domingo 29 de enero de 2023
Cielo claro 30.7ºc | Posadas

Para Misiones se proyecta una reducción entre el 50% y 55% de los milímetros mensuales

La escasez de lluvias seguirá al menos hasta febrero

El pronóstico trimestral del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) prevé otro verano con precipitaciones por debajo de lo normal. Recién se normalizaría hacia el otoño

miércoles 07 de diciembre de 2022 | 6:05hs.
La escasez de lluvias seguirá al menos hasta febrero
El arranque del 2022 en Misiones fue critico por las altas temperaturas y la falta de precipitaciones.
El arranque del 2022 en Misiones fue critico por las altas temperaturas y la falta de precipitaciones.

Restan pocos días para el arranque del verano y en este contexto el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) publicó un informe sobre cómo será el pronóstico para el trimestre diciembre-enero-febrero 2023. Uno de los principales puntos arrojó que hasta el final de la temporada estival persistirá el fenómeno de La Niña, que se caracteriza por lluvias por debajo de los promedios habituales, con una probabilidad de un 76%.

Por cuarto verano consecutivo, se prevé un trimestre nuevamente con porcentajes bajos de precipitaciones. En el caso de Misiones, se pronostican lluvias entre un 50% y 55% inferior a los valores promedio para los meses más calurosos del año. El mismo panorama de reducción de lluvias se espera para toda la región del Litoral y el Norte de Buenos Aires. En relación a las temperaturas, los valores se ubicarían dentro de los parámetros normales, aunque no se descartan olas de calor.

Uno de los principales interrogantes de los meteorólogos es acerca de la persistencia de La Niña, que habitualmente dura entre uno y dos años como mucho y el fenómeno hasta el momento ya va por más de tres años consecutivos, que arrancó durante junio de 2019. De acuerdo a los modelos meteorológicos elaborados hasta el momento, se espera que recién en marzo las precipitaciones se normalicen.

Si bien en la tierra colorada se registraron abundantes precipitaciones en lo que va del 2022, aunque no lo suficientes para ubicarse dentro de los números normales pero que permitieron la recuperación de arroyos y de pasturas, la preocupación radica en la intensidad del déficit hídrico para los próximos meses. Por ello, se insistió en la prevención de salud y la prohibición de quemas, en el afán de evitar incendios como los que ocurrieron entre enero y febrero de este año.

Otro verano con La Niña

El SMN publicó días atrás un reporte con el pronóstico para lo que resta de diciembre y para enero y febrero de 2022. “De acuerdo a los modelos dinámicos y estadísticos, en promedio, en el trimestre hay 76 por ciento de probabilidad de que se mantengan las condiciones de La Niña”, se indicó desde la entidad. Se agregó que en los últimos 30 días se mantuvo la condición de enfriamiento en el Océano Pacífico, hecho que dificulta la generación de humedad para la lluvias, y con ello se explica la reducción de precipitaciones.

En este punto, en las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos y norte de Buenos Aires se prevé que las precipitaciones sean inferiores a los valores normales, entre un 50% y 55%. En tanto, en las zonas de Córdoba, Santiago del Estero, Chaco, Formosa, Santa Fe y la zona cordillerana de Santa Cruz, Chubut y Río Negro se estiman precipitaciones dentro de los parámetros normales o inferiores a lo habitual.

Además, en el pronóstico trimestral, también se hizo hincapié en las temperaturas, que en la zona del Litoral (incluyendo a Misiones) se prevén valores normales. En otras zonas del país, como la franja central y cordillerana, se estipulan números que superarían los parámetros esperados para el verano.

“El informe lamentablemente indica que hasta febrero del año que viene continuará el fenómeno de La Niña, por lo que será el cuarto verano consecutivo que tendríamos lluvias por debajo de los promedios esperados”, indicó José Olinuk, agrometeorólogo de la estación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) Cerro Azul, en diálogo con El Territorio.

Pese a la continuidad del déficit hídrico, Olinuk precisó que este año se llega al verano de otra manera en Misiones, al recordar que se registraron precipitaciones que permitieron la recuperación de la humedad en los suelos, una situación que no se observa en otros puntos del país donde la sequía, hasta el momento, es más intensa.

“De junio a noviembre se registraron 633,5 milímetros de precipitaciones, cuando el promedio para ese período es de 922,5 milímetros. Es decir, llovió 289 milímetros menos de lo habitual, pero eso no significa que hubo una sequía en Misiones, sino de que llovió por debajo y que dentro de todo, Misiones está bien a diferencia de otras zonas”, dijo el agrometeorólogo, que luego citó que las lluvias del trimestre marzo-abril-mayo totalizaron 864 milímetros, hecho que jugó a favor de la recuperación de arroyos y pasturas.

“Llovió dentro de todo lo suficiente pero las perspectivas para diciembre, enero y febrero no son para nada alentadoras por la continuidad de La Niña. Más teniendo en cuenta que estamos con temperaturas muy elevadas y con un índice de radiación muy elevado”, dijo Olinuk, al tiempo que consideró que “este verano llegamos diferente porque llegamos con lluvias y no con temperaturas extremas y sequía como ocurrió en el verano pasado”. Sin embargo, insistió en el cuidado y en la alerta por incendios.

Persistencia del fenómeno

Desde 2019, la Argentina en su totalidad está con lluvias por debajo de los promedios para cada mes. El arranque del 2022 fue récord no sólo por precipitaciones prácticamente nulas sino por las temperaturas récords.

“Todavía no está claro por qué tenemos una Niña de una duración tan larga, cuando lo normal de este tipo de fenómenos es que dure más o menos un año o incluso puede extenderse hasta dos años como mucho, pero ya superamos el tercer año consecutivo de La Niña”, afirmó Cindy Fernández, meteoróloga y comunicadora del SMN.

En este contexto, citó que el verano estará signado por menos precipitaciones aunque recordó que “eso no significa que no llueva” durante el próximo trimestre. “Los pronósticos indican que hacia marzo hay una tendencia a la normalización de las lluvias o de una neutralización del fenómeno. Se espera que esta vez la intensidad del fenómeno sea de leve a moderado y que a medida que nos vayamos acercando hacia el final del verano, la intensidad vaya debilitándose”, comentó.

Si bien la probabilidad arroja un 76% de probabilidad de lluvias debajo de lo normal “eso no significa que otras oscilaciones climáticas intervengan, que debiliten o intensifiquen a La Niña”, explicó Fernández.

Por otra parte, se refirió a las altas temperaturas que aquejan a buena parte del país, entre ellas la tierra colorada, y adelantó que para los próximos días se esperan temperaturas máximas que oscilarán entre los 37 y 40 grados y señaló que “estamos registrando una semana con temperaturas extremas, por lo que no es normal que a esta altura del mes tengamos un evento de tan altas temperaturas”.

“Lo que se ve a nivel global es la tendencia del cambio climático que hace que de manera consecutiva y de manera intensa se registran olas de calor, que afectan no sólo a la Argentina sino también al mundo entero”, advirtió la meteoróloga del SMN.


En cifras

76%

Es el porcentaje de probabilidad de desarrollo de La Niña,con una intensidad entre leve y moderada, según el SMN para diciembre, enero y febrero en todo el país.

633,5

La cantidad de milímetros en Misiones entre junio y noviembre, cuando lo esperado es 922,5 milímetros. Fueron meses con lluvias por debajo de lo normal.


Un año de vaivenes meteorológicos

Un año con muchas variaciones. Con esos términos se refirió Cindy Fernández, meteoróloga del SMN a cómo fue el 2022 hasta el momento en materia meteorológica.

“Fue un año muy cambiante. Si hacemos memoria, tuvimos el enero más caluroso en años, con 25 días de temperaturas que superaron los 40 grados, con una ola de calor en el que se rompieron 60 récords”, dijo.

Luego, añadió: “Después ya en febrero refrescó un poco y hasta septiembre predominaron las bajas temperaturas, siendo uno de los otoños e inviernos más fríos en los últimos 60 años, que nos hizo olvidar el calor de enero”.

“Sin embargo, las temperaturas de noviembre y lo que va de diciembre, que son elevadas, pueden revertir el panorama y que finalicemos el 2022 con valores por encima de los promedios”, alertó Fernández.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias