martes 27 de febrero de 2024
Muy nuboso 25.7ºc | Posadas

Unidos por el bien común

Las sociedades de socorros mutuos, pilares de la solidaridad y el trabajo mancomunado en la naciente y multicultural Posadas de fines del siglo XIX y principios del XX, tienen una historia de superación y un legado cultural material e inmaterial. Están sus titánicos edificios y su enseñanza de fe en lo colectivo

domingo 12 de marzo de 2023 | 6:06hs.
Unidos por el bien común
Interior del Teatro Español, construido en 1910 por la Sociedad Española, en la esquina de Bolívar y Ayacucho. Foto: Archivo Histórico Municipal
Interior del Teatro Español, construido en 1910 por la Sociedad Española, en la esquina de Bolívar y Ayacucho. Foto: Archivo Histórico Municipal

En la última etapa del siglo XIX y primeras décadas del XX, la ciudad de Posadas fue definiendo y consolidando su identidad multicultural y multiétnica. Unas características que ya le venían heredadas por su condición de enclave fronterizo y por el devenir de su historia de colonizaciones y ocupaciones y, que se reforzó con la llegada de los inmigrantes europeos y de otros orígenes.

Según se señala en el libro Historia de Posadas de Alba Celina Etorena y José Carlos Freaza, los pobladores de este núcleo a orillas del Paraná, que inauguraba nombre y dejaba atrás su antigua denominación de Trinchera de San José, eran correntinos, bonaerenses, paraguayos y también más recién llegados, uruguayos e inmigrantes europeos, mayoría italianos y españoles.

En estas tierras de promesa, se asentaron también por la misma época algunos franceses, alemanes brasileños, unos pocos suizos y al comenzar las oleadas inmigratorias eslavas hacia el interior de estos territorios, familias de polacos, ucranianos y rusos eligieron Posadas para asentarse. En los años sucesivos, nuevos inmigrantes irán llegando al Territorio Nacional.

Como es de imaginarse estos contingentes numerosos arribaban muchas veces con lo puesto a una zona en donde todo parecía nuevo, pero en este horizonte en ciernes se encontraban en soledad y con el obstáculo de la falta de asistencia.

En este panorama comienzan a gestarse las sociedades de bien común, dentro de las que se hallan las sociedades de socorros mutuos, que desempeñaron un papel activo en la sociedad de antaño y cuya huella aún se proyecta al día de hoy en la cultura e identidad posadeña, su aporte es así tanto patrimonio inmaterial como material. Son testimonio de estas obras mutualistas edificios, parte del acervo local.

En el informe dominical de El Territorio, investigadores, documentos oficiales y protagonistas en primera persona hablan de estas gestas sostenidas a pulmón y rescatan el valor y alcance del trabajo común a la vez que ponen en valor su legado.

Difusores del castellano
“Los españoles, igual que los italianos, ocuparon un lugar destacado en la sociedad posadeña. Aunque inferiores en número a los correntinos, paraguayos y brasileños, su influencia fundamentalmente fue cultural y comercial. En un mundo en el que el guaraní era la lengua general hablada por la mayoría correntina y paraguaya y el portugués la segunda lengua, el castellano brillaba por su ausencia. En esta situación, los españoles como los uruguayos, fueron los difusores de la lengua española, como así también lo fueron los maestros y los funcionarios que llegaron de otras provincias”, describe un pasaje de Historia de Posadas, dando cuenta del aporte de las distintas colectividades y el intercambio que a diario mantenían con el conjunto de la sociedad. En las siguientes páginas, este matutino se acercará a los hitos y anécdotas de la Sociedad Israelita, la Italiana de Socorros Mutuos, Sociedad Española de Socorros Mutuos y la desaparecida Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos, entre otras organizaciones.

Hallazgo valioso
Leo Duarte, encargado de la Biblioteca Daniel Stéfani y su centro de documentación, que funciona en el Museo Yaparí, rescató recientemente el acta de constitución de la Sociedad Cosmopolita y lo digitalizó: “Es un documento importante, la Sociedad Cosmopolita se elabora en diez años, arranca en 1895 y termina en 1905. Hay muchas cosas que no se saben de esta sociedad, como el por qué dejó de funcionar, tenía un edificio propio, la bandera se expone en el Museo Guacurarí; además, se cree que es de las sociedades que estaba integrada de manera más mixturada por socios locales e inmigrantes y luego ahí funcionó el Hotel Plaza”.

Y concluyó, “es un capítulo de la historia de Posadas apasionante, por el papel de estas sociedades en la evolución de la ciudad, por su aporte cultural, arquitectónico, social. La Sociedad Cosmopolita por ejemplo, tiene un panteón en el cementerio La Piedad, pero está intrusado, y sería muy interesante ponerlo en valor”.

“El papel de las mujeres en la contención de los recién llegados fue fundamental” Solidaridad y contención: pilares para el crecimiento colectivo Los italianos y su legado solidario que se mantiene hasta la actualidad Una misión bíblica que trasciende fronteras culturales Testigos en pie de una historia de grandezas

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias