Mariano Hernando, entrenador de ‘Los Toros’

El rugby, la herramienta generadora de segundas oportunidades

viernes 16 de diciembre de 2022 | 6:00hs.
El rugby, la herramienta generadora de segundas oportunidades
El rugby, la herramienta generadora de segundas oportunidades

Mariano Hernando impulsa desde varios años un proyecto deportivo fuera de lo común. Como profesor de Educación Física y jugador profesional de rugby, decidió aplicar su esfuerzo y conocimientos a un grupo que hizo del deporte un modo de vida para crecer, progresar y lograr una segunda oportunidad. Así llegó en 2016 a la Unidad Penal III, de Eldorado, con la pelota en mano. Con el correr de los días formalizó el proyecto Takleando Muros que posteriormente dio vida al equipo de ‘Los Toros’, el primer equipo de rugby compuesto por reclusos de América Latina en jugar un torneo oficial.

“La propuesta surgió cuando todavía estudiaba educación física en la universidad de La Plata. La idea era retribuir tantos años de estudio con una actividad social así que me pareció importante llevar el rugby a la cárcel. Lo pensé como un deporte que une y que le podía generar una nueva oportunidad a las personas que están excluidas, ese era el objetivo inicial y la verdad es que fue muy beneficioso”, le contó a El Territorio.

Hernando sabía que el deporte en sí iba a contribuir positivamente a aquellos privados de su libertad. Pero una vez adentro, se dio cuenta que había muchas otras necesidades por satisfacer “y así empezamos a utilizar el rugby como una herramienta para poder cumplirlo”, explicó y enumeró: “Por ejemplo, había un 50% de personas analfabetas, muchos que resolvían sus conflictos por medio de la violencia física, muchos que consumían drogas. Pero una vez que los captábamos, el rugby nos permitía también trabajar en esas cuestiones, en ayudarlos a mejorar, a progresar. Y hoy la cárcel de Eldorado es una cárcel de oportunidades”.

 De esa forma, los reclusos comenzaron a aplicar todos esos valores fomentados por el deporte en su vida diaria; y eso cambió el paradigma. “Comenzamos a pensar en que sólo el rugby ya no alcanzaba así que pusimos en marcha un plan integral para que la personas privadas de su libertad recuperen su dignidad con talleres, cursos de formación, capacitaciones, oficios y más”, destacó.

Hoy, nominado al Misionero de Año en reconocimiento a la loable causa que encabeza, el profesor resaltó que se trata de un trabajo en equipo que involucra a muchos actores y muchas voluntades. “Nos sorprende. Es cierto que es un premio individual pero es el reflejo de todo el esfuerzo grupal. Es muy gratificante porque la gente valora y reconoce el esfuerzo, sobre todo en un tema medio tabú como lo es la cárcel”, deslizó y agregó: “Creo que debemos preguntarnos cómo queremos que esa persona salga de la cárcel. Yo creo que los mejor es que sea alguien que haya aprendido y utilizado ese tiempo para mejorar. Esa sería la verdadera reinserción”. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?