miércoles 28 de febrero de 2024
Cielo claro 24.7ºc | Posadas

Una histórica defensa

domingo 13 de noviembre de 2022 | 6:00hs.
Una histórica defensa

La contienda armada que sostenía la República Oriental del Uruguay con el Imperio del Brasil, había producido la ruptura de relaciones entre el Paraguay y Brasil, por pretender el presidente del Paraguay Mariscal López ser el árbitro de los destinos de las Repúblicas del Plata. Esta ruptura de relaciones trajo aparejada la suspensión total de la navegación fluvial que mantenía el Paraguay con Buenos Aires y Montevideo, principalmente el servicio de vapores del estado que regularmente hacían el tráfico de carga y pasajeros.

La suspensión de la navegación, produjo cierta alarma en las ciudades ribereñas, en especial la de Corrientes que por su ubicación estratégica y cercana al Paraguay la hacía objetivo de un potencial ataque por parte del Paraguay, pero ni el gobierno nacional como las autoridades locales sospechaban que podría concretarse tal ataque. Como medida preventiva el gobierno nacional destacó el “25 de Mayo” como buque de estación en el Puerto de Corrientes, donde arribara el 10 de mayo de 1864 y en febrero de 1865 el vapor “Gualeguay” al mando del sargento mayor Lino D. Neves.

El “25 de Mayo” se fondeó en la boca del Arroyo “Arazá”, en lo que hoy es Paseo Mitre; y el “Gualeguay”, el cual debía ser sometido a importantes reparaciones de su casco con el propósito de alistarlo para una futura expedición al Chaco fue amarrado a los fondos de la casa de los Roibon por estar el río crecido (hoy prolongación de la calle San Juan) y donde Federico Roibon (2) tenía un taller de reparaciones navales y a cuyo cargo estarían los trabajos en su casco.

Transcurría plácidamente la vida de la ciudad de Corrientes en abril de 1865, las fuerzas armadas a cargo del orden público era de 27 soldados y dos clases (Suboficiales) estando a cargo de la vigilancia del Río y la seguridad del Puerto de la entonces Capitanía del Puerto (1) cuyo Jefe era el Mayor Don Guillermo Federico Báez (3) con una dotación de 6/7 marineros para cumplir las misiones asignadas, teniendo su asiento, en unos precarios edificios que se alzaban en la Punta San Sebastián o de La Casilla, nombre éste que recibía justamente por la existencia de la “casilla de la Capitanía”, y en cuyo lugar, además, existían desde 1811 una batería de pequeños cañones para la defensa del puerto, conocida como “Batería de la Bella Vista”, teniendo también un “puesto” de guardia o vigilancia que es conocido por la tradición popular con el nombre de la “Casillita” que se encontraba ubicado en la prolongación de la calle Mendoza y el río.

El “Gualeguay” estaba en reparaciones y el “25 de Mayo” a medio desarme, ambos buques con sus calderas apagadas, por lo cual el Comandante del “Gualeguay” sargento mayor Neves había ocupado para él y su tripulación varias casas ubicadas en la calle Sudamérica (hoy Plácido Martínez) 72-74 y 76 —entre San Juan y Mendoza—. Con los buques en esa situación llegamos al 13 de abril de 1865 (Jueves Santos). La grey católica se aprestaba a concurrir a los actos litúrgicos en los distintos templos de la ciudad, propios de la fecha, los operarios que se encontraban afectados a la reparación del “Gualeguay”, estaban deliberando si suspendían las tareas o las continuaban después del “luto del día”.

El Comandante del “25 de Mayo”; había pernoctado en la casa que ocupaba el Comandante del “Gualeguay” Sudamérica 74 (hoy Placido Martínez) y con quien tomaba mate y otras personas de la amistad de ambos; de improviso surgió una voz de “alerta” desde el “Gualeguay” informando haber avistado una flotilla de vapores en “línea de fila” hacia el riacho “El Ancho”, izando el “25 de Mayo” una señal en su trinquete para llamar al Comandante “a bordo”, destacando un bote a tierra para embarcarlo.

Abría la marcha el “Tacuary”, donde tenía su insignia el Jefe de la escuadra, lo seguía el “Igurey” - “Paraguary” -”Marques de Olinda” y cerraba la marcha el “Ypora”, no llevando los buques su insignia nacional izada, no exteriorizando su nacionalidad como es de práctica, no obstante los buques de guerra argentinos los saludaron izando sus pabellones a pesar de no ser la hora reglamentaria de hacerlo, dado que eran aproximadamente las 6,30 am.

Los buques desfilaron frente al puerto, en el orden mencionado alterando la tranquila mañana con el retumbar de sus ruedas motrices sobre las aguas del Paraná, atrayendo a un considerable número de vecinos que se hacían toda clase de conjeturas sobre el destino y propósito del inusual despliegue de fuerzas, continuando su travesía hacia el sur.

Los curiosos se retiraron, los mismos tripulantes del “Gualeguay” y “25 de Mayo” que habían estado en “alerta” se retiraron a distintas actividades de rutina de a bordo.

Los buques paraguayos a la altura de la “cancha de la Palomera” viraron imprevistamente hacia el Puerto de Corrientes, haciendo su navegación “recostados a la costa correntina” para evitar ser vistos de la ciudad, dado que las “Puntas Arazaty” y “San Sebastián” los ocultaban navegando de esta manera, modificando su dispositivo de marcha para efectuar el ataque previsto.

Se organizaron en dos grupos, el primero formado por “Paraguary” e “Ygurey”, teniendo como reserva el “Tacuarí”, el segundo formado por el “Marques de Olinda” y el “Ypora” como reserva.

Habían transcurrido cuarenta y cinco minutos desde que los buques habían cruzado “aguas abajo”, cuando son nuevamente avistados por las tripulaciones del “Gualeguay” y del “25 de Mayo” cuando éstos salen “de atrás” (válgame el término) de la Punta San Sebastián que los mantenía ocultos, siendo el personal de la “Capitanía del Puerto” los primeros en verlos dada la posición donde estaban apostados (recordemos que la Capitanía tenía su asiento en la Punta San Sebastián o de la Casilla) dando el “alerta” al “Gualeguay” que se hallaba a unos 560 metros de la “punta” hacia el puerto e inmediatamente al “25 de Mayo” que estaba a unos 840 metros del mismo sitio.

El primer grupo de buques paraguayos se dirigió sobre el “25 de Mayo”, flanqueándolo por ambas bandas el “Ygurey” y “Paraguary”, haciendo la dotación de ambos buques cerrada descarga de fusilería sobre el indefenso buque argentino, siendo la primera víctima el centinela del puente de mando, pasando los atacantes de inmediato “al abordaje” y en una lucha desigual el combate finalizó en pocos minutos, siendo dominada la tripulación defensora, que fue hecha prisionera quedando el buque argentino en poder del invasor.

Algunos marineros que se arrojaron al agua fueron muertos mientras nadaban para alcanzar la costa segura por tripulantes de varios botes del “Tacuarí”, que mientras se consumaba el ataque al “25 de Mayo”, bombardeó la ciudad, causando daños en la iglesia Matriz, casa de la familia Latorre y otras vecinas.

El segundo grupo de buques atacantes (“Marques de Olinda” e “Ypora”) este último como reserva, atacaron resueltamente al “Gualeguay” que como hemos visto se “hallaba en compostura” —amarrado a planchada a la costa— en el taller naval de Federico Roibon, con escasa tripulación a bordo, por encontrarse la mayoría “en tierra” por los trabajos que se estaban efectuando al buque.

El “Marques de Olinda” se mantuvo a distancia del “Gualeguay”, haciendo la infantería embarcada en él (más de 600 infantes) descargas cerrada de fusil sobre el inmóvil “Gualeguay”.

Los pocos tripulantes del buque argentino, reaccionaron decididamente, pese a la sorpresa, contestando el fuego del buque paraguayo, siendo apoyados desde tierra (entre los arbustos y peñascos de la costa), por los pocos marineros de la Capitanía del Puerto que, al mando de su bravo Jefe, Mayor Federico Báez acompañado del Coronel Fermín Alsina, se habían desplazado desde la “Punta San Sebastián” hasta los fondos de las casas de las familias Roibon y Gallino, a los cuales se les sumaron unos pocos voluntarios civiles, combatiendo al atacante, cuarenta veces más numerosos.

Mientras se desarrollaba el desigual combate los pequeños cañoncitos de la batería “Bella Vista” que está emplazada en la Punta San Sebastián, servidos por hombres de la Capitanía hacían fuego esporádicamente sobre los buques paraguayos, siendo el tiro más simbólico que efectivo dado que los cañones eran de escaso calibre y corto alcance, sobre buques de moderna construcción para la época; destacando el jefe paraguayo el “Ypora”, para que anclara frente al “Punta”, para silenciar la batería y mantenerse “en observación”.

La heroica resistencia de la tripulación del “Gualeguay” al mando del subteniente Federico Ramírez y el coronel Desiderio Sosa que circunstancialmente se encontraba a bordo, más la estoica ayuda que desde tierra le daba el mayor Báez y los hombres de la Capitanía, no fue impedimento para que el “Marques de Olinda” tomara “a remolque” al “Gualeguay” después de cortar sus amarras de tierra, a pesar de haber sido rechazadas en varias ocasiones las dotaciones que se destacaron para este fin en botes a la costa, llevando su presa al igual que el “25 de Mayo” que también había sucumbido, hacia aguas del Paraguay.

El “Gualeguay” permaneció en manos de los paraguayos hasta el 16 de abril de 1866 en que fuera recuperado por las fuerzas aliadas, mientras que el “25 de Mayo” fue echado a pique en noviembre de 1867 estando al servicio del ejército paraguayo.

El ataque dejó consternado al pueblo de Corrientes, por lo inesperado y sorpresivo del mismo, produciendo inmediata reacción con la formación del “Batallón Correntino”.

Hasta aquí lo sucedido el 13 de abril de 1865, dado que no es intención de este trabajo analizar e historiar las causas y posterior desarrollo de lo que se denominó la “Guerra de la Triple Alianza”, sino la actuación destacadísima que le cupo a la entonces “Capitanía del Puerto”, cuyo personal al mando de su Jefe, mayor Federico Báez, fue junto a las tripulaciones de los buques argentinos la única fuerza organizada que opuso una heroica y tenaz resistencia al ataque de los buques paraguayos, dificultando con su acción el apresamiento fácil de los buques, en especial el “Gualeguay”.

Este hecho, poco conocido, para la mayoría del público y de los hombres de la Prefectura, es uno de los muchos que jalonan la larga y rica historia de una de las Instituciones más vieja que tiene la República, la hoy Prefectura Naval Argentina y que es nuestra obligación hacer conocer.

Bibliografía: ANALES DE LA MARINA DE GUERRA - Capítulo XV - Buque Gualeguay. UDAONDO, Enrique: Diccionario Biográfico Argentino edición 1938. FERREYRA, Enrique Ángel: Fotografías de su colección

 

Artículo publicado por la revista Guardacostas. Rousseaux es oficial de Prefectura Naval Argentina.

Andrés René Rousseaux

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias