lunes 30 de enero de 2023
Muy nuboso 36.1ºc | Posadas

Solicitan excarcelar a joven detenida como sospechosa en un asesinato

Laura Viviana B. está detenida desde hace 19 meses. Su abogado defensor planteó además presuntas irregularidades en la investigación por el crimen de David “Napy” Ferreyra (20)

martes 29 de noviembre de 2022 | 11:15hs.
Solicitan excarcelar a joven detenida como sospechosa en un asesinato
Durante el ataque, el fallecido recibió una puñalada que le perforó el hígado. Foto: Policía de Misiones
Durante el ataque, el fallecido recibió una puñalada que le perforó el hígado. Foto: Policía de Misiones

El asesinato de David Ferreyra (20), alias Napy, ocurrió en la noche del 1 de mayo de 2021 en el barrio Kilómetro 28, de Campo Viera. Por el hecho, en el cual el joven recibió una puñalada que le perforó el hígado, hay cuatro personas detenidas desde entonces. En ese contexto, la defensa de una de las acusadas como partícipe secundario solicitó su excarcelación.

Los implicados en la presunta gresca que culminó con la vida de Napy Ferreyra fueron identificados como Alejandro Mario B., Darío Alejandro P., Pablo Daniel E. y Laura Viviana B., quienes se encuentran detenidos por homicidio simple en calidad de partícipe primario y homicidio simple en calidad de partícipes secundarios.

El pedido de excarcelación, en tanto, fue emitido por el abogado Federico Padolsky a cargo de la defensa de la implicada en el homicidio como partícipe secundaria, Laura Viviana B.

Entre los fundamentos se encuentran razones humanitarias y la inexistencia del peligro procesal. Lo primero refiere a que el pedido de libertad es en beneficio del vínculo materno-filial de Laura Viviana B. con su hija de 5 años de edad.

El padre de la detenida y abuelo de la menor solicitó la guarda, pero al momento de dar el consentimiento para ello, el progenitor de la niña, sin vínculo afectivo previo con ella, se negó y se la llevó a un hogar desconocido.

Según testimonios de profesionales que se encuentran al tanto de la problemática, esto ocasionó a la niña episodios de angustia y ataques de ansiedad.

Por otro lado, la inexistencia del peligro procesal apunta a que la instrucción ya fue cumplida y no existe peligro de fuga tras 19 meses privada de su libertad, puesto que, en caso de ser condenada, ya tiene cumplida gran parte de la pena en expectativa prevista.

Falta de pruebas

Además, según lo manifestado en la solicitud a la que tuvo acceso El Territorio, no existen pruebas que demuestren que Laura Viviana B. haya cometido la conducta que se le imputa.

En relación a este punto, Padolsky presentó el 16 de noviembre ante el Tribunal Penal de Oberá la solicitud para promover una instrucción suplementaria en tanto la imputación de su defendida “no se sustenta en base a las pruebas colectadas en autos”, por lo que considera importante la reconstrucción de los hechos.

Siempre según el mencionado documento, en el requerimiento de elevación a juicio, presentado por parte de la fiscalía a fines del año pasado, se pone de manifiesto que Alejandro Mario B. y Laura Viviana B. cooperaron con Darío Alejandro P. y Pablo Daniel E. propinándole golpes en distintas partes del cuerpo a David Napy Ferreyra.

Todo esto para que Darío pudiera agarrarlo, sostenerlo y así Pablo le propinara una estocada con el cuchillo en la zona del abdomen, ocasionándole una lesión que posteriormente le provocó la muerte.

En cuanto a la reconstrucción del episodio por parte de los pesquisas, el defensor de la mujer cuestionó que lo recabado en instrucción no articula un relato lógico sobre cómo sucedieron los hechos relevantes de la causa, es decir la sucesión de episodios en distintos espacios y tiempos dejando afuera, además, aportes del cuerpo médico forense y el informe de criminalística.

En esta línea, aseguró que no existen testimonios que ubiquen a su defendida cooperando con golpes a la víctima y agrega que el informe de autopsia del fallecido “revela una herida ‘limpia’”, en tanto que se trató de una “lesión cortante y perforante en legión de flanco derecho del abdomen”.

Según el documento, no se constatan moretones u otras lesiones superficiales características de golpes recibidos.

Por otro lado, los testimonios tenidos en cuenta para enjuiciar a las cuatro personas detenidas son los recepcionados y redactados en sede policial, es decir que los testigos “jamás fueron oídos por personal judicial ni auxiliares de la justicia, capacitados específicamente para entender en casos como el ‘sublite’, que requieren de una minuciosa investigación”, explica el letrado en el documento.

La noche de la muerte de Napy Ferreyra, minutos antes, había resultado herida Gladis B., madre de la encartada.

Según su testimonio y el de las personas que se encontraban en su vivienda, Napy le asestó un golpe en la cabeza con un serrucho, lo cual le provocó una grave herida a la cual le debieron realizar siete puntos quirúrgicos en el hospital local.

Es en ese contexto que Laura Viviana B. asistió a su madre y resguardó a su familia, solicitó a los demás que se retiraran del lugar y llamaron a la policía.

El defensor asegura, entonces, que no se encuentra probado que su defendida “haya corrido ni golpeado a Napy Ferreyra” luego de la agresión a su madre. “Ello trae como consecuencia que no se la puede ubicar en el momento ni lugar en que se produce el apuñalamiento, que sucede con posterioridad a dicho evento”.

Por otro lado, el defensor refiere que en el momento de lesionar a Gladis, Napy Ferreyra “se encontraba armado con un serrucho, y a juzgar por la escalada de violencia por él desplegada, estaba dispuesto ‘a matar o morir’, como amenazó a todos los concurrentes en reiteradas oportunidades aquella noche”.

Los primeros en tomar conocimiento de lo sucedido fueron integrantes del Comando Radioeléctrico y de la comisaría local, quienes al arribar al lugar donde se desarrolló el incidente dialogaron con la mujer que había sido herida instantes antes, quien antes de ser hospitalizada alcanzó a dar algunos detalles de lo sucedido.

En el acta policial de aquella noche, los uniformados relatan que al llegar al lugar encuentran una mujer herida con una lesión cortante en la cabeza.

También mencionan que “existe una segunda persona herida”, la cual refiere a Pablo Daniel E. que había recibido un golpe de puño en la nariz por parte del fallecido, según consta en el certificado médico del detenido.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias