Las lluvias ayudan, pero son escasas y la sequía sigue dejando consecuencias en el agro

Productores piscícolas preocupados ante el escaso desarrollo de peces

Indican que hubo una merma del 40% en la producción durante los últimos meses por la falta de agua en los estanques. Buscan alternativas para evitar más pérdidas
viernes 27 de enero de 2023 | 6:04hs.
Productores piscícolas preocupados ante el escaso desarrollo de peces
Productores piscícolas preocupados ante el escaso desarrollo de peces

Las precipitaciones siguen siendo escasas en toda la región y -aunque a menor nivel que en 2021/2022- la sequía continúa afectando a las producciones en las chacras. Los cultivos, la ganadería y todo tipo de industrias agrícolas se ven indudablemente tocadas por la situación climática. En ese marco, una de las actividades que mayor impacto recibe es la piscicultura.

Los productores de este rubro afirman que se dificulta sostener los estanques, debido a que ya vienen desde años anteriores con muy pocas lluvias. Esto hace que los ejemplares no crezcan lo suficiente y la cosecha de peces sea más baja de lo normal. Si bien aseguran que ya no están al límite como el año pasado, remarcan que la situación no es la mejor y temen no llegar a abastecer al mercado de Semana Santa, temporada de este producto por excelencia. A su vez comenzaron a notarse en las góndolas de los supermercados el aumento en el precio de este producto. Todo indica que como en otros años ante la proximidad de Semana Santa registrará más incrementos.

José Kirilinko, productor piscícola y secretario de Producción de Campo Viera, explicó a El Territorio que “la situación está bastante crítica con el tema de la producción, porque venimos de un año anterior muy seco, con pocas lluvias. Tuvimos la suerte de que se fueron recuperando un poco las precipitaciones y el caudal de los arroyos y vertientes donde están los estanques. Pero el proceso de desarrollo del pez va de 15 meses para arriba, dos años en algunas especies, y por eso el desarrollo fue menor como consecuencia de lo anterior”.

La boga y el pacú son muy consumidos y buscado en los mercados de Misiones.

“Faltaba oxígeno a los estanques y no hubo buen desarrollo. Hay producción de peces, pero no en la cantidad esperada y suficiente por este motivo. Y ahora se está complicando cada vez más, hay productores que están haciendo el traslado de peces de un estanque a otro por la falta de oxígeno, mermaron los caudales de arroyos y vertientes que alimentan a los estanques de agua, y se produce mucha evaporación por el calor que se está sintiendo, lo que disminuye también el oxígeno y la cantidad de agua”, resaltó.

En tanto, el productor apuntó a una disminución del 35 al 40 por ciento de la producción “debido a esto que venimos arrastrando hace un año y medio con la sequía”.

Sostuvo que más allá de que el sector pudo acceder a varios incentivos y programas de fortalecimiento de la producción como alimentos y demás, “se pudo salvar algo, pero no la totalidad”.

Cambio de estanques

Néstor Rubén Brendler y Pablo Brendler (padre e hijo) se dedican a la piscicultura desde hace 20 años en Ruiz de Montoya. Contaron que hoy manejan un caudal de unos 3.000 ejemplares de distintas especies, aunque “sin dudas, la sequía nos está complicando el panorama”.

“Si no hubiese sequía, tendríamos alrededor de 10.000 peces en estos momentos”, afirmó Pablo al referirse a las pérdidas. Así también, argumentó que “no se está pudiendo trabajar con normalidad, debido a esto y a otras cuestiones más, como falta de herramientas y de inversiones”.

“La Municipalidad y el sector de Piscicultura del Ministerio del Agro nos brindan ayuda en lo que pueden, como horas de retroexcavadora, algo de alimentos balanceados, asesoramiento técnico, entre otros. El resto lo disponemos nosotros, en cuanto a los alimentos y mano de obra. Tenemos como idea futura hacer un camping con pesque y pague”, contó el productor.

Por su parte, Camilo Strieder, productor piscícola de Capioví, también se refirió al respecto y sostuvo que están teniendo serias complicaciones con el agua en los estanques.

“Hace doce años que trabajo en esto, ahora tengo para la pesca unos 700 pacúes, 500 carpas, 50 dorados, 30 surubíes, además de unas 1.000 tilapias y 15.000 ejemplares en criaderos”, dijo haciendo referencia a la preocupación que demanda una posible pérdida de producción.

“Tres estanques fueron afectados y se realizó el transbordo a otros piletones. Todos los años en temporada de sequía pasa esto y lo que se hace es ir distribuyendo los peces en piletones que tienen más caudal de agua hasta que se vuelva a recuperar el estanque afectado”, puntualizó.

De cara a Semana Santa

Aunque aún faltan poco más de dos meses para la Semana Santa, los productores ya comienzan a pensar en la mercadería que con mayor demanda en esas fechas, con el fin de ir preparando los productos más pedidos. La pescadería es uno de los rubros con importante movimiento en ese sentido.

Al respecto, Kirilinko planteó que se está trabajando fuertemente para tratar de sacar la mayor cantidad posible para esa fecha. Aseguró que habrá productos, pero anticipó que probablemente no en la cantidad que demandan los consumidores durante esa fecha.

“Si tenemos un poco de lluvia en estos días, eso va a ayudar, porque ahora están en pleno desarrollo”, ratificó.

Y añadió: “En mi caso, tengo sábalos, pacúes, tilapias y algo de carpa herbívora, pero estoy manejando en uno o dos estanques la producción debido a esta situación. No nos queremos arriesgar a cargar más estanques porque va a faltar agua y sería un riesgo. Buscamos conservar un poco, tener para consumo propio y hacer algo de venta”.

De la misma manera, el presidente de la Cooperativa del Alto Uruguay Limitada (Caul) adujo: “No estamos teniendo mayores problemas por ahora, a diferencia del año pasado; tenemos pequeños arroyitos que almacena el centro de piscicultura y vimos que no hubo una sequía tan pronunciada como el año pasado”.

“Nosotros producimos alevinos de carpa, boga, pacú, bagres que les vendemos a los productores, algo de carne tenemos para el pesque y pague, y vendemos en Semana Santa, pero no es nuestro fuerte”, resaltó. Y apuntó a que por el momento siguen produciendo con el fin de abastecer a los productores locales y contribuir al desarrollo de la actividad.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?