan tomar medidas de fondo o cambiar figuritas, o se tiene que ir (Sergio) Massa, o se tiene que ir (Miguel Ángel) Pesce o se tiene que ir (Alberto) Fernández. Alguien se tiene que ir claramente para calmar esto y aplicar alguna medida que tranquilice a los mercados”, afirmó al respecto.

Además, en esa línea, el analista económico adujo que “la razón tiene que ver con la tremenda inflación que tenemos y la inestabilidad política y económica. Que haya subido como ha subido hoy (por ayer) es algo netamente político, no por una razón económica concreta; la corrida es netamente política”.

En tanto, aseveró que “hay retiros de los dólares de las cajas de ahorros y plazos fijos, a los que el Banco Central no tiene cómo responder”.

Esto se debe también a la decisión de muchas personas de retirar sus dólares del banco para aprovechar el valor de la moneda, o bien, por miedo a que se impongan nuevas medidas de restricciones. Sin embargo, Karaben ratificó que más allá de ello, “el origen del problema sigue siendo político”.

Por su parte, Diego Zapaya, de la Casa de Cambios Konfianza, de la localidad de Oberá comentó: “Estamos trabajando mucho más en el asesoramiento a personas y demás que necesitan dolarizar. Hay mucha gente que tiene sus ahorros dolarizados y creo que los argentinos con el correr de la historia, de los vaivenes económicos de nuestro país, han aprendido a ahorrar en moneda dura”.

“Este va a ser un año electoral, es un año político complicado en ese aspecto y con todos los cepos impuestos por el gobierno en cuanto a venta de divisas son muchas más las consultas y asesoramiento que damos a las personas”, refirió en comunicación con el programa Acá te lo contamos por Radioactiva 100.7.

Al mismo tiempo que determinó que “siempre estamos explicando que el mercado es algo vivo, que tiene a veces a los operadores de Buenos Aires que son donde se forman en realidad los precios del billete y nos tiene a todos expectantes porque se forma de manera muy dinámica entre la oferta y la demanda. En la medida que haya mayores restricciones por parte del gobierno al acceso de dólares a través de los mercados formales eso se traslada inmediatamente al blue”.

Sobre este punto, Zapaya indicó que el mercado vende menos dólares y hay mucha demanda lo que hace que el dólar suba. “Pero más allá del factor económico que podríamos hacer cálculos matemáticos y decir que veníamos con un dólar paralelo atrasado con respecto a la inflación, ahí empieza a jugar otro factor muy importante que es el político y en un año electoral, lo que genera es que los bienes se dolaricen y eso hace que se frene también esa parte de la economía”, aseveró.

Mercado exportador

Los productores e industriales de la provincia también sienten el impacto de esta corrida cambiaria, no sólo a la hora de exportar sino también cuando se trata de insumos y reposición de materia prima.

Desde el sector tealero, Jonathan Klimiuk explicó que aunque en este momento hay mucho trabajo y se está terminando la safra, “la vamos llevando con la situción del país”.

“No sé a dónde va a terminar esto”, lamentó.

Como se recordará, el sector del té fue incluido en el dólar agro, medida nacional que fue pedida por los mismos industriales y el gobierno provincial, para beneficiar al sector exportador.

“El tema del dólar diferencial, es complejo, siempre falta un punto para terminar de implementarse. Estamos hace tres semanas corriendo todo el sector y todavía no podemos liquidar con el dólar a 300 pesos; siempre falta algo”, dijo en referencia a ello, Klimiuk.

Asimismo, apuntó a que “con respecto al dólar blue, ésta corrida hace que todos los proveedores de los productos que utilizamos como insumos, es decir de materiales y de repuestos, frenen las ventas”.

“No te quieren entregar los productos porque todos tienen alguna referencia con el dólar blue entonces si necesitás de maner muy urgente algún repuesto no los podés conseguir, porque no tienen precios y no te quieren vender”, exclamó.

“Creo que hay una incertidumbre general y se complica mucho para trabajar pero bueno, estimo  que en todos los aspectos está pasando lo mismo y no sabemos adónde va a llegar todo esto”, sostuvo.

Por su parte, el empresario maderero, Román Queiroz afirmó que “todavía no hubo repercusiones en los precios de algunos insumos por la corrida del dólar blue, pero si esto se sostiene y no baja, no se acomoda un poco para abajo, calculo que sí”.

“Estamos muy preocupados por cómo pueden reaccionar los proveedores”, aseveró.

En tanto, planteó la inquietud respecto a lo que está ocurriendo al remarcar que “no entiendo por qué los proveedores acomodan sus precios al dólar blue cuando todos los insumos son importados y son a dólar oficial”.

“Muchas veces suena más a una forma de aprovechar las situaciones en perjuicio de los demás”, recalcó.

Alimentos e inflación

La desestabilización económica pega de lleno e impacta indefectiblemente en un área tan sensible como lo es el de alimentos. Ya la inflación viene en una oleada de aceleración, con registros mensuales que alcanzan los 7 puntos y superan las tres cifras de forma anual.

Esta incertidumbre respecto a la devaluación del peso no hace más que plantear un nuevo escenario de temor respecto a lo que pasará con los precios de la canasta básica cuando se cierre abril.

Es que el último dato del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) sobre la valorización mensual de la canasta básica alimentaria y de la canasta básica total del mes pasado, menciona que la medición marcó  una suba de alrededor de un 8 por ciento y una familia tipo necesitó $191.000 en marzo para no ser pobre.

Enmarcando estos índices, los productos con mayores incrementos fueron los lácteos como la leche y el yogur, la yerba mate y la harina en menor medida, todos productos de primera necesidad alimenticia.

Sólo por mencionar un caso, la leche y demás lácteos aumentaron hasta un 55% en las últimas semanas, liderando el ránking de alimentos con mayores incrementos.  

 

Nota relacionada:

Sin precios, con ventas en pausa y retraso en la entrega de materiales

¿Que opinión tenés sobre esta nota?