viernes 09 de diciembre de 2022
Muy nuboso 29.4ºc | Posadas

Con un estilo renovado, bajo una conducción que marca el camino

Después del hermetismo de Rusia, Argentina abrió las puertas de su casa en Doha, un oasis en el desierto qatarí

domingo 20 de noviembre de 2022 | 9:40hs.
Con un estilo renovado, bajo una conducción que marca el camino
Messi se acopló ayer a la práctica minutos más tarde de su inicio formal y trabajó de manera diferenciada.
Messi se acopló ayer a la práctica minutos más tarde de su inicio formal y trabajó de manera diferenciada.

Desde las lonas verdes de Daniel Passarella en la concentración de Francia 1998, Argentina siempre tuvo para con la prensa y los hinchas una distancia en los mundiales. Con el afán de “esconder” los movimientos previos a un partido, el conjunto nacional siempre eligió encerrarse y, en la medida de lo posible, estar lejos.

Pero si bien Qatar ofrece lujos, en contrapartida no hay lejanía. La península tiene concentradas a todas las selecciones que serán parte de la Copa del Mundo en sus poco más de 11.500 kilómetros y por eso Argentina, esta vez, no tuvo más remedio que buscarse un lugar en la calurosa Doha.

La Universidad de Qatar fue el lugar elegido y la selección comparte el inmenso predio de primer nivel junto a Holanda y España.

El cambio obligado llegó junto una nueva camada y con una nueva perspectiva. Argentina abrió las puertas de su predio, de su casa en tierras qataríes. Volvieron los entrenamientos con periodistas y en eso mucho tuvo que ver el nuevo cuerpo técnico, que tiene a Lionel Scaloni al frente.

Llegar al predio en el que concentra Argentina es fácil. El metro te deja en la puerta, el problema es recorrer los 3 kilómetros desde la estación del subte hasta el campo en el que Messi y compañía se preparan para jugar en el debut mundialista ante Arabia Saudita. La organización dispuso colectivos para todos los periodistas: problema resuelto.

El buen clima del entrenamiento pasó a las tribunas. Argentina vive horas de nerviosismo de cara al primer juego en la Copa del Mundo, pero de disfrute. Concentración a la hora de entrenar y también la cuota justa de distensión para un grupo que se fortaleció tras ganar la Copa América en 2021.

Ni siquiera que Lionel Messi haya salido unos minutos más tarde y que se haya entrenado de manera diferenciada durante la primera etapa para regular cargas significó un estruendo en la Universidad de Qatar, algo que en otra etapa de la selección hubiese significado, como mínimo, la tapa de algún diario.

Argentina cuenta las horas para enfrentar a Arabia Saudita y dar el primer paso en Qatar 2022. Las revoluciones suben, pero dentro de la concentración todos tienen en claro que ir paso a paso es lo necesario para estar la mayor cantidad de tiempo posible en la Universidad de Qatar, el oasis en el desierto que encontró la selección.

Nuevo paradigma

Mucho ya se dijo y se escribió sobre la llegada de Lionel Scaloni al frente de la selección. De su interinato a ganar la Copa América, pero poco se le valora a veces al DT argentino su capacidad de armar un grupo fuerte y con el que los hinchas se sienten identificados y no solamente por haber ganado un título tras 28 años.

La despedida de Ángel Correa y Thiago Almada en Ezeiza son una clara muestra de la ilusión que tienen los fanáticos con este plantel y mucho tiene que ver con eso Scaloni.

Desde sus primeras conferencias en la Copa América de Brasil 2019, el DT dejó claro que “este es un equipo con el que la gente se va a identificar”. No se hizo eco de las críticas y la humildad regresó a ser moneda corriente en una selección que supo rearmar su vínculo con los hinchas.

El santafesino mantuvo su esencia luego del título y es, junto al capitán Messi, el guía de un equipo que llegó a Qatar como candidato a la corona, pero que no se calza el traje de campeón. A Scaloni lo acompañan tres ex jugadores de la Albiceleste que también refrescaron el clima para la Copa del Mundo.

Pablo Aimar, Roberto Ayala y Walter Samuel marcan, con sus escasas declaraciones, que Argentina regresó a la bases y empezó a desandar un camino que lo tiene hoy como un equipo formado, que sabe a lo que juega y con un gran potencial.

El fútbol es, muchas veces, impredecible y eso lo hace tan hermoso. Argentina tendrá que surfear a cada seleccionado y cada vicisitud que se vaya presentando en tierras asiáticas. A días del debut de la Scaloneta, el nuevo estilo y su renovada conducción generan mucha ilusión.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias