¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

La posadeña que estuvo en la casa de GH

Mora: “lo que marcaron de mí no me representa”

No esquivó ninguna pregunta sobre su paso por el reality más famoso del mundo. Habló también de los clips y recortes que no la favorecieron y la importancia de mostrarse genuina
viernes 20 de enero de 2023 | 6:08hs.
Mora: “lo que marcaron  de mí no me representa”
Mora: “lo que marcaron de mí no me representa”

Mora Jaborniski disfruta de sus últimos días en Posadas, antes de volver a Buenos Aires a cumplir con su carrera de ingeniera civil y los compromisos que aún tiene con Telefé. La joven posadeña de 21 años que pasó por  Gran Hermano, el reality más famoso de la televisión mundial, dialogó con El Territorio sobre sus días en la casa.

No esquivó ninguna pregunta y brindó detalles sobre la experiencia,  los amigos que formó, y su primera vez en tv. Además, destacó cómo los clips y recortes de edición mostraron solo una parte de su personalidad, afectando un poco su imagen con el afuera, así como también sobre la importancia de mostrarse genuina y fiel a sí misma.  “Quería mostrarme tal cual soy yo, pero creo que no es un objetivo que se cumplió. Si bien sí me mostré tal cual soy, las cosas que más se marcaron no me representan para nada”, resumió al poco tiempo de salir como la tercera eliminada del programa, con el 60,7% de los votos.  

¿Cómo se te ocurrió y por qué decidiste entrar a la Casa de Gran Hermano?

La verdad es que desde que tengo memoria y conozco Gran Hermano me interesó siempre. Me pareció re divertido estar en una casa encerrada, divirtiéndome, conociendo gente y más. Cuando fue pasando el tiempo me empezó a gustar más y tuve mi oportunidad cuando me fui a estudiar a Buenos Aires.

Contanos un poco sobre el adentro de la casa. Cuando estás encerrada, ¿se piensa todo el tiempo en el juego, se viven las 24 horas del día planeando estrategias, o en algún momento uno se olvida  un poco del juego?

A mi me pasaba, por lo menos yo, pensando en mi salud mental, no pensar todo el tiempo en una estrategia. Si pasa todo el tiempo que cualquier conversación que tenés dudas si es sincera, si es a propósito o no. Pero uno va fortaleciendo vínculos también y confiando en algunos. Tenía por ejemplo a La Tora, Nacho, Cata, que son personas con las que podía estar pensando en cualquier cosa y hablar de todo, confiar. Y eso no era una estrategia en lo absoluto.

En sus días en Posadas, habló en exclusiva con El Territorio. Foto: César Lasso

¿Cómo supiste o presentiste que eran las personas con las que podías soltarte más ahí adentro?

La verdad es que son mis amistades, las personas más parecidas a mis amigos del afuera. Tanto La Tora como Nacho o Cata fueron a los que más cercanos los sentí, no tanto tanteando el terreno, entonces decidí confiar. Es igual un confiar ciegamente, como en la vida, porque ahí adentro el público lo ve pero vos no sabés si te están traicionando o no, pero elegí confiar y me salió bien por suerte.

Teniendo en cuenta que seguís GH desde hace tiempo y venías preparándote para el juego, ¿tenías antes de entrar a la casa un camino por el que querías seguir, alguna estrategia o parámetros de que sí, qué no, hasta dónde llegar?

Sí. Creo igualmente que los GH anteriores eran muy distintos a este último. En esta edición del juego garpa mucho más el jugador tranquilo. Antes era un desastre, y yo fui un poco con la cabeza puesta en eso de ‘si hay que hacer desastre, vamos a hacer desastre porque es lo que a la gente le gusta’. Pero a la gente no le gustó eso y por eso también hoy estoy afuera.

¿Qué pensas del juego de Coti, que generó tanta polémica? 

Siempre sostuve que Coti para mí es una gran jugadora, aunque su última jugada no me pareció que estuvo buena. Me pareció muy anticipada y sin sentido. Pero en general, todo el resto de jugadas que hizo, lo que hizo conmigo y otros de los chicos que estamos afuera, fue de estratega. Es para admirarla porque yo no pensaba que las cosas estaban saliendo como ella las estaba armando.

Dentro de la casa no pensaste que fue ella la que te mandó a placa…

No. igual, en un momento, a La Tora y a mí nos gritan que Coti nos hizo la espontánea y nosotras creímos en el grito. Pero nuestra idea fue fingir una semana más que no sabíamos nada y a la siguiente nominación votarla a ella. Pero el tema es que yo no me quedé esa semana más y no pudo haber venganza.

Hablemos de otro personaje. Teniendo en cuenta su personalidad, algunas actitudes, dichos, acciones, ¿qué pensas de que Alfa siga en la casa?

A mí sorprende que siga en la casa. Yo creo que evidentemente no todo se muestra, pero también es imposible que se vea todo lo que hacemos todos las 24 horas del día. Y también creo que hay gente a la que le causa gracia lo que dice o hace, así como también hay otros que lo minimizan. Pero la convivencia ahí adentro con él es insoportable. Para mí es una persona insoportable para convivir y eso que estuve sólo tres semanas. Acá afuera entiendo que clips aislados parezcan graciosos y no se sienta lo que sentíamos nosotros ahí adentro que era ‘¡por favor! que se vaya este tipo’.

Hablando de clips, la forma en la que la producción te mostró afuera, ¿te gustó, te sentís conforme?

A mí me re sorprendió. Lo pueden decir mis amigos, la gente que me rodea o mismo la gente de la casa, creo que obviamente todo lo que pasaban de mí son cosas que hice y no es algo inventado pero quizás, de 100 conversaciones que tenía ahí adentro una sola era mala y pasaban esa mala. Entonces quedaba como que yo realmente todo el tiempo era mala. Hay un montón de cosas que no las pasan.

¿Hay algunas de esas situaciones que no se vieron y querés contar?

Creo que principalmente es como que plantearon la casa muy dividida, dos polos totalmente opuestos y no fue así. Quizá fue una pelea de 20 minutos, pero al ser una convivencia a la hora ya estábamos tomando mate juntos. Hacíamos un montón de actividades juntos, la pasábamos re piola y divertidos y afuera se veía o se mostraba como la casa en tensión, re dividida y para mí no existía todo eso.

Afuera de la casa, ¿te sentiste un poco más querida por el público, cómo lo sobrellevas y cómo te sentis?

El hate que viví fue únicamente por las redes. Cuando salí tenía muchísimos hate. Pero por suerte cuando empecé a dar las notas, entrevistas y más, eso bajó un montón. Creo que la gente tuvo más la posibilidad de conocerme como soy yo. Ahora, en persona, la gente me banca en la calle, me frenan a veces por una foto o más. Y eso es re lindo, lo vivo y lo disfruto.

Hay algo que pensás que desde la producción no lo muestran o lo desvirtúan?

No, yo le voy a tirar flores a la producción porque en realidad nos tratan como si fuéramos una cajita de cristal. En los debates, por ejemplo, hay un psicólogo detrás de cámara para contener al participante en caso de que lo necesite. Es hermoso, esta es mi primera experiencia en tele y la verdad es que no pensé que iba a existir tanto cuidado para con nosotros.

Y GH lo vemos como una persona muy empática, ¿es así de cercano?

Sí, re. Nosotros tenemos psicólogo en la casa que es algo que no lo pasan, no lo pueden televisar porque se trata de una consulta privada. Y GH siempre busca una cercanía. Si bien uno lo entiende como el patrón, el dueño de casa, es re piola.

¿Ahora te volvés a Buenos Aires?

Sí, me voy en unos días nuevamente. porque tengo que seguir yendo a los debates, a Telefé, también hay otras cosas que estoy haciendo allá y debo seguir. Pero siempre vuelvo acá, a Misiones. Yo amo mi provincia, amo Posadas, siempre quiero volver.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?