Proponen emitir licencias habilitantes

Avanza proyecto para regular a los tatuadores en Misiones

Diputados trabajan el dictamen. Advierten que hay muchos aficionados y hay riesgos en intervenciones sobre la piel
miércoles 08 de marzo de 2023 | 2:30hs.
Avanza proyecto para regular a los tatuadores en Misiones
Avanza proyecto para regular a los tatuadores en Misiones

En la Cámara de Representantes de Misiones avanza el proyecto de ley para regular la práctica del tatuaje, micropigmentación, perforación y otras modificaciones corporales con fines estéticos, que impliquen procedimientos invasivos no médicos sobre la piel.

El proyecto impulsado por el jefe de la bancada oficialista, Martín Cesino, apunta al otorgamiento de la licencia profesional que habilite a tatuadores actuales y próximos, bajo las normas y controles de la autoridad de aplicación que será el Ministerio de Salud Pública de la provincia.

La idea nació a principios del año pasado y desde entonces se trabaja en comisión para relevar datos, entrevistar a tatuadores y personas que sufrieron complicaciones por procedimientos mal ejecutados. El proyecto aguarda dictamen para que pueda tratarse en el recinto a partir del inicio de las sesiones ordinarias, previsto para mayo.

Si se aprueba la ley, los tatuajes en la provincia de Misiones sólo podrán ser realizados por personas que posean licencia profesional y en locales habilitados al efecto. Para acceder al permiso, la cartera sanitaria será la responsable de desarrollar programas de capacitación obligatoria sobre normas de esterilización, higiene, bioseguridad, anatomía de la dermis, primeros auxilios, uso y disposición final y segura de materiales y herramientas.

Los locales donde se practicarán los tatuajes, tendrán que superar un proceso de inspección tanto del espacio como de los materiales a utilizar y Salud Pública tendrá que promover campañas de concientización sobre los riesgos y consecuencias nocivas de tatuarse.

Las licencias que otorgará la provincia tendrán una validez de dos años, serán personales e intransferibles y posteriormente deberán renovarse. Accederán a la habilitación los tatuadores que estén registrados, mayores de edad, con calendario de vacunación al día, carnet sanitario y acreditando idoneidad en la actividad.

Declaración jurada
Uno de los ítems importantes que contempla la norma que está en pleno trámite parlamentario, es el consentimiento en carácter de declaración jurada que deberá firmar la persona que quiera ser tatuada. En el caso de ser menor de edad, intervendrán padres o representantes legales para rubricar la autorización.

El tatuador no podrá efectuar ningún tipo de modificación corporal en áreas del cuerpo donde haya signos evidentes e inequívocos del uso de drogas y se prohibirá expresamente que recomiende o recete medicamentos o aplique anestesia.

Para efectuar el tatuaje tendrá que usar material descartable y tintas y pigmentos calificados aptos para ser aplicados en cuerpos humanos y aprobados por la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica).

Más allá de las responsabilidades penales, las transgresiones derivarán en multas, inhabilitación temporaria o clausura del establecimiento y de la licencia.

Se aclara en el proyecto que la modificaciones corporales extremas como escarificación, bifurcación de lengua, colocación de implantes subdérmicos, transdérmicos y extraoculares, tatuaje ocular, esclreral, corneal o queratopigmentación son considerados procedimientos médicos y queda expresamente prohibido de practicar por el tatuador.

Cuando esté efectiva la ley, todos los tatuadores actuales tendrán 360 días para adaptarse a la normativa y se invitará a los 78 municipios a adherirse a la norma.

“Si bien el tatuaje es una tendencia dominante, los procedimientos son realizados por aficionados”, fundamenta Cesino en el proyecto. Agrega que “el que va a tatuarse debe saber además los riegos que implica esa práctica como las infecciones bacterianas, microbacterianas o virales como verrugas, herpes, hasta transmisión de enfermedades por medio de la sangre como tuberculosis, tétanos, sífilis, hepatitis o VIH”.

Según la Asociación de Tatuadores y Afines de la República Argentina (Atara) se estima que unas 3 mil personas se perforan o tatúan por día con gran demanda del público femenino. “Esa moda puede tener repercusiones en la aceptación social que impacten al momento de solicitar trabajo y oportunidades educativas”, aclaran en el proyecto.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?