jueves 06 de octubre de 2022
Nubes 21ºc | Posadas

Funciona en el patio del polideportivo de Itaembé Miní

Contar con la sede propia, el sueño de todos

Los socios del club Juventud Eterna se reúnen a jugar tejo y a compartir, pero si llueve o hace frío deben suspender; buscan conseguir un techo y también trabajan para comprar un sapo

miércoles 31 de agosto de 2022 | 5:30hs.
Contar con la sede propia, el sueño de todos
La cancha de tejo, el punto de reunión del club de adultos mayores de Itaembé Miní. Fotos: Natalia Guerrero
La cancha de tejo, el punto de reunión del club de adultos mayores de Itaembé Miní. Fotos: Natalia Guerrero

Las tardes de tejo y música pasan volando entre charlas y risas y alguna delicia casera para compartir, pero si llueve o hace mucho frío hay que suspender el plan y esperar que el clima mejore.

Juego y encuentro tienen lugar cada martes y jueves en el patio del Polideportivo Municipal de Itaembé Miní y son el motor del Club de Adultos Mayores Juventud Eterna.

El club compitió en los zonales de los Juegos Evita.

Con nueve años de existencia, varias mudanzas y un firme espíritu de celebración de la amistad y la vida, el club de abuelos del barrio del oeste posadeño sueña con tener una sede propia y así dejar de itinerar. Si se concreta el anhelo del espacio físico propio, el club proyecta desarrollar su actividad social y deportiva sin restricciones, sumar propuestas culturales y servicios e integrar a más adultos.       

Visibilidad y proyectos      

La pasada semana los socios conformaron comisión directiva, Gladis Herrera resultó electa presidenta y Eulogio Pérez vicepresidente.

La flamante conducción tiene el propósito de visibilizar la importancia del club para los adultos mayores de la zona y de esta manera buscar colaboración en su objetivo de tener un techo.

Hasta ahora todo se consiguió a pulmón, sin apoyo económico externo, sólo con el aporte societario mínimo de 300 pesos por mes y con venta de platos.

Además del tejo, esperan pronto incorporar el tradicional juego del sapo.

“Todo se hace a pulmón, hacemos un pequeño aporte mensual, una cuota que es un fondo común, con eso se compraron las sillas, también otros elementos necesarios y ahora pedimos una donación de una caja de pollo para hacer a la parrilla y vender y con eso comprar un sapo”, detalló Gladis.

Eulogio explicó que “la Municipalidad hizo la cancha de tejo para que podamos jugar, y estamos muy felices con eso, lo que pasa es que nuestro lugar de reunión es acá afuera, al aire libre, si llueve o hace mucho frío ya no se puede venir”. Y agregó que “ahora estamos con ganas de juntar fondos para comprar un sapo, que es un juego tradicional de puntería, pero también, sin un lugar propio para dejar, no sabemos si vamos a tener que llevar y traer en cada reunión, la verdad es que se complica no tener nuestro espacio”.

Los referentes del club indicaron que como no cuentan con personería jurídica se les dificulta acceder a fomentos y también a programas e iniciativas destinadas a la población mayor.

“Nos encantaría poder tener la personería jurídica, pero es algo costoso y nuestro club tiene entre 25 a 30 socios, ahora constituimos la comisión directiva, vamos pasito a pasito, con muchas ideas y ganas, porque hay mucha unión y solidaridad”.

En movimiento

Un grupo incluso participó de las instancias clasificatorias en la disciplina tejo camino a los Juegos Nacionales Evita.    

“Nosotros queremos estar en movimiento, bailar, hacer gimnasia, viajar, con ese objetivo nació el club. No voy a negar que a nuestra edad hay achaques, hay enfermedades, a veces uno dice ‘me quedo en mi casa, me duele todo’, pero es cosa de dar el primer paso. Venís, hablás, compartís, jugás al tejo y ya te olvidás del dolor y cuando volvés a tu casa tu mente se renueva”, alentó Andresa Martínez, jubilada de 77 años, que fue la primera en asistir al club ni bien abrió sus puertas.

Luego del partido hay merecida merienda y no falta la música y la charla.

El club comenzó a funcionar el 2 de julio de 2013 en la Casa de la Cultura de Itaembé Miní, mediante un proyecto presentado por la profesora de Educación Física María Inés Benítez, que trabaja en el área de Deportes municipal y que aún coordina las actividades con el grupo.

“Espacio para la actividad deportiva hay acá en el Polideportivo pero están necesitando un espacio para las actividades sociales, el club es un espacio muy importante para que los adultos mayores estén en movimiento, en el barrio hay muchos adultos que podrían venir y pasar un lindo rato, que no se queden encerrados en sus casas”, precisó la docente.

El Club de Adultos Mayores Juventud Eterna se reúne los martes y jueves de 16 a 18 en el polideportivo municipal ubicado en avenida Jauretche y calle 184.


Para sumarse

Club Juventud Eterna
El Club de Adultos Mayores Juventud Eterna funciona los martes y jueves de 16 a 18 en el polideportivo de avenida Jauretche y calle 184 de Itaembé Miní.Tiene las puertas abiertas a nuevos socios y a colaboraciones. Para saber más escribir a 376-4574001.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias