¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Piden intervención a la Provincia

En Puerto Libertad reclaman más tierra para desarrollarse

El intendente Ferreira recordó las limitaciones de superficies públicas y los problemas históricos que tiene la localidad
miércoles 21 de diciembre de 2022 | 9:45hs.
En Puerto Libertad reclaman más tierra para desarrollarse
En Puerto Libertad reclaman más tierra para desarrollarse

Desde la Municipalidad de Puerto Libertad se reclama más tierra para posibilitar el desarrollo de la localidad. El intendente municipal Fernando Ferreira se lo planteó a la Provincia, en el marco del 97º aniversario fundacional de la localidad. “Quiero pedir al gobierno de la provincia de Misiones, aprovechando la presencia del vicegobernador (por Carlos Arce), que nos ayude a los liberteños a conseguir tierras para poder desarrollarnos”, sostuvo el jefe comunal.

 El problema de tierras en el ejido urbano de Puerto Libertad es de antigua data, desde la fundación misma del pueblo.

Por eso, el intendente planteó: “No podemos seguir encerrados por decisiones empresariales y haremos todo el esfuerzo para conseguirlo. En este sentido, sabemos del acompañamiento de nuestras autoridades provinciales”.

Es que el pueblo fue desde sus orígenes un establecimiento yerbatero, con toda la infraestructura que luego fue donada a la Provincia con las viviendas, el sistema de agua corriente, la usina que proveía de energía eléctrica a la población, el hospital, la iglesia, etcétera. Todo esto, que estaba rodeado de yerbales, fue vendido en su momento a Celulosa Argentina (luego esta firma hizo lo propio a Alto Paraná, hoy Arauco).

Reconvertido en plantaciones de pinos, el encierro continuó hasta estos días. Es más al adquirir Arauco la propiedad que perteneciera a la empresa Pérez Companc, Arauco pasó a tener más de 50 mil hectáreas de pinares, sobre un total de 88 mil hectáreas que conforman el ejido municipal de Puerto Libertad, uno de los más extensos de la provincia de Misiones.

 En suma, el problema de la tierra es complejo por donde se lo mire.

Por no contar con suficiente cantidad de superficie para el desarrollo de la localidad, el intendente había reiterado el pedido el 14 de diciembre, en que la localidad celebraba el 97º aniversario de su fundación (1925), con un acto alusivo en la plaza San Martín, la presencia de autoridades locales, los intendentes municipales de las vecinas Wanda, Andrés Cúper, y Puerto Esperanza, Alfredo Gruber, descendientes de pioneros y antiguos vecinos.

 Nació como Puerto Bemberg

Puerto Libertad nació como Puerto Bemberg -en honor de la familia colonizadora del lugar -el 14 de diciembre de 1925. Entonces llegaba por el río Paraná quien fuera el primer administrador de la firma Safac (del Grupo Bemberg), el ingeniero francés y estudioso de la yerba mate de cultivo Pablo Allain, junto a un puñado de hombres, entre ellos Fernando Rosset, los hermanos Addor y las primeras dos mujeres: doña Prudencia Andino, cocinera de la expedición, y su hija Corina, a la sazón con 15 años de edad.

 El lugar era conocido como Puerto Tercero por obrajeros y cosechadores de yerba mate silvestre, que trasladaban esos productos selváticos río abajo por el Paraná.

 Casi inmediatamente desde la fundación, en Puerto Bemberg se fue apeando el monte nativo para ir reemplazándolo por el oro verde. Las plantaciones de yerba mate prosperaron hasta el punto de convertir al establecimiento -hacia los años 40- en el poseedor de los yerbales de cultivo más extensos conocidos; un dato desconocido para la mayoría en este tiempo, cuando sólo quedan unas pocas hectáreas, luego de sucesivas crisis en el sector.

 A esta localidad se le reconoce desde su fundación el liderazgo en distintos aspectos, como haber sido una de las primeras poblaciones con agua corriente y energía eléctrica.

Los obreros y empleados contaban con viviendas dignas y los pagos se realizaban con dinero y no con vales, como se estilaba a principios del siglo XX. El establecimiento maderero y yerbatero, como así el pujante pueblo, tuvieron su punto de mayor esplendor hacia la segunda mitad de los años 40. Se denominó Puerto Bemberg hasta la segunda presidencia de Juan Domingo Perón, para luego pasar a denominarse Puerto 17 de Octubre.

 Luego del golpe de Estado de 1955, pasó a denominarse Puerto Libertad, o Libertad, hasta estos días. Hacia fines de los años 50 se institucionalizó el lugar, agregándose a las 25 mil hectáreas de Puerto Bemberg, para conformar el ejido municipal, las propiedades de la ex Pérez Companc y Urugua-í, con lo que el municipio.

 La historia siguió con el reemplazo de los yerbales por miles de hectáreas de pinos, por lo que la actividad económica comenzó a girar en torno de la forestoindustria. 

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?