martes 29 de noviembre de 2022
Cielo claro 33ºc | Posadas

Nueve detenidos, entre ellos un policía; jefes de la Segunda de Posadas, investigados

Allanan comisaría por red narco liderada desde la celda

La Comisaría Segunda de Posadas y otros 15 puntos de la capital provincial fueron allanados ayer por Gendarmería Nacional. Hay nueve presos y cinco supeditados

jueves 03 de noviembre de 2022 | 6:08hs.
Allanan comisaría por red narco liderada desde la celda
Actuaron gendarmes de Posadas, con apoyo de comisiones de Apóstoles, Irigoyen y San Ignacio que arribaron en la madrugada. Foto: Víctor Paniagua
Actuaron gendarmes de Posadas, con apoyo de comisiones de Apóstoles, Irigoyen y San Ignacio que arribaron en la madrugada. Foto: Víctor Paniagua

Efectivos de Gendarmería Nacional de distintas localidades de la provincia desembarcaron en Posadas y ayer a la madrugada desplegaron un impresionante operativo en la capital para desarticular una presunta red dedicada a la venta de estupefacientes al menudeo que contaba con la participación de efectivos policiales.

El cimbronazo fue aún mayor cuando se supo que los dos presuntos líderes y proveedores de la organización estaban privados de su libertad, alojados en la Comisaría Segunda de Posadas. La dependencia y otros 15 puntos fueron allanados por la fuerza tras una investigación del Juzgado Federal de Posadas.

Según pudo saber El Territorio en base a fuentes policiales y judiciales consultadas en la víspera, hay nueve detenidos y cinco personas supeditadas a la investigación. Entre los presos hay un sargento primero de la fuerza que cumplía funciones en la Segunda y que fue identificado como Marcelo Sotelo.

Los procedimientos comenzaron a las 4 de la madrugada. Fotos: Victor Paniagua

Sin embargo, la investigación también avanzará sobre el jefe de la dependencia, el subcomisario Héctor Penzotti y su segundo, Claudio Rodríguez. A ellos la fuerza federal les incautó los celulares y elementos electrónicos. En los próximos días deberán presentarse a audiencia indagatoria donde serán imputados y tendrán la posibilidad de dar su versión de los hechos.

Fuentes policiales indicaron que hay elementos en su contra, pero que el más comprometido sigue siendo el detenido.

Respecto a las personas privadas de su libertad, se pudo saber que se trata de Luis Enrique Ferreira (26) y Lucas Fabián Melo (21), ambos con causas por narcotráfico. El mayor de ellos está detenido allí hace un par de años, desde el 2020, mientras que Melo fue apresado en 2022.

Efectivos de toda la provincia llegaron a Posadas para los allanamientos.

Sobre la investigación, este medio pudo reconstruir que se está llevando adelante hace más o menos once meses -entre fines del 2021 y principios del 2022- por parte de las autoridades del Juzgado que dirige la jueza Verónica Skanata y la Fiscalía Federal.

Durante este tiempo se hicieron seguimientos y se intervinieron líneas telefónicas. “La investigación previa -antes de los allanamientos-  fue suficiente, fuimos dando pasos sobre seguro”, expresó en la víspera una fuente al frente de los procedimientos.

No se descarta que en el futuro haya más allanamientos y detenciones.

Cronología

Se reveló que la lupa se posó sobre un grupo de al menos cuatro personas dedicadas a la venta de estupefacientes, comúnmente conocidas como dealers. Se inició una investigación como muchas que tiene el Juzgado y las fuerzas, pero con el correr de los meses el peso del expediente cambió.

Tirando del hilo los investigadores descubrieron que había personas privadas de su libertad y funcionarios policiales involucrados en la maniobra. Lo que se presume es que todo funcionaba además con la participación de los familiares de los detenidos, quienes también están ahora apresados.

Para el éxito de la maniobra, claro, los internos contaban con el uso de celulares y demás aparatos electrónicos que habían sido ingresados de forma ilegal con la anuencia de los uniformados. También comida, dinero, bebidas alcohólicas y estupefacientes para los demás detenidos.

La Jefatura de la Policía de Misiones y el Ministerio se pusieron a disposición.

No se descarta que hayan salido en algunas oportunidades.

Una fuente de peso en el expediente señaló ayer que “podríamos haber seguido más tiempo, teníamos para profundizar”, pero la información de una posible filtración dentro de la fuerza provincial aceleró los allanamientos. Ayer desde Jefatura y Ministerio de Gobierno expresaron que ellos colaboraron previamente con las pesquisas, pero eso fue desestimado por personas a cargo de la investigación.

En resumen, con este cambio de planes llegaron a la capital provincial el jueves por la noche comisiones de Apóstoles, Bernardo de Irigoyen y San Ignacio, entre otras. Así se dispuso un megaoperativo en la dependencia y diferentes puntos de la zona este y oeste de la capital provincial.

A las cuatro de la madrugada el histórico edificio de la Comisaría Segunda y sus alrededores fue realmente sitiado por vehículos y uniformados de Gendarmería Nacional, tanto por la avenida Tambor de Tacuarí como su calle lateral, donde está el estacionamiento y el ingreso al sector de celdas. Los vecinos del barrio se vieron sorprendidos ante tanto despliegue.

Efectivos de la cúpula de la Policía de Misiones y del Ministerio de Gobierno se pusieron a disposición y acompañaron todos los operativos desde afuera. La orden inmediata fue el relevo de los jefes, que pasaron a disponibilidad, y el traslado del personal de todo el personal que allí presta servicios.

Trascendió que los detenidos tenían celulares, televisores, playstation y llamó la atención que algunos vestían ropas de marcas originales, algo que -se dijo- no es habitual. La orden judicial es que los dos implicados en la maniobra narco sean trasladados a la cárcel federal de Candelaria, donde seguirán privados de su libertad por dos procesos judiciales de acá en más.

Asimismo, si bien en varios domicilios de los allanados se incautaron pequeñas cantidades de estupefacientes, balanzas y elementos de corte, en la casa de uno de los apuntados se logró dar con varios panes de marihuana que alcanzan un peso cercano a los ocho kilogramos. Esto confirmó su rol de proveedor.

Se esperaban al cierre las conclusiones y números finales del despliegue.

Respecto al efectivo policial detenido, este medio pudo saber que fue localizado en su domicilio. Un grupo especial de Gendarmería rompió su puerta a los gritos y él sólo atinó a tirarse al piso, poner las manos sobre su cabeza y también gritar, “Soy policía. Sotelo. Soy policía”. Fue la confirmación de que estaban ante quien entraron a buscar.

 

“Queremos impedir que sean corrompidos”

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias