Quinta audiencia del debate que se desarrolla en el Tribunal Penal de Eldorado

Pidieron perpetua para acusado de matar a sus padres en Andresito

El fiscal Federico Rodríguez solicitó la pena máxima para Alejandro Kirschner (24), juzgado por el doble crimen ocurrido en septiembre de 2019. Hoy se conocerá el fallo
martes 28 de febrero de 2023 | 5:00hs.
Pidieron perpetua para acusado de matar a sus padres en Andresito
Pidieron perpetua para acusado de matar a sus padres en Andresito

El fiscal Federico Rodríguez solicitó ayer la pena de prisión perpetua para Alejandro Daniel Kirschner (24), quien está siendo juzgado por el asesinato de sus padres Hilario Kirschner (61) y Mirta Sachser (54) en la localidad de Comandante Andresito. Su defensa, en tanto, pidió la absolución por el beneficio de la duda.

Asimismo, en la mañana de hoy los jueces del Tribunal Penal Uno de Eldorado, Atilio León -presidente-, Liliana Komizarski y Oscar Fava Gallardo, darán a conocer la sentencia. Antes, el acusado, que se mantuvo prácticamente inmóvil durante toda la jornada de ayer, tendrá la posibilidad de brindar sus últimas palabras.

La audiencia de  alegatos empezó cerca de las 9 y los magistrados le dieron la palabra a Rodríguez. Luego de casi tres horas de alocución, consideró probado el doble parricidio y solicitó la pena máxima bajo la carátula homicidio calificado por el vínculo y uso violento de arma de fuego.

En este sentido, descartó la figura de portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal, figura considerada en la elevación a juicio.

Para el fiscal, la investigación descartó cualquier otra hipótesis y todos los caminos conducen a la responsabilidad del joven imputado. Consideró que el crimen ocurrió entre las 20.30 y 21 del 21 de septiembre del 2019 y remarcó que en su defensa -el acusado declaró más de tres horas en la primera audiencia- no supo justificar dónde estaba esa noche.

Rodríguez hizo un repaso sobre las testimoniales escuchadas en el debate oral y público durante las jornadas previas, las que coincidieron sobre la mala relación del joven con sus padres. Sobre todo con su padre. Hizo especial hincapié en los consumos problemáticos de estupefacientes de Kirschner.

“Los padres intentaron ayudarlo, pero la situación fue cada vez más grave. El acusado mostró una total impiedad respecto a sus padres, estaba destruyendo a la familia y no tuvo piedad en hacerla trizas”, enfatizó.

Respecto a esto, describió que sus adicciones lo convirtieron en una persona demandante de dinero, de la utilización de la camioneta e incluso de las tierras que creía le correspondía heredar. Esto llevó a constantes discusiones que incluso llegaron a las agresiones físicas, tal y como se reconstruyó en base al repaso de las testimoniales escuchadas en las jornadas previas.

Final anunciado

“El final estaba pergeñado hace mucho tiempo y el proceso lesivo tuvo su coronación ese 21 de septiembre”, remarcó. También hizo alusión a que el imputado no se mostró triste, no conmovido por la muerte de sus progenitores, algo en lo que coincidieron varios testigos.

Respecto a la escena del crimen, el representante del Ministerio Público Fiscal remarcó que en la cama de la habitación matrimonial donde fueron halladas las víctimas había una huella de su zapatilla, algo que el mismo acusado confirmó. En su momento dijo que al descubrir el hecho buscó saber si sus padres tenían pulso.

La prueba espectroscopia de absorción atómica no confirmó que el joven Alejandro haya utilizado un arma de fuego, aunque la presencia de plomo y antimonio en sus manos fue considerada una prueba indicial en su contra por la parte acusatoria.

Rodríguez resaltó en su alegato la crueldad con la que se consumó el hecho.

El funcionario remarcó que los padres fueron asesinados con una escopeta que había en la casa y que nunca fue encontrada, aunque la comparación con otros proyectiles anteriormente disparados lo confirmó. Dijo que el arma estaba en un lugar que sólo quienes estaban en la casa podrían saber.

Al respecto, también mencionó que en la casa había seis perros que hacían mucho barullo cuando ingresaba alguien al terreno donde vivían, por lo que si hubiesen sido extraños los asesinos don Hilario había tenido tiempo de armarse y defenderse. Para ello tenía 83 municiones.

Supuesto hecho de inseguridad

El fiscal recordó el testimonio de uno de los efectivos que participó de la investigación, quien reconstruyó que en la casa la única habitación desordenada era la del matrimonio. Se trataba de un “desorden ordenado”, que a su criterio buscó similar que se había tratado de un hecho de inseguridad.

Con todo esto, Rodríguez reconstruyó que aquella noche “al encontrarse con sus padres y tras mantener una relación de violencia” el acusado primero tomó un palo con el que golpeó a su madre hasta causarle fracturas. Luego le efectuó dos disparos a cada uno.

Según esta reconstrucción, Mirta Sachser recibió proyectiles en el rostro y el abdomen, mientras que Hilario Kirschner fue prácticamente ejecutado sobre la cama con dos disparos en la cabeza. “Quiero dejar asentado la crueldad del hecho. Hilario tenía las manos en la cabeza cuando recibió los disparos, como que antes había visto algo horroroso”.

Toda la audiencia fue escuchada por los familiares de las víctimas y, por lo tanto, también del acusado. Miradas hacia ningún lugar y lágrimas fueron las posturas de los presentes. A quien más se lo vio sufrir fue a Héctor Kirschner, el otro hijo de las víctimas, quien estuvo la mayor parte del tiempo mirando hacia el piso, con las dos manos en la cabeza.

Alejandro estuvo toda la audiencia casi inmóvil, con los codos apoyados sobre el pupitre asignados al lado de su defensor, y las manos a la altura del rostro. Miraba todo por sobre sus nudillos, como ocultándose. La frialdad en su persona que describieron varios testigos ante la muerte de sus padres pareció seguir.

Luego de un breve cuarto intermedio y el corte de luz cotidiano, llegó el turno del alegato del defensor Roberto Jaime Delacourt. El hombre fue mucho más breve y enfatizó sobre la inocencia de su cliente debido a “las pruebas científicas”, mencionado la carta más fuerte: no quedó probado que Alejandro haya manipulado un arma de fuego.

Relativizó sobre la mala relación del acusado con sus padres -incluso deslizó que Hilario era una persona alcohólica y violenta-, dijo que cada uno asume la muerte como puede respecto a la supuesta indiferencia ante la tragedia y trazó como principal hipótesis que se trató de un asalto.

Sobre este punto aseguró que en la escena se detectaron dos huellas de otras personas nunca identificadas y llamó la atención que el fiscal en su réplica haya dicho que “pudieron haber participado otras personas en el hecho”, siempre asegurando que las pruebas apuntan directamente al sospechoso.

Hoy el tribunal decidirá.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?