sábado 10 de diciembre de 2022
Cielo claro 28ºc | Posadas

Glamping - Lujos en el corazón de la naturaleza

Techos transparentes para dormir bajo las estrellas, decks con vistas de ensueño, hidromasajes, salamandras y camas premium, así son las carpas de la tendencia que pisa fuerte

domingo 25 de septiembre de 2022 | 0:00hs.
Glamping - Lujos en el corazón de la naturaleza

Dormir bajo las estrellas y despertar rodeado de naturaleza, ya sea en la inmensidad de la llanura, el reflejo de los esteros, la majestuosidad de las montañas o dentro del monte, era un privilegio que antes estaba reservado para quienes viajaban en carpa u optaban por un alojamiento lo bastante alejado para poder apreciar el paisaje de manera completa.

El glamping, en el país y el mundo, es una de las tendencias que se posiciona en el turismo pospandémico. Una palabra que resulta de la unión de otras dos: glamour y camping. Consiste en un alojamiento en carpas o domos geodésicos de telas o materiales livianos combinados con prestaciones de lujo. Entre ellas se encuentran: techos transparentes para observar cielos estrellados, vistas alucinantes, camas confortables y tamaño XL, decks privados, servicios de alta gama como hidromasajes o jacuzzi propios; y el contacto con la naturaleza que ofrece el camping.

Del otro lado del mostrador, para el empresariado es una opción sustentable, con bajo impacto en el entorno, que permite instalarse en lugares de difícil acceso y que garantiza algo muy buscado hoy, la distancia social y la desconexión del remolino cotidiano.

Boom en el país

Esta forma de alojamiento permite libertad, seguridad y aventura. No se puede decir que es nueva, de hecho, sucedió con el glamping lo mismo que con la plataforma Zoom o el homeoffice, preexistían a la pandemia, explotaron con ella y la sobrevivirán.

Como describe Mauro Ragone desde La Misión lodge y glamping, “el turista comenzó a buscar cada vez más, productos relacionados con la naturaleza y alejados de los centros urbanos, sumado en algunos casos a las actividades recreativas como floating safari 4x4 y cabalgatas por la selva”.

El acceso a Ysyry Guazú es por lancha.

Tal es así que, en los relevamientos turísticos realizados por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, al cierre de cada temporada, destacan que “a las tradicionales estancias, cabañas y casas rurales, se sumó el glamping. Los principales demandantes de este tipo de propuestas continúan siendo los residentes de ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires, pero la convocatoria se va extendiendo a todo el país para quienes buscan conocer experiencias vinculadas a la tranquilidad que brindan esos espacios”.

Están surgiendo o afianzándose en casi todas las provincias como una opción segura. En algunos se mantienen los espacios comunitarios y otros son más intimistas. Pero todos tienen en común que al mirar por la ventana se asoma a la selva misionera, al desierto salino de Jujuy, los lagos de la Patagonia, las llanuras de la Pampa, las montañas cordilleranas o el bosque cordobés.

Suelen ser poco más económicos que una habitación tradicional, su público va desde parejas jóvenes que nunca durmieron en carpa hasta mochileros o matrimonios que buscan una escapada romántica.

Nueva oferta de la provincia

Misiones busca posicionarse en este ámbito con la puesta en funcionamiento del primer emprendimiento en El Soberbio de la mano de La Misión y la construcción de otros. El próximo a inaugurarse es Ysyry Guazú Glamping en Puerto Iguazú, su apertura está prevista para noviembre. Luego en diciembre de este año estaría funcionando el complejo Momora en Santa Ana, que busca generar una oferta turística en la zona potenciando las reducciones jesuíticas. Luego, en 2023, otro complejo estaría funcionando en Puerto Libertad y existen dos proyectos más de los cuales no trascendieron mayores detalles.

Domos: se utilizó material liviano y cuentan con jacuzzi.

“Vemos de buena manera que el empresariado se esté volcando a este tipo de alojamientos sustentables. En Misiones encuentran un nicho importante ya que contamos con las características necesarias para que el glamping pueda expandir su oferta”, señaló José María Arrúa, al frente de la cartera de Turismo provincial.

Para el funcionario la pandemia demostró que no solamente el turista extranjero o el nacional se inclina a este tipo de viajes, sino también el local que busca redescubrir su provincia. Por ello generaron un equipo técnico que asesore a los empresarios en el montaje para minimizar el impacto ambiental, además, de acompañar los canales de inversión y crédito.

Conocedores de que Misiones es un buen terreno para el desarrollo de este tipo de productos, afianzan su posicionamiento en ferias, como la Feria Internacional de Turismo (FIT) de octubre, y eventos. También en el trabajo coordinado con la Subsecretaría de Ecoturismo y el Instituto Nacional de Promoción Turística (Inprotur).

“Estaremos presentes en la FIT y vamos a exponer todo el potencial de estos emprendimientos que llegan para quedarse porque son una opción muy buscada para quienes buscan escapar el turismo masivo”, explicó Javier Lezcano, asesor turístico en Iguazú y Santa Ana.

Distrito selva

Momora (admiración, en lengua guaraní) resume la impronta que buscaron lograr sus propietarios, Anabel Serdiuk y Guillermo Lirussi cuando decidieron emprender y establecer en Misiones su nuevo lugar en el mundo.

Es que este distrito de selva ubicado sobre 60 hectáreas a orillas del Paraná en Santa Ana, va más allá de domos totalmente equipados para el alojamiento de 8 a 12 personas (con entrada independiente, jacuzzi y hogares propios), es rescate histórico local, alojamiento luxury, instalaciones sustentables; y cocina regional gourmet de kilómetro 0.

Pileta interior de Momora: se reestructuró en la curtiembre. Fotos: Natalia Guerrero.

“Lo ecológico no debe ser sinónimo de rusticidad”, resume Guillermo en parte de la charla mantenida con Pasaporte.

Si bien los primeros huéspedes llegarán luego de su inauguración en diciembre, la propuesta que busca brindarle al visitante una experiencia cinco estrellas de conexión con la naturaleza, se encuentra realizando cenas y almuerzos slow food de tres pasos, mixturando ingredientes locales, maridados con las mejores cepas. Sumado a que sus propietarios ofician de anfitriones acompañando los encuentros con su amabilidad que va en concordancia con el entorno.

Momora se emplaza en el predio de una vieja curtiembre que funcionaba hasta finales de los 70. Hoy se transformó en el salón principal donde se distribuyen dos sectores de mesas con sillas, una amplia barra, recepción, la cava y una de las dos piletas climatizadas. Al atravesar sus puertas, el visitante es recibido por una decoración minimalista, pero elegante, se recicló la maquinaria antigua del lugar para convertirla en muebles o artefactos decorativos y al mismo tiempo funcionales.

La mística y el buen gusto de Anabel se ve a lo largo del recinto, que se encuentra coronado con un majestuoso mural que evoca la selva, los saltos, la fauna misionera y el gusto por el buen vino.

“Todo fue cuidadosamente seleccionado para no romper con la impronta natural y sustentable del lugar”, destacó Serdiuk.

Sus instalaciones permiten elegir entre energía, dispuesta por todo el predio, o de la red local. La bandera del descanso se evidencia ratifica en cada rincón del predio con reposeras y futones distribuidos en sector de las piletas, o el fogón armado con una vieja batea de hierro de la fábrica.

En breve y con las piletas funcionando a pleno (la interna en el salón principal y la externa con desborde infinito), sumarán a la oferta gastronómica la opción full day para pasar el día en este distrito, no solamente de selva, sino también de armonía, espiritualidad y buen gusto.

Experiencia sensorial

Existen agencias de viajes y tour operadoras se han especializado en el tema de las emociones de los turistas. En Iguazú, Cuenca del Plata han creado paquetes turísticos en los cuales el viaje gira en torno a la experiencia y lo que pueda sentir el viajero, es por ello que durante años han promocionado la experiencia de vivir un día en la comunidad mbya guaraní y ahora redoblan la propuesta con la próxima inauguración en noviembre de Ysyry Guazú glamping.

En guaraní su nombre significa agua grande que corre fuerte, el complejo está ubicado en la zona de las 2.000 Hectáreas cerca el arroyo Mbocay dentro de una reserva natural.

Cuenta con diez habitaciones de base doble que fueron construidas sobre una plataforma con el objetivo de evitar impacto para la fauna de la zona. Posee todas las comodidades, pileta y un restaurante que busca promover los productos locales y de estación haciendo hincapié en la gastronomía con productos locales y que cosechan los productores de la zona.

Pero este emprendimiento es mucho más que un alojamiento en contacto con la naturaleza ofrece una experiencia única.

“Serán paquetes de entre 2 y 3 noches, el turista que arriba al destino se trasladará del puerto local a Ysyry Guazú por lancha. Nosotros ofreceremos una experiencia única, desde el principio con el arribo por el río, y luego con las experiencias en la zona como ser pasar un día de la comunidad mbya conociendo su cultura y compartiendo un almuerzo”, contó Patricia Duran Vaca, su propietaria.

“Buscamos ofrecer una experiencia, que cada huésped se sorprenda a cada momento, aislarse del turismo convencional y disfrutar de lo que el entorno natural ofrece sin dañarlo”, agregó Lezcano como consultor encargado de la finalización del proyecto y su puesta en marcha.

Los primeros en la provincia

Reserva La Misión Moconá, en cercanías de los Saltos, fue el primer emprendimiento de Misiones en apostar al glamping. Se encuentra en cercanías su ya conocido lodge. Sus huéspedes podrán combinar un balcón de lujo sobre el Uruguay con 3 piletas, house para desayunar, almorzar, merendar y cenar. Realizar actividades como safari en 4x4 por la selva, floating por el río Uruguay, cabalgatas por la selva; y paseos en lancha hasta el arroyo Paraíso. Sus domos disponen de aire acondicionado, frigobar y bañera de hidromasaje.

Allí las tarifas dependen mucho de la temporada y demanda cuesta aproximadamente un promedio 20.000 pesos.

Sea cual sea la opción elegida en el privilegiado suelo misionero, quienes elijan pernoctar en modo glamping podrán mirar el cielo y comprender que en ningún hotel tendrá tantas estrellas a su disposición.


Para tener en cuenta

$ 20.000

Ronda la estadía de acuerdo a la temporada en el sector de glamping del establecimiento La Misión Moconá.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias