lunes 04 de marzo de 2024
Nubes 24ºc | Posadas

Temporada de encuestas a la carta

La carrera por llegar al sillón de Rivadavia empieza a acelerarse y las encuestadoras ya ofrecen sus lecturas. Pero la incertidumbre aún reina. Lo que pasó en Brasil sacudió al continente. Y en Misiones se apuesta a los jóvenes

domingo 15 de enero de 2023 | 6:00hs.
Temporada de encuestas a la carta

La política no se toma vacaciones, menos en años electorales. Y mucho menos en este año electoral en el que reina la incertidumbre sobre el futuro, por varias cuestiones. Por un lado, porque a siete meses de la primera elección nacional, todavía no está claro quiénes serán los candidatos a ocupar el sillón de Rivadavia. Tanto en el oficialismo como en la oposición la danza de nombres es mera especulación, salvo algunos casos puntuales. Por otro, porque la disputa nacional parece estar centrada en dos espacios, uno que ya defraudó y otro que está defraudando. Las vías alternativas, que esta semana sumaron una nueva opción, aún no hacen pie para subirse al ring principal. En Misiones, por su parte, las cosas están más claras.

Hoy proliferan encuestas de todo tipo y color, y tan diferentes que permiten al lector elegir la que mejor le caiga en materia de resultados. Pero todas coinciden en un punto, en que la preocupación de los argentinos está centrada en la economía, más puntualmente en la inflación. En ese sentido, esta semana se conoció el nivel de inflación anual del 2022 y la Argentina se ubicó como el cuarto país con más inflación del mundo, sólo superada por Venezuela, Zimbawe y el Líbano. Y mientras tanto, el gobierno nacional y la oposición siguen lejos de los intereses de la gente, discutiendo sus problemas, con la Justicia como principal invitada al ring. Problemas que ahora llevarán al Congreso en sesiones extraordinarias. Más adelante nos ocuparemos de esto.

Más allá de esa lejanía de la política con las necesidades y preocupaciones de la gente, nos queda como consuelo que en nuestro país las diferencias se dirimen por los canales democráticos, por el debate público o político. No como en Brasil, donde esta semana asistimos a un tremendo ataque a la democracia cuando un grupo de bolsonaristas, que no acepta que fue derrotado legalmente en las urnas, tomó por asalto el edificio del gobierno, el palacio legislativo y el edificio de la Justicia, todo en Brasilia.

Destrozos y detenidos por doquier. Y un intento de golpe de estado que fue reprimido correctamente y frenado por Lula Da Silva a través de procesos democráticos. Al final de la semana, el bolsonarismo terminó siendo un puñado de irracionales, que no acepta los resultados electorales. Y por el lado de Lula se terminó consolidando un liderazgo que, además, logró acercar espacios que hasta estos días estaban organizándose como férrea oposición política.

Mientras en Brasil la política entendió la magnitud del problema, y se reorganizó con el objetivo de reforzar la democracia, en la Argentina los referentes políticos del Frente de Todos y Juntos por el Cambio ensayaron discursos en los que intentaron comparar lo que pasaba en Brasil con lo que pasa en la política argentina. Quedaron todos en offside y al borde del ridículo. Ya que ninguno de los temas de comparación que eligieron implican un riesgo real para el sistema democrático de nuestro país.

Por el lado del oficialismo nacional intentaron comparar el ataque de los bolsonaritas con el accionar de la justicia argentina contra sus dirigentes o instituciones. Lo compararon con las causas que se le siguen a Cristina Fernández, o con las decisiones de la Corte Suprema que disgustan al gobierno nacional. Por el lado de la oposición lo compararon con la contra que tuvo el gobierno de Mauricio Macri cuando se sancionó la reforma previsional, o con la posición del oficialismo nacional sobre la Justicia y con la propuesta de juicio político a los jueces de la Corte.

Nada de lo que proponen como puntos de comparación, tanto desde el oficialismo como desde la oposición, representa un riesgo para el sistema democrático de la Argentina. Por el contrario, estas cuestiones son parte de lo que se debate en democracia.

Encuestas a la carta

El intento de los referentes de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos de apoderarse, bajo su lógica, de lo sucedido en Brasil para explicar la realidad política argentina dejó demostrado que no están teniendo buen tacto para con la sociedad. Mientras ellos debaten sus temas de preferencia, la gente está en otra. Tiene otras preocupaciones, debate otros temas. Temas, en su mayoría, incómodos tanto para el Frente de Todos como para Juntos por el Cambio, porque son cuestiones en las que ambos fracasaron: economía diaria (inflación) y seguridad.

Esto se refleja muy bien en las encuestas que circulan desde hace algunas semanas. Estudios de opinión pública y electorado que salen a la carta. Que proliferan con resultados, en algunos casos, totalmente opuestos unos de otros. Lo que genera que el nivel de incertidumbre se eleve.

Aporta mucho a este clima de incertidumbre el hecho de que al día de hoy sólo tengamos lanzados a la campaña preelectoral a un puñado de candidatos. Por Juntos por el Cambio está claro que Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich están en carrera, el resto es todo incertidumbre, al punto que al día de hoy aún se desconoce si la UCR presentará candidato propio o irá como vagón de cola del PRO, o si el expresidente Mauricio Macri será de la partida, ya que sigue jugando a la incógnita.

Del lado del Frente de Todos, recién esta semana empezaron a asomar las intenciones de Daniel Scioli y Juan Manzur de ser candidatos. Mientras que Sergio Massa, tácticamente, volvió a despegarse de tal posibilidad. El que no se despegó y esbozó la posibilidad de buscar un nuevo mandato fue el presidente Alberto Fernández, que publicó sobre el cierre de la semana un video para criticar a Mauricio Macri, y de paso sugerir su intención de continuar.

En el mientras tanto, los sectores que aparecen como opción a ambos consolidan nichos propios. Lo hacen los libertarios de Milei, que van fortaleciendo su espacio, aún lejos de meterse en la pelea seria por llegar a la segunda vuelta. Además, empiezan a aparecer otras opciones, de corte federal y peronista. Es que a principios de esta semana anunciaron un acuerdo, de cara a las Paso, el salteño Juan Manuel Urtubey y el cordobés Juan Schiaretti. Ambos con intenciones de precandidatearse por un espacio que supere la grieta, según anunciaron. A esa dupla se sumó, sobre el fin de semana, el puntano Alberto Rodríguez Saá. Queda aquí la incertidumbre de ver quienes más se sumarán a ese espacio. Un espacio que bien podría servir a los provincialismos como vía de escape de la grieta.

Volviendo a las encuestas, esta semana se conoció una de Zuban-Córdoba que grafica con bastante claridad lo que está sucediendo. En el informe, que se presentó en dos etapas, se refleja que nadie tiene chances, al día de hoy, de ganar en primera vuelta. Además, se ve que quienes tienen individualidades ya disputando la carrera tienen una mejor perspectiva para las Paso que los espacios que aún no tienen precandidatos en danza. También, que en segunda vuelta la oposición se impondría, en cualquier escenario.

Como curiosidades se puede indicar que por primera vez en más de 18 meses el Frente de Todos logra ponerse en primer lugar de una encuesta, por tres puntos de diferencia, sobre Juntos por el Cambio, en la pregunta sobre a qué espacio votaría si la elección fuera mañana. Pero esa diferencia y los puntos que logra no le va a alcanzar para ganar en primera vuelta. Lo que lo llevaría a un balotaje, y allí, en la pregunta de los escenarios individuales, ningún candidato del FdT se impone a Larreta o Bullrich. Massa es el único que podría disputar la historia, siendo hoy el dirigente más competitivo del espacio, pero por ahora dice que no juega.

Asuntos separados

Hay algo en lo que todas las encuestas coinciden, y es en el interés del electorado. Un interés que, al ser contrastado con los temas que hoy debaten los referentes políticos, deja en claro que la política no está discutiendo los temas que a la gente le interesan.

Por lejos, la situación económica (inflación y trabajo) y la seguridad son los temas que más le preocupan a la gente. Muy lejos de la corrupción o la situación de la justicia, que es lo que discuten públicamente los referentes de la política.

Que la inflación sea una de las preocupaciones es lógico. Esta semana se conoció el índice de inflación de diciembre, que según el Indec marcó un 5,1%. Esto fijó la inflación anual en 94,8%, transformando a la Argentina en el cuarto país con mayor inflación del mundo. Además, marcando el récord de la mayor inflación en 31 años. Esta es la mayor preocupación de la opinión pública. Pero no de los frentes nacionales, que siguen discutiendo sus cuestiones particulares.

Esta semana el gobierno nacional confirmó el llamado a sesiones extraordinarias para el período del 23 de enero al 28 de febrero. En ese lapso se proponen una veintena de temas a tratar, entre ellos el juicio a los miembros de la Corte Suprema, la modificación de la cantidad de miembros del cuerpo, la modificación del Consejo de la Magistratura, y otros temas que hacen a la agenda chiquita de la política. Por otra parte, hay también proyectos de ley que apuntan a reactivar o mejorar la situación de varios sectores de la economía que, con estas herramientas legislativas podrían ayudar a torcer la situación angustiante que atraviesa la ciudadanía. Pero la oposición ya adelantó que no permitirá el tratamiento de ningún tema, si los temas de la justicia se mantienen vigentes. Oficialismo nacional y oposición enfrascados en sus caprichos, muy lejos de la gente.

Este alejamiento se vio esta semana en los intentos de recorridas públicas de los candidatos de uno y otro espacio. Horacio Rodríguez Larreta fue abucheado, silbado e increpado por vecinos en una de sus incursiones a las playas bonaerenses. Alberto Fernández también fue abucheado y silbado en una de las recorridas por la misma zona. La gente les hace sentir la distancia, pero ellos aún no acusan recibo y siguen debatiendo sus particularidades.

Una realidad muy distinta sucede en las provincias que no son parte de la grieta como Misiones, donde al gobernador Oscar Herrera Ahuad se lo puedo ver el fin de semana pasado en un restaurante y en una heladería de la costanera de Posadas, disfrutando de un paseo en familia, sacándose fotos con vecinos que se acercaban a saludarlo y darle aliento. Esta cercanía de la gente al dirigente explica en parte el buen desempeño electoral que viene teniendo el Frente Renovador de la Tierra Colorada.

Los jóvenes en el centro

En este proceso de reconstrucción constante de la relación entre la fuerza política mayoritaria de Misiones y la ciudadanía, en las filas del Frente Renovador hablan del inicio de una nueva forma de vincularse con la sociedad. Prometen para este año electoral una fuerte participación de los sectores juveniles, con la economía del conocimiento como punto central de la propuesta de la nueva Renovación.

La primera muestra de que se avanzará en ese sentido se dio esta semana cuando el gobernador presentó el plan para el primer empleo joven, una promesa cumplida con el sector.

Además, el oficialismo local espera presentar ante los misioneros una propuesta “con ideas nuevas y mentalidad abierta”, según aseguran.

Así, mientras la propuesta electoral de los espacios nacionales para los misioneros estará centrada en sus intereses particulares, la de la renovación promete estar centrada en los temas de la gente, y sustentada sobre una gestión sólida, con capacidad para resolver problemas, que tiene resultados positivos para mostrar. Resultados que reflejan un crecimiento que se cimentó sobre la integración de nuevas tecnologías digitales, energéticas e industriales.

Todo esto, pensando en las elecciones de mayo, cuando se definan los cargos provinciales. Después, entre agosto y noviembre, habrá elecciones nacionales y en ese marco la renovación también prepara su propuesta. De momento, la llamada “boleta corta”, está muy firme.

Es decir, el Frente Renovador no tiene, al día de hoy, la intención de atar su voluntad a ningún frente nacional. Para esa boleta prepara sus propuestas con Carlos Arce como candidato a Senador, algo que se había anunciado en las últimas semanas del año pasado.

La novedad ahora es que se perfila el golfista, y actual concejal de Posadas, Daniel “Colo” Vansik como candidato a diputado nacional.

No quedan dudas de que el año electoral está en marcha, podríamos decir que incluso desde antes de que se termine el año calendario 2022.

Los espacios se van preparando, y la gente empieza tímidamente a mirar a los políticos en código electoral, para empezar a encaminar las definiciones que luego se volcarán a las urnas. 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias