miércoles 01 de febrero de 2023
Nubes dispersas 32.2ºc | Posadas

En Misiones, el inicio en las bebidas alcohólicas se da desde los 12 años

Preocupan los casos de cirrosis e hígado graso en jóvenes por el alcohol

Detectan cuadros en adultos de 30 años en promedio. Especialistas resaltan que ninguna medida de ingesta es beneficiosa y llaman a pedir ayuda a un profesional

sábado 21 de enero de 2023 | 12:00hs.
Preocupan los casos de cirrosis e hígado graso en jóvenes por el alcohol

En los últimos tiempos se notó un incremento en el consumo de bebidas alcohólicas en todos los grupos etarios, no solamente en jóvenes, aunque éstos, la franja de 21 a 30 años, aún representan el mayor porcentaje de consumo. Según destacaron, tanto desde el Ministerio de Prevención de Adicciones y Control de Drogas y especialistas en Hepatología, esto se debe a que la venta de alcohol es legal, su consumo está naturalizado y, además, se usa para desinhibir conductas. En ese marco, la edad promedio de inicio para el consumo en Misiones es a los 12 años.

 
En ese sentido, el gastroenterólogo y hepatólogo Fernando Barreyro remarcó que las principales consecuencias que se presentan en la consulta médica son la cirrosis e hígado graso por alcohol.

 “Si uno consume alrededor de 40 o 50 gramos de alcohol por día, ya comienza a generar daño en el cuerpo. Esto puede ocurrir aunque no haya abuso de la bebida, puede ser si se consume solamente el fin de semana, lo que se conoce como consumo episódico excesivo, personas que en el transcurso de dos o tres horas pueden tomarse una botella de bebida”, explicó en diálogo con El Territorio.

 Según hizo hincapié Barreyro, aunque persista el mito de que una copa de vino durante las comidas puede ser beneficiosa y que se puede consumir por placer, la ingesta aunque sea mínima puede traer también riesgo de accidente cerebro vascular (ACV), incremento en el riesgo de enfermedades hepáticas y riesgo de cáncer.

 
Frecuencia

 Sin embargo, la enfermedad hepática más frecuente producida por el alcoholismo es la cirrosis. “Para llegar a eso un individuo debe consumir entre 40 o 60 gramos de alcohol por día, por un período mínimo de cinco años, y puede ocurrir en cualquier edad, tanto en jóvenes como adultos, aunque en consultorios se ve reflejado en la franja de entre 30 y 40 años”, sostuvo Barreyro.

En esa línea, el especialista remarcó que la cirrosis se diagnostica cuando el hígado deja de cumplir sus funciones por trastornos de la coagulación, acumulación de líquido abdominal o por un trastorno neurológico que se llama encefalopatía, que hace que el paciente pierda la concentración y la conexión con la realidad.

 “El tratamiento comienza con la abstinencia de bebidas alcohólicas y muchas veces con eso ya se logra restaurar las funciones hepáticas y evitar el trasplante. En el caso de que no mejore, sí o sí requiere cirugía” detalló el médico.

 Otra enfermedad asociada al consumo de alcohol es el hígado graso y la hepatitis alcohólica, que se incrementó durante el período de pandemia.

 “El hígado graso por alcohol generalmente no presenta síntomas y se descubre cuando el paciente se realiza algún chequeo o ecografía. En el interrogatorio de la consulta vemos que uno de los diferenciadores es que la persona consume alcohol de manera excesiva, lo positivo es que se revierte solamente con la abstinencia”, señaló Barreyro.

 Por otro lado, el trabajador de la salud hizo mención a que para abandonar la ingesta excesiva de bebidas la persona requiere de un abordaje interdisciplinar, con psicólogos y nutricionistas, entre otros especialistas que trabajan de manera integral la problemática de los excesos.

 “Uno de los principales problemas del aumento del consumo de alcohol es que existe mucha propaganda de las bebidas”, reflexionó al respecto.

 Y siguió: “Su ingesta -se ha demostrado en estudios- no es beneficiosa en ninguna medida. Existe un cierto desconocimiento de lo que verdaderamente produce el efecto de alcohol en el cuerpo y la falsa idea de que ese producto desinhibe a la persona, generando conductas de riesgo y violentas. Además del aumento que esto mismo produce y se refleja en de accidentes viales”.

 En ese marco, Barreyro precisó que la prevención para esas enfermedades, además de la abstinencia, está acompañada de una readecuación alimentaria, que sea saludable, y también la incorporación de actividad física.

 Atenciones e internaciones

 En lo que refiere a atenciones e internaciones por consumo problemático, el ministro de Prevención de Adicciones y Control de Drogas, Samuel López, indicó a este medio que en el Centro Asistencial Manantial, ubicado en la ciudad de Posadas, existen alrededor de diez camas habilitadas para internación y que se van aumentado de manera gradual tras la liberación de actividades que se dieron en el último tiempo.

 “Hoy estamos buscando llevar al máximo de catorce camas y prácticamente todas estuvieron cubiertas con pacientes ya en espera, siempre con internaciones breves”, contó López.

 En otro tramo de la charla con este matutino lamentó que no todos siguen los tratamientos y que el alcohol es la puerta de entrada a la mayoría de las drogas.

 “El promedio de atenciones es un dato interesante porque solamente un 49% sigue el tratamiento. Entonces buscamos también estrategias de llamados, de que se concreten realmente los turnos, de que no haya abandono de tratamiento. Para eso hemos conformado en este tiempo un dispositivo de atención móvil”, explicó y detalló que el promedio de atenciones por consumo problemático de distintas sustancias es de 12.000 en el último año.

 “Buscamos mejorar esa estadística para una mejor adherencia al tratamiento, que para nosotros es fundamental que sea de por lo menos durante dos años. Así, podemos decir que la persona puede hacer frente a este consumo problemático de alcohol” de manera individual y ya no con el acompañamiento de los especialistas.

 En lo que tiene que ver con la estadística de atención, hay un dato que resalta y preocupa a las autoridades.

 “La mayor cantidad de atenciones post pandemia de Covid-19, o con la vuelta de la presencialidad, se da precisamente en la franja etaria de entre 21 y 30 años, que requirieron tratamiento para hacer frente a su situación de consumo y en su mayoría son varones. Eso no significa que las mujeres no consuman, pero a medida que aumentan las edades hay un menor consumo por parte de ellas”, remarcó el funcionario provincial.

 Además, mencionó que en la preadolescencia los números son más equilibrados respecto del consumo de alcohol, aunque aclaró que esa es una estadística a revisar para generar mayor accesibilidad para las mujeres en los tratamientos.

 Asimismo, destacó que las mujeres muchas veces se ven imposibilitadas de continuar los tratamientos por ciertas barreras, como tener que hacerse cargo del cuidado del hogar o los niños.

 Una o varias sustancias

 Por otro lado, López dijo que cuando se habla de monoconsumo -uso de una sola sustancia-, “la estadística mayoritaria tiene que ver con el alcohol, pero en las grandes ciudades tiene que ver con dos o más sustancias, que técnicamente se lo conoce como policonsumo”.

 En ese marco, López contó que siempre la mayor cantidad de internaciones responde al pedido de ayuda por consumo de alcohol.

 “Por eso el año pasado realizamos dos foros, en San Javier y Santa Ana, para tener datos más precisos y que sea una muestra válida para implementar un programa a nivel provincial, no solamente preventivo, sino también asistencial”, comentó.

 En estos casos, generalmente en el tratamiento inicial se trabaja con internaciones cortas de diez a quince días, en las que se intenta deshabituar y desintoxicar el organismo a través de una limpieza.

 “También se aborda lo psicológico y no se hace una internación a largo plazo, ya que se trata de personas que tienen trabajo o familia y sería muy complejo una internación mas larga. Pero el alcoholismo es algo muy particular y los tratamientos pueden variar en cada caso”, finalizó López.

 Salud mental y alcoholismo
 En el marco del Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión, que se conmemoró el pasado 13 de enero, el director de Salud Mental de Misiones, Nicolás Aranda, había explicado que aumentó la demanda de consultas luego de la pandemia de Covid-19 y generalmente es por consumo en exceso de alcohol junto con casos diagnosticados de depresión.

 En charla con Radioactiva 100.7 detalló que las características de alarma que puede presentar una persona con depresión están relacionadas a la falta de motivación para realizar las actividades de la vida cotidiana, no poder levantarse de la cama, no poder asearse y otro indicador de depresión también puede ser aislamiento de sus amigos o familia.

 “A veces nos topamos con depresiones en varones que no siguen las características comunes del trastorno, sino que se manifiestan con un mayor consumo de alcohol u otras sustancias. Eso viene acompañado del estereotipo de que los hombres deben ser fuertes y no pedir ayuda”, señaló.

 En esa línea, el aislamiento es una de las cuestiones a tener siempre en cuenta.

 “Cualquier cambio en la conducta de quien tenemos como allegado, ya sea alteraciones en el nivel del sueño, desmotivación o tristeza, hay que advertirlo”, dijo y aclaró que es importante que estas cuestiones se trabajen con un profesional de la salud mental.

 En cifras 
21
 Según datos oficiales, en Misiones la franja etaria que arranca en los 21 años y va hasta los 30 es la que más requiere tratamientos.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias