sábado 26 de noviembre de 2022
Cielo claro 32ºc | Posadas

Demoras en ropas con componentes importados

Venta de indumentaria se sostiene pese a la suba de precios y esperan más demanda

Negocios del sector afirman que las prendas se encarecieron un 100%. La financiación a través de reintegros movilizan el mercado. Fin de año, un período clave para crecer en pedidos

lunes 21 de noviembre de 2022 | 6:05hs.
Venta de indumentaria se sostiene pese a la suba de precios y esperan más demanda
Desde el sector descartan faltantes aunque hay demoras con importaciones. Foto: Sebastián Velozo
Desde el sector descartan faltantes aunque hay demoras con importaciones. Foto: Sebastián Velozo

Si bien las prendas varían por temporada y por grupos de consumo, este año el sector de indumentaria fue el que más alza de precios registró. En este sentido, comerciantes del sector en Posadas afirmaron que hubo un aumento del 100% -e inclusive más- para proveerse de stock respecto al año 2021.

De acuerdo al último informe del Índice de Precios del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), durante el mes de octubre las prendas de vestir y el calzado aumentaron un 6,8%. El rubro muestra alzas significativas desde el invierno: en junio el incremento fue de 5,8%, para julio saltó a 8,5% y en los meses de agosto y septiembre el aumento informado por el instituto estadístico fue del 9,9% y del 10,6%.

Puntualmente en Posadas, algunos comerciantes de zona centro aseguraron que no hubo faltas por parte de los proveedores pero sí aumento de precios y demoras en prendas importadas. “De pronto alguna tela importada o algún calzado demora en llegar, pero no son relevantes”, comentó Lisandro Leoni, el encargado de María Agustina indumentaria femenina, en diálogo con El Territorio. En coincidencia, la propietaria de Luz de Luna ropa para bebés y niños, Vanesa Frankrajch, indicó que en su caso se notan “colecciones muy básicas en las fábricas”, lo que podría deberse “a que las telas son importadas y no hay tanta variedad”.

En ambos comercios remarcan que gran parte de las ventas se sostienen debido a los reintegros del 41% del programa Ahora Misiones. Y de cara a diciembre, se preparan de distintas maneras. “Se vende un poco y voy reponiendo, no me stockee mucho porque la venta viene muy tranquila, pero también la gente va a salir en diciembre a full a comprar”, señaló Frankrajch. Leoni, a su vez, consideró que “el contexto inflacionario hará que se adelanten las ventas y sea más pareja que otros diciembres. Las expectativas son buenas, contribuye a eso que somos competitivos hoy con el tipo de cambio respecto de Brasil y Paraguay por las compras que se realizan acá”.

También, desde Black Hawk indumentaria urbana indicaron que “fin de año es la época que más ventas hay, en especial para Navidad que es un boom”.

“Empezamos a comprar ahora el mayor stock posible porque tres semanas antes de fin de año colapsan los envíos y se demoran”, dijo propietario, Daniel Braun. Allí trabaja con Ahora Monedero de la billetera Yacaré, la cual otorga un reintegro del 25% de la compra.

Stock y venta
Por otra parte, los comerciantes analizaron los meses más significativos en ventas para sus locales. “Yo no me dedico a prendas escolares, entonces febrero y agosto son mis meses débiles, éste último sobre todo. Septiembre va bien con el cambio de temporada y en diciembre siempre va re bien, por eso me imagino que la gente está esperando a lo último o aguinaldo”, reflexionó Vanesa Frankrajch, propietaria de Luz de Luna. En ese marco, recalcó que en años anteriores la variación de aumento por parte de los proveedores era del 20 o 30%. Sin embargo, cuestionó que “en julio cuando fui a buscar la mercadería nueva no me querían vender porque no tenían precio y en agosto empezaron a vender con los precios al doble, que después se mantuvieron”.

“Un 50% incertidumbre y otro 50% según lo que me dijeron desde el rubro de telas e hilos porque la confección de la ropa es importada. Incertidumbre y un poco especulaciones eso es impresión mía”, sopesó la comerciante.

En tanto, en el local de indumentaria femenina María Agustina indicaron que “las mejores épocas son el inicio de las clases, el primer frío en julio, el día de la madre y las fiestas de fin de año; enero y febrero son los peores meses”.

De este modo, las prendas y los calzados se adquieren en volumen en tres momentos del año: para comenzar el ciclo lectivo, se acerca el invierno y en vistas a la temporada de verano.

“En cada uno de esos momentos se puede medir el incremento respecto al año anterior, que en muchos casos ronda el 100%”, advirtió el encargado Lisandro Leoni. En las reposiciones también registraron aumentos aproximados al 5% entre un mes y el anterior.

“Un aspecto que para mí tuvo mucha relevancia en el aumento de los precios de nuestros proveedores fue que se pensó equivocadamente que habría desabastecimiento y falta de producto, eso hizo que nosotros los comerciantes al público compráramos más que nunca para no quedarnos sin mercadería. Ese incremento de demanda influyó mucho en el aumento de precios”, profundizó. Aunque el incremento de precios es multicausal, aclaró que “ocurre que los fabricantes e importadores venden volúmenes en plazos de 30 a 120 días y si no prevén eventuales subas puede darse que no puedan reponer después sus inversiones”.

Sobre ese punto, el propietario de Black Hawk indumentaria urbana explicó que “desde que comenzó el año hubo unos ocho o nueve aumentos por parte de los proveedores, en remeras por lo menos, que arrancaron alrededor de los $2.000 este año y ahora se duplicó”.

“El incremento de ventas es a fin de año, las últimas dos semanas explota todo. Y la disminución es en la época de fines de febrero, marzo o abril, que la gente tiene muchos gastos por volver de vacaciones y la vuelta a clases. Ahí suele disminuir un poco pero cuando comienza el invierno repunta más por los abrigos y, a partir de septiembre-octubre, empieza a haber más movimiento”, definió respecto a su local.

Asimismo, coincidió en “los aumentos se deben a todo: la economía en general está en un momento difícil, y muchas telas vienen de afuera por lo que están en dólares y se suben los costos, no sólo de las prendas; hace seis meses pagaba $400 las cuatro perchas y ahora están $1.500”.

El valor de la demanda
Entre las prendas más pedidas de ropa urbana Daniel Braun puntualizó que se destacan las remeras mangas cortas, sin importar la temporada. “Siempre salen, al igual que los accesorios como medias y gorros. Después cada época tiene lo suyo, en invierno buscan mucho las hoodies y los canguros. Los pantalones son clásicos pero se compran una vez cada tanto. Ahora en verano las mallas son las que más salen junto con las musculosas”, repasó. Además, añadió que “las remeras rondan los $4.000 y en efectivo son un poco más baratas, las bermudas y los jean $8.000, que son lo más vendido; las musculosas arrancan en los $3.000, al igual que las gorritas y riñoneras”.

En indumentaria femenina “es época de vestidos”, especificó Lisandro Leoni. Esto implica “mucha tela payet (tela de textura, elaborada y brillante), en modelos asimétricos con los colores de la temporada que son verde, azul eléctrico, fucsia, naranja o amarillo; para los pies sandalias con taco ancho y también aguja”, adelantó el encargado de María Agustina. Las prendas más pedidas son los vestidos de fiesta cuyo precio inicia en $19.000, sandalias desde $12.000, pantalones que rondan los $4.900 y tops para salir en $2.900.

Mientras tanto, para los más pequeños la demanda principal en Luz de Luna son las remeras de algodón para regalo, las cuales rondan los $2.500.

Arrancó la búsqueda de indumentaria de temporada. Foto: Sebastián Velozo

Comerciantes posadeños destacan la gran variedad de los productos. Foto: Sebastián Velozo

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias