Marcelo Corazza se abstuvo ayer de declarar ante el juez de la causa

De los negocios gastronómicos y la verborragia a la acusación de trata

Rolando Angelotti Notarbartolo sería el líder de una red explotación sexual de menores. Cómo era su vida en Oberá. Está incomunicado y hoy será indagado
miércoles 22 de marzo de 2023 | 6:05hs.
De los negocios gastronómicos y la verborragia a la acusación de trata
De los negocios gastronómicos y la verborragia a la acusación de trata

La detención de Francisco Rolando Angelotti Notarbartolo (47) en el marco de una causa nacional por presunta explotación sexual de menores, en la cual también está implicado el ganador de Gran Hermano Marcelo Corazza (51), fue tema de conversación excluyente ayer en la ciudad de Oberá.

Ocurre que el primero mantenía un alto perfil público y estaba relacionado al rubro gastronómico. En su domicilio funcionaba una pizzería delivery y era el parrillero del pabellón argentino del Parque de las Naciones.

“Desde chico mi pasión fue la cocina y tengo una variedad de centros gastronómicos en el país”, expresó en un video promocional de un evento del que participó como jurado el año pasado.

Extrovertido y verborrágico, Angelotti Notarbartolo llegó a Oberá hace casi dos décadas y su primer emprendimiento fue un ciber y panchería en el centro; luego tuvo un boliche y después una academia de artes marciales. Todos ámbitos donde se mezclaba con menores y jóvenes.

Pero el último lunes efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires allanaron su domicilio sobre calle Ralf Singer de Oberá y lo apresaron como acusado de ser el presunto líder de una red de trata que captaba chicos para ser prostituidos.

En operativos simultáneos en Buenos Aires también fueron aprehendidos el citado Corazza, Andrés Fernando Charpenet y Raúl Ignacio Mermet.

Angelotti Notarbartolo fue trasladado en automóvil a Buenas Aires, donde arribó el mismo lunes a las 22 y quedó alojado en una dependencia de la Policía de la Ciudad en calidad de incomunicado.

Corazza se dijo inocente
En la víspera Marcelo Corazza, ganador del reality Gran Hermano de 2001, fue citado a indagatoria y negó la acusación, pero no quiso contestar preguntas ante el juez y el fiscal de la causa, informaron fuentes judiciales. También ante los medios presentes en el lugar insistió en su inocencia.

Por el momento el detenido en Oberá seguirá en esa condición, al igual que los demás implicados en la investigación.

Hoy será el turno de Angelotti Notarbartolo, quien será conducido al juzgado y podrá declarar o abstenerse.

Una de las cuestiones que definieron las autoridades judiciales es que la extracción del material de los elementos electrónicos secuestrados en los diferentes allanamientos del lunes estará a cargo de personal de Gendarmería Nacional Argentina (GNA).

Ese material luego será entregado a Trata de Personas de la Policía de la Ciudad, a cargo de la investigación, para que realice las pericias.

En tal sentido, el análisis de las computadoras, celulares y demás elementos podría dar con más implicados y víctimas.

Según fuentes con acceso al expediente, Angelotti Notarbartolo sería el jefe de una organización delictiva que reclutaba chichos en Misiones y el conurbano bonaerense para insertarlos en el mundo de la prostitución.

La operatoria de la banda dataría de al menos 20 años. En tal sentido, El Territorio averiguó que ya en 2001 Angelotti Notarbartolo habría hecho de nexo entre Corazza y un menor que -se denunció- fue abusado por el mediático.

El hecho se habría perpetrado en el auto del ganador de Gran Hermano, mientras que el entregador esperaba en las inmediaciones.

Dicha situación fue corroborada por al menos dos víctimas de la red de trata de varones.

Gran repercusión
Al igual que el lunes, en la víspera los medios nacionales replicaron detalles de la causa por la que fue detenido Marcelo Corazza, cuya implicancia le dio mayor notoriedad al hecho.

El operativo derivó de una pesquisa realizada por la Superintendencia de Investigaciones de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires que se extendió por seis meses bajo las órdenes del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 48, en el marco de una causa iniciada e investigada por el fiscal de instrucción Patricio Lugones.

El allanamiento de la vivienda de calle Ralf Haupt, en Oberá, se realizó bajo un estricto hermetismo, al punto que los funcionarios a cargo ni siquiera notificaron al juez de instrucción en turno ni a la Policía de Misiones.

En la casa donde residía el sospechoso funcionaba una pizzería que trabajaba con delivery y un ciber clandestino, según trascendió.

Al respecto, años atrás el implicado manejaba un ciber situado sobre avenida Sarmiento, emprendimiento que en su momento fue objeto de investigación por presuntos delitos contra la integridad sexual de menores.

Incluso, se supo que algunas de las víctimas de la presente causa eran captadas en sitios de chats.

La investigación comenzó en 24 de octubre del año pasado, instancia que al menos dos testigos de identidad reservada denunciaron que una persona los habría corrompido cuando eran menores de entre 11 y 14 años.

Según la pesquisa, Angelotti Notarbartolo era quien captaba a varones menores para corromperlos y luego introducirlos en la prostitución.

Se estableció que las víctimas eran siempre de condición humilde, provenientes de barrios carenciados y de familias con problemas o padres ausentes.

 

Una grave imputación para los dos

El cotejo con varias fuentes con acceso al expediente permiten vislumbrar que la investigación apunta que por lo menos una docena menores y adolescentes fueron víctimas de esta maniobra desde hace 20 años, lo que coincide con el arribó a Oberá de AngelottiNotarbartolo, oriundo de Buenos Aires.

Luego de las primeras denuncias y establecida la identidad del sospechoso, los investigadores avanzaron con las averiguaciones y establecieron direcciones y números de teléfono, datos mediante los cuales también pudieron llegar a los clientes de la red.

Fue así que dieron con el nombre de Marcelo Corazza, ganador del primer Gran Hermano y productor de la edición actual.

El citado fue detenido en una casa ubicada sobre la calle Montes de Oca 381 de Tigre, provincia de Buenos Aires.

Hasta el momento están imputados por el delito de “haber conformado una organización destinada a reclutar menores y mayores

de edad en situación vulnerabilidad, con el fin de someterlos a la práctica de relaciones sexuales y a la explotación sexual sin su consentimiento, ya fuere por intercambio de dinero o por satisfacción personal o de terceros”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?