lunes 03 de octubre de 2022
Cielo claro 13.7ºc | Posadas

Origen y evolución del concepto de monarquía

domingo 11 de septiembre de 2022 | 6:02hs.
Origen y evolución del concepto de monarquía
El rey Mswati III de Suazilandia es el único monarca absoluto de África.
El rey Mswati III de Suazilandia es el único monarca absoluto de África.

De acuerdo con la tradición aristotélica, la monarquía es la forma política en la que el poder supremo del Estado se concentra en la voluntad de una sola persona. Se consideraba que la legitimidad del monarca provenía de un derecho divino sobrenatural y la soberanía se ejercía como un derecho propio.

En la Edad Antigua algunos estados se consideraban monárquicos, pero fue durante la Edad Media y, principalmente, la Edad Moderna, cuando aumentan de forma drástica las monarquías en Europa. En un primer momento reinos y posteriormente imperios pasaron en muchos casos de monarquías autoritarias a monarquías absolutas.

La persona del rey y sus amplísimas posesiones debían ser defendidas por una nutrida guardia real y por el accionar de un ejército profesionalizado, que le era incondicional y debía mantener el sistema monárquico en orden, puesto que era su brazo armado.

En el Vaticano, donde el Papa es monarca absolutista, eligen los cardenales.

Las monarquías absolutas rigieron en una época en que la sociedad estaba claramente dividida en clases o estamentos: por un lado estaban los miembros de la nobleza y el clero, con numerosos privilegios, y por otro lado existía una amplia clase integrada por campesinos, burgueses y asalariados urbanos, que son quienes realmente trabajaban y generaban los ingresos de la corona.

Sólo esta última clase, que vivía humildemente en áreas rurales o urbanas, cargaba con la obligación de pagar impuestos o tributos a la corona y el diezmo a la Iglesia.

Un grupo considerable de ministros y funcionarios públicos eran los responsables de que funcionara el reino como unidad administrativa. Una forma de ganar tierras y poder para los reyes era la guerra, pero otra muy importante fue la negociación. Para eso se necesitaban embajadores, que además de hacer tratados, alianzas y pactos, buscaban efectuar matrimonios convenientes.

Carlos III y su esposa Camila, la nueva reina consorte de Inglaterra. Foto: ap

Finalmente, después de la Revolución Francesa, llega la decadencia paulatina de las monarquías europeas. Y en los dos siglos posteriores éstas, o bien desparecen o bien se convierten en monarquías constitucionales o parlamentarias. En este último caso las monarquías perdieron algunas de sus características principales y su poder es más simbólico que material

Derecho divino

El mito del ‘derecho divino’ de los reyes se basaba en la idea de que Dios o los dioses escogían al rey para estar en el poder y este sólo era responsable ante Él o ellos, como ocurría con los faraones de Egipto o los emperadores romanos.

Aunque esto actualmente es un mito, algunas monarquías parlamentarias, siguen vinculadas a una determinada religión. Por ejemplo, España al catolicismo, Reino Unido al protestantismo, Arabia Saudita al Islam, etcétera.


Los distintos tipos de monarquía

Parlamentaria
Es una forma de gobierno con sistema representativo, el rey sólo ejerce la función de jefe de Estado, siempre bajo el control del poder legislativo (parlamento) y del poder ejecutivo (gobierno). El rey reina pero no gobierna (Adolphe Thiers). Es el caso de España o Reino Unido.

Absoluta
El monarca ostenta el poder sin restricciones en términos políticos, y a menudo, también en la religión. Arabia Saudita y el sultanato de Brunéi o Suazilandia son casos de mo-narquías absolutistas.

Híbrida
Algunos países suelen usar, en la práctica, un híbrido de los dos sistemas anteriores. Así, el soberano ejerce la mayor parte de los poderes, a pesar de la presencia de un gobierno constitucional, como Baréin, Qatar y Emiratos Árabes Unidos. En Europa, los principados de Liechtenstein y Mónaco, por ejemplo, son considerados monarquías constitucionales, pero sus soberanos conservan muchos poderes que serían característicos de un monarca absolutista. Jordania, Marruecos y Malasia también son monarquías constitucionales, pero sus soberanos tienen mucho más poder.

Hereditaria y electiva
Independientemente de si son monarquías parlamentarias o absolutistas, estas pueden ser hereditarias o electivas. En el primer caso son vitalicias y se heredan, a diferencia del segundo caso, en que los monarcas son elegidos. Las hereditarias son el caso de la mayoría de las monarquías europeas, como es el caso de España, Reino Unido. Un ejemplo de electiva sería Malasia, donde el rey es elegido por un Consejo de Gobernantes. Otro ejemplo de monarquía electiva es el Vaticano, donde el Papa, monarca absolutista, es elegido por un colegio de cardenales (cónclave).

Particulares
El Principado de Andorra es un típico caso particular: es una diarquía constitucional. El título de soberano del Estado (príncipe) se divide entre el presidente de Francia y el obispo de Urgel, España. Ninguno de los copríncipes es nacido en el país. Y además no son elegidos en Andorra, sino que el presidente francés es elegido por los franceses y el obispo de Urgel, por el Papa.
Otro caso particular es el de Suazilandia, otra diarquía, pero absolutista. Y por último Bélgica, considerada la única monarquía popular del mundo. El monarca no es considerado el rey de Bélgica, sino el rey de los belgas.


Monarquías del mundo

Monarcas que gobiernan
Arabia Saudita.
Kuwait
Qatar
Emiratos Árabes Unidos
Suazilandia
Brunéi
Omán
Baréin
Jordania
Marruecos
Vaticano
Mónaco
Tailandia
Liechtenstein
Tonga
Bután

Monarcas ‘ceremoniales'
Noruega
Suecia
Holanda
España
Dinamarca
Luxemburgo
Bélgica
Lesoto
Camboya
Malasia
Japón
Reino Unido

 

Atribuciones y poderes de los reyes del mundo

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias