martes 31 de enero de 2023
Cielo claro 22.7ºc | Posadas

En algunos casos cuentan con reservas hasta octubre del año que viene

Salones infantiles, con gran demanda y fuerte reactivación tras la pandemia

Quienes se dedican a la organización afirman que este año lograron reponerse luego de dos años con escasa actividad. Consideran el 2022 como positivo para el sector

lunes 28 de noviembre de 2022 | 6:05hs.
Salones infantiles, con gran demanda y fuerte reactivación tras la pandemia
Con precios accesibles, clave en el rubro de eventos. Foto: Víctor Hugo Paniagua
Con precios accesibles, clave en el rubro de eventos. Foto: Víctor Hugo Paniagua

Diversos rubros de la economía sintieron los efectos del freno total que provocó la pandemia por el coronavirus. Uno de ellos fue el ligado a las fiestas y eventos, que volvieron de manera progresiva a finales del 2020 con protocolos sanitarios de por medio. A lo largo del 2021, la actividad fue aún mayor y con más demanda. En el medio, muchos de ellos debieron reinventarse para sobrellevar la situación y poder mantener en pie salones y juegos, como ocurrió puntualmente en el segmento de los peloteros que sintió de lleno el parate económico del Covid-19.

Tras ese período complejo, propietarios de diferentes emprendimientos dedicados a los eventos infantiles aseguran que el 2022 representó una bocanada de oxígeno tras dos años con escasos eventos. Y sobre todo, consideran que el año concluye con indicadores positivos, superando incluso la actividad que se registraba antes de la pandemia. Actualmente, la demanda va en ascenso y los pedidos ya no se limitan únicamente a los fines de semana, incluso se registran en días de semana.

En algunos casos, emprendedores del sector cuentan con reservas y pedidos para el segundo semestre del año que viene, en un 2023 que los llena de expectativas.

Sobre este punto Marcelo Garay, trabajador del rubro infantil en Posadas, relató a El Territorio cómo le costó al sector la reactivación luego de la pandemia: “Este año recién estamos alcanzando números previos a lo que fue antes del confinamiento por Covid-19. Lo que dejó la pandemia fue inédito para todos, inesperado y llegó para modificar algunas cosas para mejor, como el cuidado de las personas en los eventos”.

Garay se dedica desde hace cinco años con su emprendimiento Salón Adacadabra a organizar los cumpleaños para niños desde 1 hasta 10 años.

Sobre los importes, señaló: “Los precios son accesibles para el bolsillo del papá y la mamá. Vienen a festejar cumpleaños diferentes clases sociales y eso es a lo que apunto, llegar a todos y que el niño pueda disfrutar de su fiesta con ciertas comodidades”.

En este sentido, mencionó que son actualmente cinco los peloteros en Posadas que cuentan con todo el marco legal para comercializar, y que durante la pandemia muchos tuvieron que cerrar sus puertas.

“La pandemia nos sorprendió. En mi caso, no me pude reinventar en este rubro, tuve que hacerlo en otro y pasé de ser jefe a empleado de otra persona”, sostuvo Garay.

En el medio, debió vender algunos bienes inmuebles para poder sostener el alquiler del lugar y los respectivos impuestos.

Además, destacó que el dueño del lugar fue considerado en relación a la situación crítica que estaba sucediendo en el mundo entero.

“Fue difícil para este rubro, porque tenemos todo montado y armado para trabajar y no podíamos hacerlo. Fuimos los primeros en cerrar y los últimos en abrir”, recordó.

A medida que algunos sectores fueron volviendo paulatinamente a la normalidad, el rubro de eventos fue uno de los últimos en volver.

Garay lamentó que debido a esto tuvo que acompañar a dos colegas que debieron cerrar permanentemente sus salones de fiestas y expresó: “Los ayudé a desarmar y fue triste pasar por eso. Pensé que me iba a tocar, pero no llegó ese momento y acá estamos resistiendo”.

Con respecto a la demanda, indicó que el salón está trabajando de lunes a lunes y que incluso tiene reservas hasta octubre del 2023.

“Las personas pueden señar. El precio aumenta cada dos meses. Los padres saben de ello, se les avisa un mes y medio antes el costo final del mes del evento, y se descuenta lo abonado previamente. Algunos pagan mensualmente hasta la fecha del cumpleaños. También trabajamos con las billeteras virtuales para comodidad del cliente”, detalló.

“La vuelta pospandemia fue más difícil, sin embargo, el 2022 fue meramente positivo. Las personas vienen, les gusta el servicio que se brinda y nos eligen. Nos consultan, incluso algunos ya reservan. De esta manera, sostengo que el 2023 será aún mejor”, reflexionó.

Recobrar el terreno perdido
Por otra parte, Patricia Duarte, dueña de un salón infantil en San Ignacio, indicó que la activación del sector luego de la pandemia fue crítica: “Nos costó mucho remontar y cerramos las puertas durante esa etapa porque el salón es propio pero aquellos que alquilaban la pasaron peor. En Posadas muchos colegas cerraron”.

Sin embargo, relató que durante este 2022 a los salones y peloteros les fue mejor porque las personas perdieron el miedo que tenían previo a que se levanten todas las restricciones.

“Este año trabajamos sin parar. Estamos sin fechas disponibles durante el fin de semana y cubriendo los dos primeros meses del año que viene”, afirmó.

Por otro lado, recordó: “En 2021 no trabajamos bien. Por ello, incorporamos el alquiler porque la gente se acostumbró a festejar en sus casas”.

Seguidamente, manifestó: “A partir del 2022 cambiaron las cosas. Las personas dejaron de tener miedo y muchos querían festejar lo que en ese momento de confinamiento no se pudo”.

En este sentido, Duarte aseguró que durante el año pasado había temor por la cantidad de virus y los positivos por Covid-19.

“Se nos brindó un protocolo que cumplimos a rajatabla. Si había un positivo un día antes de un cumpleaños, lo suspendíamos. Si existía un positivo unos días después debíamos avisar a todos los invitados que asistieron”, contó.

Más tarde, subrayó: “Indudablemente los números que llevamos ahora superan los de prepandemia”.

De este modo, explicó que luego de la reactivación del sector en San Ignacio y en localidades aledañas trabajan no sólo sábado y domingo sino también durante la semana: “Anteriormente las personas no festejaban los días de semana. Ahora nos piden el salón un lunes, un jueves o viernes. Cambió incluso el paradigma de celebrar otros días que no sea fin de semana”.

En tanto, Lucía, quien también es emprendedora del rubro eventos infantiles en Posadas manifestó: “Durante la pandemia comencé a alquilar aún más los peloteros inflables y a veces me llamaban para decorar cumpleaños para no más de diez personas. Iba con barbijo, tenía cuidado con la distancia y constantemente la utilización de alcohol”.

Asimismo, señaló que tuvo trabajo en la pandemia gracias a sus clientes que la siguen desde hace casi ocho años. “Algunos querían una decoración sólo para la foto y para no dejar pasar una linda ocasión más allá de estar encerrados. Empecé a movilizarme más para los clientes y sus fiestas cuando ciertos rubros ya podían trabajar, considerando las etapas de mayor circulación. Trabajé por mi cuenta, pero fuimos los últimos en volver”.

Actualmente, la mujer indicó que se dedica al rubro infantil. Alquiler de peloteros, metegol, tejos, juego de plazas blandas, cama elástica, atriles con imágenes para pintar, sillas y mesitas. Además, es decoradora de un pelotero en el barrio Villa Cabello de Posadas y tiene su emprendimiento particular de decoración con alquiler de utilitarios.

 

En cifras

5 Actualmente, es el número de peloteros habilitados que operan en Posadas. Muchos de ellos debieron cerrar por la crisis de la pandemia.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias