El domingo partieron a cumplir su sueño de viajar por el país

Viento norte comenzó a rodar sobre las rutas argentinas

La familia Pokora-Irrazábal transformó un colectivo en su nuevo hogar para poder lanzarse a una nueva aventura viajera. Toda la refacción y el mobiliario fue construido por ellos con ayuda de sus seres queridos
martes 25 de abril de 2023 | 5:30hs.
Viento norte comenzó a rodar sobre las rutas argentinas
Viento norte comenzó a rodar sobre las rutas argentinas

Dicen que el viento norte es el viento de los locos, el viento de los cambios. Y con esta premisa la familia Pokora-Irrazábal apuntó a un giro sustancial, cuando hace un año atrás decidió comprar un colectivo y transformarlo en su nuevo hogar. Previamente al viaje por las rutas argentinas debieron vender su auto, alquilar su casa, pedir licencia en sus trabajos. En principio la aventura será por un año arriba del motorhome bautizado como Viento Norte, vida en Movimiento.

Los posadeños partieron el domingo, como primera parada a Leandro N. Alem y luego a Corrientes. Luego, Daniela Irrazábal, Juan Carlos Pokora (conocido como Kuki), Olivia (6) y Simón (2) planean visitar Córdoba, Puerto Madryn, El Bolsón y Bariloche en una primera etapa. La idea para después es adentrarse en otros países latinoamericanos.

El colectivo quedó convertido en un hogar completo para 4. Fotos: Natalia Guerrero

“Cuando comenzamos nuestra relación le dije a Kuki que un tema innegociable para mí era el poder viajar”, comenzó explicando Daniela. Pero resultó, que, para su compañero de vida, el conocer nuevos destinos tampoco entraba discusión. “Siempre estábamos planeando un recorrido”, sumó. Luego llegaron los niños y se acoplaron al sistema.

Hoy, con ayuda de familiares y amigos, hicieron de este móvil sobre ruedas su nuevo hogar.

Tabla a tabla, mueble a mueble

Se enteraron de la unidad en venta por medio de una publicación en Facebook. Una empresa de Montecarlo vendía el colectivo en desuso y cuando fueron a conocerlo, fue amor a primera vista. Allí comenzó la labor de transformarlo en un lugar habitable.

A la tarea se volcaron con sus conocimientos en electricidad, diseño gráfico y sus primeros pasos en el oficio de carpinteros. “Todo fue diseñado, pensado y hecho por nosotros en base a los muebles que teníamos en nuestra casa, ‘nuestra casa fija’”, aclaró entre risas Kuki. “Era importante para nosotros que los chicos tuvieran su cama y su espacio de juego, para que puedan, al igual que nosotros, recibir visitas”, agregó Daniela.

La familia ya emprendió viaje por la provincia. Foto: Natalia Guerrero

En el afán de su entorno por ayudarlos, se produjeron esas “mágicas coincidencias”, que hacen que todo tenga un valor más profundo. “El piso de madera nos lo regalaron, nos sobró una tabla, solo una. Una vez colocado comenzamos con toda la construcción que nos llevó dos meses. Quien nos visitaba, terminaba trabajando arriba del cole”, explicaron.

Sostener el sueño

Dentro de las instalaciones de Viento Norte funcionará Selva´í casa taller, un espacio donde Daniela ofrecerá sus servicios de diseñadora gráfica y artesana, mientras que Kuki hará lo propio con la electricidad y el mantenimiento.

De esta manera podrán cubrir los costos que implica esta aventura. “La gente se acerca y pregunta. Hace un par de días hicimos una prueba en el departamento paraguayo de Itapúa y tuvimos nuestros primeros clientes”, señalaron.

Además, Daniela siempre participó de ferias y ahora buscarán sumarse a los movimientos artesanales de cada lugar que visiten, o incluso propiciarlos frente al colectivo.

En cuanto a la escolaridad de los pequeños ya han realizado todos los trámites para que puedan hacerlo en modalidad home schooling. “Aprovecharemos el recorrido para ir indagando sobre diferentes temas, es especial con Olivia que arranca primer grado”, contaron.

Sin miedo a pifiarla

Al ser consultados sobre qué le dirían, a otros treintañeros, sobre cómo animarse a dar un salto de estas características, Kuki resaltó que: “Siempre hay que probar. Sacarnos el miedo de errar, de pifiarla, de chocarse con la pared. Eso vale para cualquier ámbito de la vida: viajar, estudiar, hacer música, cocinar’’. ‘‘Además hay que tener siempre un motivo para seguir adelante. Cuando se terminan los motivos, es porque ya no queda nada”, detalló.

Por su parte y para finalizar, Daniela destacó el placer de no esperar a la jubilación para viajar y dedicarse a lo que uno le gusta. “Nuestro sueño es viajar y conocer lugares y personas, y para ello creamos las condiciones para salir a cumplirlo”, cerró.


Lograr autonomía

El motorhome aún no es 100% autónomo, aunque sí habitable. Si bien cuentan con un reservorio de agua apta para el consumo y la limpieza, aún les falta instalar paneles solares para contar con electricidad. “Nosotros para

la construcción del colectivo invertimos mucho dinero, y, aparte vendimos nuestra camioneta para seguir invirtiendo. La idea siempre fue ser autónomos, pero no llegamos a eso todavía. Necesitamos costear los paneles, baterías y demás elementos”, dijeron.

Para cumplir con esta etapa están realizando una rifa con 10 premios. Los interesados pueden conocerlos y colaborar en su recorrido en Instagram: @vientonorte.vidaenmovimiento

¿Que opinión tenés sobre esta nota?