Investigan el accionar de los uniformados

Joven brasileña murió tras recibir un tiro en un operativo de la Policía de Misiones

La víctima tiene 19 años y fue identificada como Vanessa Da Silva, quien tenía una tobillera electrónica por una causa de hurto. La redada resultó además con un detenido y un prófugo
miércoles 22 de marzo de 2023 | 6:00hs.
Joven brasileña murió tras recibir un tiro en un operativo de la Policía de Misiones
Joven brasileña murió tras recibir un tiro en un operativo de la Policía de Misiones

Una joven brasileña de 19 años falleció ayer en medio de un operativo policial ocurrido durante la mañana en la localidad de Bernardo de Irigoyen. Por el mismo hecho otro hombre resultó herido con postas de goma y se encontraba anoche detenido, mientras que un tercer implicado se encuentra en condición de prófugo.

Por otra parte, las autoridades del Juzgado de Instrucción Uno, con jurisdicción en la zona, ordenaron que en primera instancia tres uniformados que participaron del procedimiento quedaran demorados hasta que se aclare la secuencia de los hechos.

Se trata de tres oficiales, uno del Comando Radioeléctrico local y los otros dos de las filas de la comisaría local, quienes según fuentes de la fuerza anoche fueron liberados luego de declarar ante el juez Ariel Belda Palomar, que investiga el hecho como muerte dudosa.

En este sentido, se les secuestró el arma a cada uno a la espera de las pericias solicitadas, que estarán a cargo de Gendarmería Nacional, fuerza que quedó a cargo de la investigación para brindar transparencia y evitar todo tipo de especulación. Entre el armamento hay una escopeta de postas de goma.

El caso tiene un detenido, que resultó herido con postas de goma.

La víctima mortal fue identificada como Vanessa de Olivera Da Silva, de 19 años. Tenía una tobillera electrónica por una causa por hurto dispuesta por la Justicia brasileña, según detallaron medios del vecino país. “Se la acusaba de hurto, huyó para Argentina y después vino y se presentó. Entonces salió con tobillera electrónica”, dijeron del otro lado de la frontera.

El hecho se dio a conocer a media mañana mediante imágenes impactantes del operativo tomadas por los vecinos del lugar. Son dos videos en los que se ve a la joven tambaleando ensangrentada al salir de una humilde casa de madera al final de un trillo de tierra.

La víctima, con pelo muy rubio, tenía una remera azul con manchas rojas en el pecho, la boca y la sien. En el lugar se ve a la comisión policial y corridas. En determinado momento una mujer policía la sostiene y apoya en el suelo. Uno de los videos no tiene sonido, pero se nota cómo la herida, de contextura muy pequeña, grita de dolor o solicitando ayuda.

Rápidamente trascendió otro material, esta vez sí con sonido. La joven, que al principio se pensó que era una menor de edad, sigue en el suelo sin asistencia y los presentes gritan “la Policía Argentina, mirá que lo hicieron, atropellaron acá”. De fondo se escuchan más gritos que al parecer provienen del interior de la morada y se ve a efectivos policiales alejándose de la casa y otros cerca de la puerta.

Se reconstruyó que todo ocurrió en la línea de frontera, en cercanías al arroyo Pepirí Guazú, una zona de casillas cercanas a la avenida Tránsito Pesado. La casa donde ocurrieron los hechos está cerca de la cancha de Chany Fernández Da Rosa, quien fue asesinado en septiembre del año pasado a manos de un sicario que se movilizaba en una moto de gran cilindrada.

“Es en la curva de tránsito pesado, a lado de la cancha de Chany. Allá abajo donde están todos los falopas y chorros”, dijo ayer un efectivo de una fuerza federal que no intervino en el caso pero conoce la zona.

La versión de la Policía de Misiones indica que todo empezó por una persecusión. “La investigación conjunta entre las policías de Misiones y Brasil detectó que los implicados en múltiples delitos transfronterizos, estaban utilizando como guarida y punto de venta de drogas, una vivienda ubicada en una zona fronteriza rural de Bernardo de Irigoyen”, se señaló.

En ese marco identificaron a uno de los delincuentes, a quien siguieron y respondió a los tiros. Las corridas los llevaron entonces a la casa mencionada, donde estaba su cómplice, quien atacó a los efectivos , produciéndose allí un enfrentamiento.

Esta persona, fue identificada como Alejandro Damián R. (33), conocido como Dente, según el informe de la fuerza provincial. “Ya en la escena, se habría iniciado un forcejeo entre los agentes y el residente, intentando éste sacarle el arma reglamentaria a uno de los uniformados, ocasionando que la misma se percutara accidentalmente”.

Ese disparo habría impactado en la joven, cuya presencia al parecer no había sido detectada hasta entonces por los uniformados. Se dijo que la brasileña estaba escondida debajo del piso de madera, una característica típica de estas viviendas debido a las posibles inundaciones, porque se construyen sobre terrenos inestables o para mantener alejados a animales.

La joven terminó con un disparo en el pómulo mientras que el mencionado Dente que se enfrentó con los uniformados terminó con lesiones en una de sus piernas. Cuando las ambulancias llegaron, la extranjera estaba sin signos vitales.

La joven fue identificada por su tobillera electrónica. Sobre sus antecedentes, en primera instancia se dijo que tenía un pesado prontuario, aunque eso no fue ratificado oficialmente.

La versión en la frontera, también deslizada por autoridades, es que la joven era una adicta que fue hasta el lugar a comprar droga o estaba “rancheando” allí y se vio involucrada en el enfrentamiento.

“La mina es una fisura, que no sabe dónde estaba parada. Fisura mal. Andaba dando vueltas siempre por Tránsito Pesado re pasada”, señalaron.

Esa descripción parece no corresponderse con el flagelo de los crímenes a sueldo, que en la zona suman cuatro en los últimos dos años, ninguno con avances significativos.

Sobre los otros dos implicados, en tanto, se dijo que “sembraban el miedo con ataques y amenazas a los vecinos, estaban siendo investigados por delitos en ambos países, además esta gavilla estaría involucrada en la intimidación a comerciantes por pagos para protección y ataques armados a locales, como también venta de drogas y robos modalidad motochorros, utilizando la frontera seca para impedir sus aprehensiones”.

Más allá de esto, el juez Ariel Belda Palomar, titular del Juzgado de Instrucción Uno de San Pedro, ordenó que la Policía sea separada de la investigación. El lugar fue resguardado por efectivos locales de Gendarmería Nacional hasta que llegaron profesionales de Criminalística de Posadas para hacer las pericias de rigor mencionadas.

El juez estuvo en el lugar y encabezó un allanamiento en el cual se incautaron elementos de utilizadad para la investigación. También se dispuso que el cuerpo de la joven sea trasladado a Posadas para que el Cuerpo Médico Forense realice la correspondiente autopsia, cuyos resultados preliminares podrían estar en la jornada de hoy.

Asimismo, el detenido fue trasladado con custodia al hospital local, mientras que los tres oficiales quedaron demorados por algunas horas para preservar el avance de la pesquisa, aunque luego de la práctica de la parafina recuperaron la libertad. En paralelo, desde la Jefatura de la Policía de Misiones “se puso a disposición de los uniformados, personal letrado de la Dirección Asuntos Jurídicos de la institución, como también integrantes del gabinete interdisciplinario para acompañamiento a los agentes y a sus familiares”, expresaron.

Ayer las redes sociales del pueblo en el cual se repitieron sangrientos hechos el último tiempo se dividieron para celebrar o cuestionar el accionar policial. Incluso se estaba organizando una movilización a favor de los policías.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?