martes 29 de noviembre de 2022
Cielo claro 33ºc | Posadas

Tras más de 20 años de dilaciones en el proceso contra un gendarme

La Corte analiza pedido de prescripción de una causa por femicidio

Carlos Ramón Gómez mató de cuatro tiros a su mujer, María Barreda (36), en diciembre del 2001. La causa llegó a juicio en 2003, pero hasta ahora no se realizó

viernes 25 de noviembre de 2022 | 6:07hs.
La Corte analiza pedido de prescripción de una causa por femicidio
Gómez ingresó el 31 de mayo de 2013 a la Seccional Primera. Foto: archivo el Territorio
Gómez ingresó el 31 de mayo de 2013 a la Seccional Primera. Foto: archivo el Territorio

Una ráfaga de disparos acabaron con la vida de una mujer de 36 años hace 20, casi 21, en Posadas. Ocurrió el 9 de diciembre del 2001 y por el hecho horas después se entregó el marido de la víctima, un gendarme posadeño llamado Carlos Ramón Gómez.

El caso, a la distancia pero también por lo dicho por actores judiciales citados por El Territorio entonces, no presentaba complicaciones para su investigación debido a la cantidad de pruebas. Había sido cometido con el arma reglamentaria e incluso el autor confesó lo ocurrido.

Se develó una presunta infidelidad de  María Esther Barreda -la víctima- con otro hombre al momento del crimen, y el expediente avanzó rápido a la elevación de juicio. Sin embargo, aún 20 años después, casi 21, la causa no se cerró.

Según pudo saber El Territorio en base a documentación que obra en el expediente, hace dos semanas Gómez recurrió de forma directa a la Corte Suprema de la Nación mediante un recurso de queja.  Tiene el acompañamiento del defensor oficial Mario Ramírez, titular de la Defensoría de Instrucción Tres de Posadas.

Sin embargo, el proceso hasta el momento había estado siendo llevado por abogados particulares.

El recurso ante el máximo órgano judicial se presentó luego del rechazo del recurso extraordinario federal del Superior Tribunal de Justicia, que fue notificado el último 10 de noviembre. El caso está caratulado como “EXPTE Nº 108195/2016 (ex 1129/2005) – GÓMEZ CARLOS RAMÓN S/ HOMICIDIO CALIFICADO”, delito que prevé prisión perpetua -aún no había sido incorporada la figura de femicidio-.

A grandes rasgos se solicitó el fin del proceso debido a varios puntos, pero sobre todo aludiendo que ya fue sobreseído oportunamente y que el delito ya prescribió. Arbitrariedad, violación del principio de defensa en juicio por preclusión, progresividad de los actos, gravamen institucional por subversión del orden procesal, juez natural- plazo razonable son los agravios incorporados.

El entonces gendarme se entregó ante sus camaradas en San José

Para entender el hecho hay que hacer un repaso del derrotero del proceso. Ante el crimen intervino el Juzgado de Instrucción Tres de Posadas, quien era presidido entonces por el juez Eduardo D’Orsaneo. El magistrado dictó pronto la prisión preventiva y luego la fiscal Margarita Wenner avanzó con el pedido de elevación a juicio , considerando que la instrucción estaba terminada.

Asimismo, el defensor Eduardo Paredes se opuso y pidió el sobreseimiento de Gómez con lo que tal vez era la única carta que tenía: aludió la inimputabilidad de su defendido en razón que había actuado -para explicarlo en términos simples- enceguecido por encontrar a su pareja con el amante.

Ante eso y por mayoría, en el 2003 el Tribunal Penal Uno resolvió luego revocar el auto de elevación a juicio y ordenó el sobreseimiento de Gómez, determinación que fue apelada por el Ministerio Público Fiscal.

Y es aquí donde aparece el punto de principal conflicto. La causa recayó en el Tribunal Penal Dos que, haciendo las veces de la Cámara de Apelaciones -creada en septiembre del 2013- ordenó que se continúe con la investigación. Como no podía volver al juzgado original, fue asignado al Juzgado de Instrucción Uno, entonces precedido por Enrique Gallardo.

El magistrado decidió liberar a Gómez y estableció una prórroga extraordinaria de la instrucción para determinar si el sospechoso sería sometido o no a juicio oral y público. Así, en el mar de dilataciones y demora de la Justicia, el imputado fue detenido nuevamente recién en 2013 por orden del TP2. Para entonces estaba en  Buenos Aires trabajando en un lavadero.

Todo parecía llegar a su fin cuando  en 2018, 16 años después del crimen, se estableció fecha de debate por el femicidio. Sin embargo el juicio se terminó suspendiendo por un razón insólita: el pedido de licencia de quien era entonces el único fiscal de Posadas. 

 

Ahora restará saber cuál es la decisión del máximo órgano judicial de Argentina, aunque independientemente de ello todo se resume a la frase de Séneca: “Nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía”.


El crimen y las versiones

Carlos Ramón Gómez está acusado de asesinar de varios balazos a su pareja el 9 de diciembre de 2001. Según informó este medio en distintas oportunidades, la pareja estaba reanudando la relación cuando ocurrió el hecho.

Los investigadores siguieron la pista de que el gendarme, por entonces con rango de sargento primero, habría seguido a su mujer desde una estación de servicio cuando la vio pasar a bordo de otro coche.

El crimen ocurrió en una casa ubicada a dos cuadras del club Centro de Cazadores, donde vivía el supuesto amante de la mujer. El gendarme llegó al lugar y encontró a su esposa con el desconocido.

Las versiones que se replicaron indican que los encontró teniendo relaciones sexuales -algo en lo que se apoyó la defensa-, mientras que el supuesto amante declaró que se estaba bañando y escuchó los disparos.

Lo cierto es que Gómez usó su pistola reglamentaria para asestar cuatro disparos a Barreda, quien murió en el acto. Después escapó y se entregó al día siguiente en el puesto de Gendarmería Nacional en el cruce de las rutas 105 y 14, en la localidad de San José.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias