lunes 03 de octubre de 2022
Cielo claro 15ºc | Posadas

El Superclásico que puede ser un punto de inflexión en la lucha por el campeonato

Boca y River se miden en la Bombonera a las 17 en un nuevo Superclásico. Un triunfo dejará a uno de ellos a tiro de la cima de la Liga Profesional

domingo 11 de septiembre de 2022 | 8:36hs.
El Superclásico que puede ser un punto de inflexión en la lucha por el campeonato

Boca y River, los dos colosos del fútbol argentino, animarán en la Bombonera una nueva versión del Superclásico, en el marco de la fecha 18 de la Liga Profesional que los tiene como protagonistas y que seguramente de haber un ganador saldrá potenciado para la recta final.

El partido que moviliza a gran parte de los argentinos en todo el país se jugará a partir de las 17 en La Boca, será arbitrado por el neuquino Darío Herrera y televisado por Espn Premium y TNT Sports.

El torneo doméstico tiene bien arriba a Atlético Tucumán y Gimnasia, mientras que Boca y River, con estilos y realidades disímiles, esperan agazapados con 29 unidades cada uno para asumir la recta final con la convicción de dar una nueva vuelta olímpica en las fechas que restan jugarse.

Alan Varela volverá al mediocampo del Xeneize para generar juego.

En ese contexto, Boca comenzó el torneo con Sebastián Battaglia como DT y luego fue reemplazado por otro gran campeón en su etapa como futbolista como Hugo Ibarra, quien primero fue mirado de reojo, un poco por los resultados y bastante más por el rendimiento del equipo.

No obstante, el Negro Ibarra parece haber enderezado el rumbo y con tres victorias seguidas, sobre Defensa y Justicia en Florencio Varela por 1-0, ante Atlético Tucumán por 2-1 en La Boca y la más reciente en Santa Fe ante Colón por 2-1, modificaron el escenario y se dejó de lado esa desconfianza inicial.

Está claro que Boca carece de funcionamiento y que depende demasiado de sus individualidades, sobre todo de las atajadas de Agustín Rossi, la categoría de Marcos Rojo y el desequilibrio del colombiano Sebastián Villa.

De esos tres, Boca perdió a Villa por una lesión en los meniscos de la rodilla izquierda (estará sin jugar al menos un mes más) pero cuenta con los otros dos, más una columna sólida que conforman el colombiano Frank Fabra, Alan Varela y Pol Fernández, mas la irrupción de un goleador incipiente como Luca Langoni.

El uruguayo De la Cruz es la carta desequilibrante del Millonario.

Boca intentará adueñarse de un clásico en el que no parte como favorito, como sucedió en el anterior cuando se impuso en el Monumental por 1-0 con el gol del colombiano Villa.

En relación al equipo que ganó en Santa Fe, serán cuatro los cambios que hará Ibarra: Luis Advíncula reemplazará a Facundo Roncaglia, Juan Ramírez a Norberto Briasco, Pol Fernández al paraguayo Óscar Romero y Varela al misionero Esteban Rolón.

Por el lado de River, la situación está más clara sobre todo porque Marcelo Gallardo ya lleva ocho años como entrenador.

En ese contexto, el River actual intenta reemplazar a una pieza importante como Julián Álvarez, transferido al Manchester City, y otra que hacía la diferencia como Enzo Fernández, quien partió al Benfica portugués, con jugadores que de a poco muestran lo suyo, tales los casos del puntano Pablo Solari y Rodrigo Aliendro.

El Muñeco logró que River recupere parte de su potencial ofensivo y quizá el punto flojo del equipo esté atrás, en la defensa, sector en el que Franco Armani no es el mismo de años anteriores y los defensores cometen distracciones que le cuestan goles en contra y pérdida de puntos.

En relación al partido anterior con triunfo sobre Barracas Central por 2-0, River contará con las variantes de Armani por Ezequiel Centurión, Enzo Pérez por Franco Zuculini, quien fue expulsado la semana pasada, y Santiago Simón o Esequiel Barco por el colombiano Juan Fernando Quintero.

Además, durante la semana Pablo Solari se entrenó de manera diferenciada y el DT lo esperará hasta último momento.

En lo previo, se presume que River asumirá el protagonismo desde el inicio del partido y que Boca tomará mayores recaudos, aunque esas son especulaciones y lo que se sabe de antemano es que en un Superclásico no importa el presente de los equipos sino que influyen otro tipo de factores, y que el resultado suele dejar secuelas, sobre todo para el que le toca perderlo, por eso podría significar un punto de quiebre para lo que resta del campeonato.  

 

Las inferiores tendrán su lugar en el mano a mano entre xeneizes y millonarios

El uruguayo De la Cruz, el jugador más caro del Superclásico

Seguridad: 1.200 efectivos y un monitoreo a la barra

El Xeneize ganó el clásico de Reserva en el Monumental

El Boca-River se verá en más de 130 países

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias