sábado 02 de marzo de 2024
Cielo claro 26.7ºc | Posadas

Informe de Domingo

Pensar el juego y que no dejen de jugar

En una época en la que no abunda el tiempo para pasar con los chicos y los celulares se tornaron omnipresentes, el juego de toda la vida no pierde vigencia y los especialistas destacan su valor para el desarrollo individual de cada niño en lo físico, mental y emocional, y para favorecer la socialización, para aprender y para aprender a ser. Sostienen, además, que son esenciales para integrarse a la sociedad. La función del adulto, vital para que las pantallas no tengan que llenar vacíos.

domingo 16 de abril de 2023 | 1:30hs.
Pensar el juego y que no dejen de jugar
El juego constituye una de las formas más importantes en las que las infancias obtienen conocimientos y competencias esenciales. Foto: Natalia Guerrero.
El juego constituye una de las formas más importantes en las que las infancias obtienen conocimientos y competencias esenciales. Foto: Natalia Guerrero.

"Quiero tiempo pero tiempo no apurado. Tiempo de jugar que es el mejor. Por favor, me lo da suelto y no enjaulado, adentro de un despertador", recita la canción de María Elena Walsh, resumiendo que jugar es una actividad de vital importancia.

Es que, más que una simple oportunidad para la diversión, el juego es cosa seria. Desde el '¿dónde está?... ¡acá está!', las escondidas o el tejo, y hasta las actividades lúdicas que potencian el desarrollo de habilidades cognitivas, las muchas formas de jugar enriquecen la vida de los niños y favorecen el desarrollo de habilidades de todo tipo -físicas o motoras, cognitivas, sociales y emocionales-.



Se trata de una actividad que les permite a los más pequeños comprender, entender, interactuar y construir el mundo en el que vivimos.

En ese sentido, la función de jugar es una práctica significante. Se trata de una actividad que en sí debe ser marcada por el verbo en infinitivo, porque esto indica su carácter de creación y su función estructurante.

"Si pensamos en un concepto de jugar, decimos que es el hilo conductor por el cual podemos abordar todo lo que implica la constitución subjetiva de los niños. No hay ninguna actividad del desarrollo, de la simbolización del niño que no pase vertebralmente por el jugar", definió la psicóloga Silvana Cardozo, docente e investigadora.

Sin embargo, la práctica va quedando muchas veces relegada por la agenda cotidiana, con adultos muy apurados, preocupados y conminados a ser productivos como para frenar y escuchar a los más pequeños o sentarse a disfrutar con ellos de la espontaneidad del juego.

Pero hoy son cada vez más las voces que alertan sobre la automaticidad con que se atraviesan los días insertos en la vorágine del consumo y las pantallas o de los estereotipos y roles de género que pueden instalarse debido a los juegos. Por eso la necesidad de restablecer la armonía volviendo al presente y a los lazos afectivos, entendiendo que el juego también educa.

Aprender jugando

Lo cierto es que el juego constituye una de las formas más importantes en las que las infancias obtienen conocimientos y competencias esenciales. Y si bien el desarrollo y el aprendizaje son de naturaleza compleja y holística, a través de lo lúdico pueden incentivarse todas las competencias humanas.

Bajo esa línea, la educación emocional y disruptiva -en boga desde hace un tiempo- invita a utilizarlo como una herramienta para potenciar el aprendizaje y las habilidades individuales. "Se puede educar desde el juego, todo depende del tipo de juego que jugamos o proponemos", explicó María Solís, licenciada en psicología y especialista en el tema. Además apuntó a que si las actividades lúdicas se planifican y presentan con un objetivo particular, fomentan el desarrollo de competencias y habilidades. Es que aprender jugando es mucho más divertido y positivo que hacerlo de manera repetitiva y sistemática.

Con esa premisa, el informe dominical de esta semana plantea la experiencia de jugar y el juego como una práctica fundamental para las infancias y sumamente importante en la formación de seres plenos e íntegros.

Un abracadabra que abre las puertas al mundo

El juego como una estrategia esencial de aprendizaje

Oda al aburrimiento para recuperar el juego espontáneo

Vínculos y aprendizaje en la primera infancia

Tiempo para generar un pensamiento crítico

La pantalla ocupa el espacio vacío del adulto

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias