sábado 02 de marzo de 2024
Cielo claro 23.7ºc | Posadas

Informe de Domingo

Cuando el oficio es cosa de familia

En Misiones se mantiene con fuerza la tradición de los trabajos familiares, oficios que fueron pasando de generación en generación y que siguen vigentes gracias a esas enseñanzas de padres a hijos o de abuelos a nietos. Desafiando a un mundo de máquinas, tecnología, inmediatez y objetos descartables, esas tareas tienen mucho de artesanal y requieren una gran dedicación. Las historias de zapateros, tapiceros, joyeros y otros que heredaron el lujo de tener un oficio que les permite vivir.

domingo 15 de enero de 2023 | 1:30hs.
Cuando el oficio es cosa de familia
Alfredo González (63) aprendió de su padre el oficio de tapicero y se lo transmitió a su hijo, Sergio (32). Ahora, ambos comparten el trabajo que atravesó a tres generaciones en el taller de Posadas. //Foto: Natalia Guerrero.
Alfredo González (63) aprendió de su padre el oficio de tapicero y se lo transmitió a su hijo, Sergio (32). Ahora, ambos comparten el trabajo que atravesó a tres generaciones en el taller de Posadas. //Foto: Natalia Guerrero.

Parece que ya no sucede pero es algo que aún está vigente. Tradiciones familiares que se remontan a otra generación y perduran en el tiempo gracias a mucho esfuerzo y constante especialización por sobrevivir en un mundo de máquinas, inmediatez y materiales poco durables.

Los oficios permanecen como trabajos que perpetúan una profesión artesanal y son el sustento de familias enteras que formaron pequeños o grandes negocios alrededor de ellos.

Relojeros, joyeros, peluqueros, zapateros, tapiceros, mecánicos y más que aprendieron a través de la práctica. No fueron a la universidad pero dominan la técnica de hacer como pocos y el apoyo de todo se sustenta en una clientela fija que también los publicita de boca en boca. Mientras que los más jóvenes en el rubro se capacitan para hacer frente a un mundo cada vez más competitivo.

En su informe de domingo de hoy, El Territorio rescata varias de estas historias de familias trabajadoras y sus oficios. Algunos comenzados en el siglo pasado y que continúan hoy sostenidos por hijos y nietos de pioneros en el rubro.

Es que no sólo las joyas de la abuela se heredan. También hay otras cosas que pueden valorarse, tanto o más, cuando se trata de una herencia: sentimientos, habilidades y conocimientos, transmitidos de una generación a otra.

En un mundo de computadoras y digitalizado, el trabajo que se hace con las manos sigue siendo reconocido y es rentable. Es que al igual que la moda, todo vuelve. Las crisis económicas repetidas que vive el país abren una ventana al pasado y traen al presente oficios que hacía mucho tiempo habían firmado su acta de defunción. Pero lejos de ser un milagro, se trata de uno de los costados más positivos de la economía doméstica, ya que representa una oportunidad para insertarse en el mercado de trabajo para decenas de personas.

Así también lo demuestran los centros de formación profesional locales, donde cada vez son más buscadas las formaciones en oficios que brindan rápida salida laboral. Por ejemplo, a lo largo del último ciclo lectivo, más de 1.000 personas accedieron a formación técnica y en oficios gracias al programa Aulas Talleres Móviles (ATM) del Instituto Nacional de Enseñanza Técnica (Inet) aplicado por el Ministerio de Educación provincial. Estos espacios permiten que en pocos meses los postulantes puedan tener conocimientos prácticos como para obtener una salida laboral o asociarse para realizar un emprendimiento, identificando las necesidades y demandas de cada zona.

Igual realidad se nota en las escuelas de jóvenes y adultos, donde más de la mitad de la matrícula (25.000 alumnos) se encuentra formándose en algún oficio.

En una Argentina en la que a veces los discursos son otros, la realidad muestra que trabajar es el camino del progreso de la mayoría y las labores que parecían del pasado, se sostienen.

 

Informe de domingo

Cuando el oficio es cosa de familia

Un trabajo en el que no sólo es necesario saber cortar el cabello

Una tapicería que mantiene la tradición familiar hace años

Artesanos de los metales, las piedras preciosas y el tiempo

Pasión fierrera que sostiene el legado de don Antonio

Restauradores de zapatos, un trabajo artesanal que perdura

Nego, el rey candelariense de la compostura de calzados

Nélida, la costurera de la gente en Libertad

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias