lunes 05 de diciembre de 2022
Algo de nubes 32.7ºc | Posadas

Pesquisa por el homicidio de Bruno Méndez y la violación a su pareja en Puerto Iguazú

Defensa de acusado de asesinato y abuso se opuso a la elevación a juicio

Tras el pedido de la fiscalía de cerrar la investigación, el abogado de Jonatan Polaquito Ferreyra (33) sostiene que todavía faltan distintas pruebas para avanzar en el caso

lunes 21 de noviembre de 2022 | 6:06hs.
Defensa de acusado de asesinato y abuso se opuso a la elevación a juicio
Tras el cambio de abogado el imputado tuvo ampliación de indagatoria a finales de septiembre. Foto: Norma Devechi
Tras el cambio de abogado el imputado tuvo ampliación de indagatoria a finales de septiembre. Foto: Norma Devechi

A casi dos meses del pedido que hizo la Fiscalía de Instrucción de Puerto Iguazú para que sea elevado a instancia de debate el expediente que tiene a Jonatan “Polaquito” Ferreyra (33) como acusado de homicidio y abuso sexual en perjuicio de un amigo y la pareja de este último -hecho ocurrido en abril pasado en la mencionada ciudad-, desde la defensa del imputado presentaron un planteo de oposición al requerimiento hecho por la parte acusatoria.

El hecho en el que está implicado Polaquito es uno de los más resonantes del año por las circunstancias del suceso. Fue una de sus presuntas víctimas, una joven de 18 años, quien escapó de la casa del imputado tras haber sido violada delante de su bebé y en el momento en que su novio, Bruno Méndez (25), agonizaba en otra habitación tras haber sido atacado a puñaladas por el acusado.

Según datos a los que pudo acceder este medio con fuentes vinculadas a la pesquisa, quienes representan al imputado en el proceso están en desacuerdo con los criterios vertidos por el fiscal Horacio Paniagua en su escrito presentado ante el titular del Juzgado de Instrucción Tres de Iguazú, Martín Brites para dar por culminada la etapa de recolección de pruebas.

Desde la defensa sostienen que aún restan medidas probatorias por incorporarse en el expediente. Entre ellas se destaca una pericia psicologica para la joven sobreviviente y una pericia psiquiátrica para el imputado.

Cabe recordar que a finales de septiembre pasado, la fiscalía pidió que Ferreyra responda por las figuras penales de homicidio doblemente calificado por ensañamiento y criminis causae por el crimen de Mendes y abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma y privación ilegitima de la libertad agravada contra la joven, todo en concurso real.

Por esto, consideró concluida la confección de elementos de prueba para que el expediente sea girado al Tribunal Penal Uno de Eldorado.A partir del planteo defensivo será el juez Brites quien deberá resolver la cuestión.

Si hace lugar al pedido de la defensa o si ratifica el criterio del fiscal y dispone el cierre total de la instrucción del caso.

Ampliación de indagatoria
Desde mayo de este año, desde el momento en que se le notificó la prisión preventiva, Ferreyra está alojado en una celda de la Unidad Penal III de Eldorado.

Aunque a mediados de septiembre, fue trasladado nuevamente a Puerto Iguazú para una ampliación de indagatoria en la cual fue notificado de la incorporación de pericias genéticas y que son consideradas importantes para el proceso investigativo.

Según trascendió, los estudios confirmaron que él estuvo en la escena del hecho y que accedió sexualmente a la víctima, algo que él mismo había confesado.

De todas formas el sospechoso, que cambió de abogado, se abstuvo de declarar y se limitó a decir esta vez que “no ratificaba” lo que había dicho en su anterior indagatoria.

Sobre esa primera declaración, Ferreyra sostuvo que la noche del martes 4 de abril pasado los tres habían consumido drogas y bebidas alcohólicas en la casa de la víctima hasta que él se retiró con la joven a su casa, donde tuvieron relaciones. Y que luego apareció Méndez con un cuchillo e intentó apuñalarlo, por lo que se defendió con otra arma blanca y lo mató. “Me defendí y me fui de mambo”.

La reconstrucción que se tiene sobre el hecho hasta el momento indica que el tremendo ataque se produjo en una vivienda del barrio Villa Alta, donde vivía el acusado.

En ese contexto, la joven madre que llevaba a su bebé en brazos, Mendes y el anfitrión estaban tomando bebidas alcohólicas y escuchando música.

A partir del escalofriante relato de la sobrevieviente, se sabe que en un momento determinado de la velada, ya con la criatura durmiendo, la pareja decidió ir a una de las habitaciones para tener relaciones sexuales.

Aunque en pleno acto, siempre de los aportes de la muchacha, el dueño de casa los interrumpió y manifestó sus ganas de también acceder a la joven.

Esto generó el enojo de Méndez quien reaccionó inmediatamente y empujó a Ferreyra.

Acto seguido se desencadenó un enfrentamiento que duró varios minutos entre los dos hombres y que instantes después derivó en el ataque de Polaquito al visitante con un cuchillo que tenía en la casa.

Al ver a su contrincante muy malherido y agonizando, el atacante buscó a la joven y abusó de ella en varias oportunidades. Y luego, regresó a la habitación donde había herido a Méndez y lo remató nuevamente con varias estocadas.

Por este caso familiares de las víctimas se manifestaron en Puerto Iguazú. Foto: Norma Devechi

 

“Él pedía ayuda, vi cómo respiraba”

En una entrevista al CVI Canal 5 de Iguazú la sobreviviente detalló: “Él - por Méndez- estaba ahí sangrando y me pedía ayuda. Mi bebé lloraba y Polaquito me dijo que lo calmara, entonces le di la teta para calmarlo. Bruno me pedía ayuda y yo no podía ni acercarme porque me dijo que me iba a matar”.

“Él pedía ayuda, vi cómo respiraba hasta que lo apuñaló de nuevo y dejó de respirar”, repitió.

En medio de esa situación tuvo que incluso ser dócil con el homicida para resguardar su vida y la de su pequeño.

“Llegué a decirle ‘te quiero’ porque veía cómo le pasaba el cuchillo en la cara de mi bebé”, graficó.

Tras el homicidio, la joven madre estuvo cautiva hasta que se hizo de día. Relató ante los investigadores que en determinado momento vio cómo el asesino tomó una pala, arrastró el cuerpo hacia afuera y se dispuso a cavar una fosa para enterrarlo. Inició el trabajo hasta que se rompió la herramienta y debió buscar otra, instancia en que la víctima aprovechó para huir.

Inmediatamente cruzó el patio trasero y golpeó el chaperío que había como muro perimetral hasta que un vecino llegó a asistirla. Primero puso a salvo a su hijo y luego saltó ella, pudieron zafarse de Polaquito, que intentó retenerla. En medio de esa situación, Polaquito pudo huir y se refugió en la casa de un vecino. Efectivos de la Comisaría Segunda de Iguazú fueron advertidos de lo sucedido cerca de las 10 y lo detuvieron momentos más tarde.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias