miércoles 07 de diciembre de 2022
Muy nuboso 33.7ºc | Posadas

Juicio abreviado

Reconoció que abusó de una alumna, pero no irá preso

La denuncia fue radicada el 31 de agosto del 2015 cuando la víctima asistía a quinto grado en una escuela rural de Campo Ramón, según el expediente 103048/2015.

miércoles 02 de noviembre de 2022 | 8:25hs.
Reconoció que abusó de una alumna, pero no irá preso

Transcurridos más de siete años de la denuncia, el docente Gustavo Agustín A. (54) fue condenado a tres años de prisión en suspenso -es decir que no será detenido- por el delito de abuso sexual simple calificado en perjuicio de una alumna que al momento del hecho tenía 11 años.

La denuncia fue radicada el 31 de agosto del 2015 cuando la víctima asistía a quinto grado en una escuela rural de Campo Ramón, según el expediente 103048/2015.

El imputado reconoció su culpabilidad en juicio abreviado, lo que evitó su exposición pública y, además, significó una importante rebaja en la pena para un delito que contempla una máxima de diez años de cárcel.

En realidad, el docente nunca estuvo preso y hasta siguió dando clases, por lo menos hasta mediados de este año, en otra escuela del mismo municipio.

El lunes, mediante cédula oficial, la querella que representa los intereses de víctima fue notificada de la resolución del Tribunal Penal Uno de Oberá aprobando el juicio abreviado y la sentencia por tres años de prisión en suspenso, según el acuerdo de la defensa con la fiscal subrogante Myriam Silke. 

 “Estamos sorprendidos porque en principio nos dijeron que serían cuatro años, lo que implica que iría detenido, al menos un tiempo. La carátula es abuso sexual simple calificado por la condición de docente, lo que va de tres a diez años de cárcel, pero resulta que le dieron el mínimo. La verdad que no estamos para nada conformes con el fallo”, señalaron desde la querella. 

En septiembre del año pasado, una sobrina del docente se presentó ante la Fiscalía de Instrucción Uno de Oberá, lo denunció por abuso sexual y ratificó el modus operandi. 

 Los hechos

 Con relación a la denuncia de 2015, la menor aseguró que Gustavo Agustín A. la manoseaba y luego le regalaba golosinas para que no cuente lo sucedido. Además de maestro de grado, el imputado estaba a cargo del kiosco escolar. Los abusos se registraron en diferentes aulas y en los sanitarios de una escuela.

 Para la imputación fue clave la declaración de la niña en Cámara Gesell y el informe de la pericia.

 “Se infiere que el relato sobre los hechos denunciados sería congruente con la realidad percibida, no se trataría de una construcción fantaseada, inoculada o tendiente a perjudicar a terceros con otros fines”, concluyó el perito del Cuerpo Médico Forense que entrevistó a la nena.

 La nena brindó detalles del abuso, lo que sentó las bases para la acusación. “Me llevó a un grado donde hay un kiosco y ahí me empezó a manosear”, declaró.

 Asimismo, contó que la última vez que la sometió la llevó a un aula cerca del jardín.

 Luego el docente le dijo que lo siga hasta los baños, pero la nena se negó. Ese mismo día también la besó en la boca, agregó.

 La niña aseguró que “a un montón de guainas el maestro les sentaba en el regazo”, al tiempo que agregó: “A veces yo llevaba un pantalón con cinto y él desbrochaba el pantalón”.

 Seguidamente dio más detalles de los abusos, que aquí se preservan.

 Luego de los abusos le regalaba golosinas del kiosco para que no cuente lo sucedido. “El maestro siempre me regalaba algo: un alfajor, una cajita de menta, un turrón para que yo no le cuente a nadie”.

 Abuso y temor

 La madre de la pequeña recordó que el 31 de agosto del 2015, alrededor de las 13.30, la directora Blanca B. y el maestro de su hija llegaron a su casa para informarle sobre a acusación de la nena.

 Dijo que el docente insistió en su inocencia, mientras que la directora pidió que no lo denuncie y que al otro día vaya a la escuela para arreglar la situación sin involucrar a la Policía.

 “Hablé con mi hija y me contó que el maestro la manoseaba, que le bajaba los pantalones en la dirección y en las aulas, y le toqueteaba en sus partes íntimas. Dijo que fueron varias veces. Yo notaba que mi hija andaba rara, y después me confesó que no contó antes porque tenía miedo de que el maestro se enoje”, declaró la progenitora. 

 Recordó que el mismo hombre ya había sido el maestro de su hija el año anterior, en cuarto grado. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias