domingo 25 de septiembre de 2022
Muy nuboso 19.7ºc | Posadas

‘Pasaje al paraíso’, la vuelta al cine de la comedia romántica

Con los rutilantes protagónicos de Julia Roberts y George Clooney, la película de Ol Parker tiene el desafío de regresar la gloria perdida al género. Con un guión algo previsible, las estrellas se ponen al hombro la historia y deslumbran

sábado 17 de septiembre de 2022 | 6:00hs.
‘Pasaje al paraíso’, la vuelta al cine de la comedia romántica

En tiempos de deconstrucción, en más de una oportunidad se ha extendido el certificado de defunción de la comedia romántica por anacrónica, superficial, reiterativa y hasta  sexista.

Y tantas veces, el género  ha logrado sobrevivir y resurgir con más o menos suerte y con más o menos esfuerzo de los guionistas por estar a tono con  la nueva realidad de los vínculos de amor y el empoderamiento de las mujeres y diversidades.

Es cierto que gracias a la catarata inagotable de producciones originales de los servicios de streaming las comedias románticas mantuvieron cierta vigencia en los últimos años, como el caso de las series de Netflix Dulces magnolias o Un lugar para soñar, títulos que no rompen con el status quo.

Sin embargo, hace mucho tiempo que no se produce un éxito masivo en salas de cine a escala de África Mía (1985) Titanic (1997) o la más reciente Star is born (2018)

Explosiva dupla protagónica

El nuevo intento por terminar con esa sequía es Pasaje al Paraíso, película dirigida por Ol Parker, que tiene en su pareja protagónica el principal argumento comercial: nada menos que Julia Roberts  (54) y un George Clooney (61) en plan Cary Grant, con pose de elengante seductor.

Roberts regresa al género en el que brilló durante la década de 1990 con éxitos como Mujer bonita, junto a Richard Gere; o Un lugar llamado Notting Hill, junto a Hugh Grant. Y, si bien el cetro en aquella época estuvo disputado también por Meg Ryan (Cuando Harry conoció a Sally, Sintonía de amor, Tienes un e-mail) o Andie MacDowell (Hechizo del tiempo, Cuatro bodas y un funeral), Julia quedó al final como reina induscutida.

Clásico y moderno

Pasaje al Paraíso recupera varios recursos y elementos de brillantes clásicos del género como Pecadora equivocada (The Philadelphia Story), película de George Cukor con Cary Grant, Katharine Hepburn, James Stewart; o Ayuno de amor (His Girl Friday), de Howard Hawks, también con Cary Grant.

En esencia, Pasaje al Paraíso, el flamante filme del londinense Ol Parker (guionista de las dos entregas de El exótico Hotel Marigold y director de la secuela de Mamma Mia!) tiene un poquito de guerra de los sexos y una vuelta a la comedia de re-matrimonio (los personajes de Clooney y Roberts se han divorciado hace 20 años), además que busca aggiornarse por pasajes. 

La historia y las críticas 

Sin spoiler, la sinopsis de la película adelanta que en Pasaje al paraíso, las carismáticas estrellas Roberts y Clooney interpretan a una ex pareja que llevan dos décadas divorciados, pero que deben volver a aunar fuerzas para arruinar la boda de su hija, por considerar que la chica está cometiendo el mismo error en el que cayeron ellos de jóvenes.

Quizás sea por la tendencia a la postal más que a la originalidad de Ol Parker, que viene de escribir y dirigir alguna de las dos Mamma mía!, la película transcurre en una Bali de fantasía, en el mejor resort del mundo y en medio de una armonía con la naturaleza.

Estamos en la fantasía de las películas de Hollywood en donde todo funciona, los empleados son amigos y cómplices.

Roberts es una filántropa y Clooney, un arquitecto. Estuvieron juntos 19 años (“los peores de mi vida”, piensan los dos) y, por lo visto, no los han podido superar del todo ya que se profesan un encono.

 Entre comentarios mordaces, la expareja debe aliarse para frenar la boda de su única hija que, de paseo recién recibida de abogada, conoció al hijo de un cultivador de algas local y van derecho al altar. La familia política vive en la playa y son millonarios y simpáticos  pero algo rústicos.

“La trama no tiene ninguna lógica. Lo que tiene es una serie de desventuras divertidas entre dos personajes que, indefectiblemente, van derecho a la reconciliación”, señala El País.

Y la crítica se ha mostrado dispar en este sentido y ha postulado por ejemplo que se trata de “una comedia romántica old-fashioned con dos carismáticas estrellas que salvan en parte (o al menos maquillan) las evidentes limitaciones del guión y la puesta en escena” (Otroscines).

En tanto, La Nación expone      que la película se salva gracias al carisma de Julia y George. “La comedia romántica de Ol Parker propone una trama algo deslucida con las dos estrellas como exparejas que se odian pero se alían para evitar que su hija en común se case; de todos modos, el oficio y la química de sus protagonistas logran superar todas las falencias del guión”.

Ahora, los espectadores deberán dilucidar si aún con todo el encanto y magnetismo de los actores -que son de los más queridos por el público-, el guión les hace justicia y cuánto hay de constumbrismo y de conservardor en esta nueva apuesta.

Algo que hay que reconocerle a la propuesta de Parker es la de traer a un mundo pospandemia una historia que permita reinvidicar el amor y la felicidad, aunque sea desde un abordaje ligero, porque es una de las funciones del cine, de las ficciones y del arte en general ofrecernos una tregua del mundo real.


El desafío

En este sentido, el mayor desafío de los experimentados intérpretes, que ya han trabajado juntos en películas como La gran estafa, La nueva gran estafa y El maestro del dinero, consiste en convertir a Pasaje al Paraíso en un suceso comercial que permita no solo relanzar sus carreras sino también impulsar a este género que ha perdido la popularidad de la que gozó hasta hace un par de décadas.

 Las cifras de taquilla darán el veredicto, ya que la cinta ya se proyecta en los cines del mundo desde esta semana.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias