martes 06 de diciembre de 2022
Algo de nubes 34.7ºc | Posadas

En el medio de la fiesta del Mundial

jueves 24 de noviembre de 2022 | 21:10hs.
En el medio de la fiesta del Mundial
Robertino y Silvio dejaron Roca para disfrutar una experiencia irrepetible y única en Doha. Fotos: Diego Vain
Robertino y Silvio dejaron Roca para disfrutar una experiencia irrepetible y única en Doha. Fotos: Diego Vain

Algunos llegan y otros se van. Español, inglés, árabe, portugués, francés y otros tantos idiomas se mezclan entre los pasillos de Free Zone. Banderas de todos los participantes y otros que quedaron afuera de la Copa del Mundo flamean por la calle principal del predio que muchos fanáticos eligieron para vivir de cerca la experiencia de la cita más importante del mundo.

En un predio a un costado de los dos aeropuertos que tiene Doha, la organización dispuso que se coloquen cientos de containers reconvertidos en habitaciones. Cada container tiene dos camas, un baño, un frigobar, un placard y, por supuesto, un aire acondicionado.

El Fan Fest permite a los fanáticos ver los distintos partidos en cómodos pufs.

Hasta allí llegaron Robertino Lukoski y Silvio Suárez, dos amigos que decidieron vivir otra vez desde cerca la experiencia de una Copa del Mundo. De Gobernador Roca y Jardín América, respectivamente, a París. Y de ahí a Doha. Dos días de viaje para desembarcar en la capital de Qatar y prepararse para alentar a la selección argentina en el estadio Lusail ante México.

“La verdad que tiene todo lo que necesitamos. Acá adentro (en el Free Zone) hay un supermercado, una farmacia, lugares para comprar comida y hasta tenemos un pequeño Fan Fest para ver los partidos en pantalla gigante”, contó Lukoski.

Apenas consiguieron las primeras entradas para el Mundial, los misioneros se aseguraron el alojamiento. Como la oferta era interesante, decidieron probar la vida en los famosos containers, que luego serán reciclados y, algunos, guardados para las próximas ocasiones en las que Qatar sea sede de un evento de grandes dimensiones.

Los misioneros ponderaron las comodidades que hay dentro del container.

“Cuando las cosas están bien organizadas, como acá, te permite venir a este tipo de lugares y después recorrer la ciudad, que es lo que vinimos a hacer”, agregó el oriundo de Gobernador Roca.

“Para lo que nosotros vinimos a hacer, esto está perfecto. Además, acá te cruzás con gente de todos los países y se vive el clima del Mundial”, explicó el comerciante.

Lukoski y Suárez ya tienen experiencia en un Mundial. Estuvieron en Rusia y hasta se animaron a manejar por las rutas del gran país euroasiático. Se subieron a los famosos trenes y recorrieron un país lleno de historia.

En Qatar las dimensiones no son tan inmensas y por eso los amigos pretenden aprovechar los días que tienen para conocer todo lo posible de un país que, en principio, se muestra como antagónico en muchos aspectos y que tiene mucho por descubrir.


Un lugar en el que sólo se respira fútbol

A toda hora, en el Free Zone hay gente por sus pasillos. A menos de dos estaciones del metro de Doha están los dos aeropuertos que tiene la capital qatarí. Los hinchas llegan en auto, en el subte y en colectivo.

La entrada, llena de banderas, les da la bienvenida a los visitantes que eligieron un lugar bien futbolero para vivir de cerca la Copa del Mundo.

Free Zone es, quizás junto a los Fan Fest, los lugares fuera de los estadios en los que se respira fútbol. Es que allí, entre el metal de los containers, se habla de fútbol, los hinchas se ilusionan con sus equipos, se debate sobre el VAR, sobre Messi y Ronaldo. Algunos festejan, otros se amargan.

Recorrer los pasillos de Free Zone es encontrar botines fuera de las casas. Preparados porque cuando pase el agobiante calor del desierto qatarí al mediodía, seguramente habrá un partido en las canchas que están sobre uno de los costados del complejo.

Otros prefieren ir a reservar un lugar en el Fan Fest, lleno de pufs, para esperar a que arranque la maratón de partidos del Mundial. El sol pega de lleno sobre el gran estacionamiento en el que está ubicada la pantalla gigante. A los fanáticos poco les importa.

A la hora del mediodía los kioscos de comida de la calle principal se llenan de filas. Cada hincha tiene la camiseta de su país, aunque las de Messi y Neymar sobresalen. No es que haya tantos argentinos y brasileños, es que los cracks son los elegidos por todos aquellos que llegaron a Qatar para disfrutar del Mundial.

Mientras el calor desaparece, aparecen las primeras luces artificiales. Free Zone se prepara para otra tarde-noche a puro fútbol. Allí, entre tantas camisetas e idiomas distintos, el Mundial parece más Mundial.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de El Territorio (@elterritoriooficial)

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias