domingo 25 de septiembre de 2022
Nubes 19ºc | Posadas

Informe de domingo

La aventura de fabricar aviones... y volar en ellos

La fabricación de aviones experimentales es una actividad o hobby que aunque por su complejidad y costos es para pocos, crece en Misiones. Y es que cada vez son más quienes experimentan el placer de construir sus propias aeronaves, para una vez pasados los estrictos controles y certificaciones, y con el obligatorio curso de piloto, sobrevolar en ellos la región. Las historias de estos aventureros del aire, sus experiencias y los obstáculos que deben sortear.

domingo 21 de agosto de 2022 | 1:30hs.
La aventura de fabricar aviones... y volar en ellos
Fernando Cardone, en su taller con el avión experimental que está fabricando. “No somos unos loquitos que soldamos cuatro hierros y salimos a ver qué pasa; hay un montón de controles previos”, destaca. //Foto: Nicolás Arce.
Fernando Cardone, en su taller con el avión experimental que está fabricando. “No somos unos loquitos que soldamos cuatro hierros y salimos a ver qué pasa; hay un montón de controles previos”, destaca. //Foto: Nicolás Arce.

Leonardo da Vinci, inspirado en vuelos de los pájaros y de insectos, imaginó que era posible una máquina voladora. El genio renacentista bosquejó entonces un atrevido diseño e intentó sin éxito concretar el natural deseo de volar que tienen los seres humanos.

En la antigüedad, se contaban apasionantes historias de pruebas de vuelos como leyendas y mitos. Tras repetidos intentos, llegó el turno de los hermanos Wright a quienes se les atribuyen haber realizado el primer vuelo exitoso, sostenido y controlado de un aerodino impulsado por un motor durante 12 segundos y en el que recorrieron unos 36,5 metros. Ello ocurrió el 17 de diciembre de 1903.

Otros historiadores, afirman que fue en realidad Alberto Santos Dumont, quien tres años más tarde lograría el exitoso vuelo.

Más allá de este debate, desde entonces comenzaban a generarse miles de historias alrededor de los vuelos y aumentarían los anhelos de concretar más trayectos en diferentes escalas.

En Misiones

En Misiones, hay un particular enamoramiento por estas aves voladoras comandadas por intrépidos pilotos, que lograron en la historia de la tierra colorada salvar vidas, transportar medicinas y alimentos, cuando los arroyos inundaban las rutas y hacían imposible el traslado por tierra. También permitían salvar distancias y llegar con mayor rapidez a destino. De allí el reconocimiento a pilotos como Luis Francisco Quaranta, quien supo comandar el primer avión sanitario de uso civil del país. El Territorio lo bautizó como el samaritano del aire, porque llegó a hacer dos vuelos diarios a Buenos Aires y lo hacía en cuatro horas para llevar y traer pacientes.

Similares experiencias se repetirían desde otros puntos de la provincia, de parte de pilotos de Eldorado, Jardín América o desde Montecarlo cuya pista dejó de operar o la que está en pleno funcionamiento, como la de Apóstoles, Oberá y por lo tanto Posadas.

Pasaron 119 años de lo que se considera aquel primer vuelo exitoso y la pasión por surcar los aires se mantiene intacto en Misiones.

En la provincia hay entusiastas empresarios que decidieron tomarse tiempo, paciencia e inversión y comenzar a montar los llamados aviones experimentales, casi en homenaje al avión construido por los hermanos Wright, que como se indicó fue la primera máquina voladora a motor.

Los entusiastas constructores dan a conocer cómo trabajan en cada etapa de estas aves voladoras con nuevas tecnologías. Son las que se fabrican sin fines comerciales y como parte de un apasionado y meticuloso hobby que implica armar y ensamblar cada pieza.

La Administración Nacional de Aviación Civil (Anac) exige que como mínimo un avión experimental debe ser construido más del 50%. Después se añaden otras partes como motores o instrumentos de vuelos. Es uno de los requisitos para recibir la certificación de tener un avión propio de entretenimiento.

Las historias que reflejan el informe dan cuenta de cómo trabajan y van armando cada pieza. Un constructor partió un motor naftero en dos para impulsar el vuelo, otro realiza el montaje desde kits enviados para armar. Está el que arma desde un plano y hasta surgidos de ideas originales. Todo es válido, pero nada escapa al control de calidad.

También hay historias de vuelos contados en detalles por sus protagonistas.

 

Notas relacionadas:

Los constructores respiran creatividad, pasión y paciencia

Categorías y certificaciones dispuestas por la Anac

Construyó un helicóptero y ahora está armando un avión por encargo

Epet 37, la única de Misiones en formar técnicos en Aeronáutica

La historia de un sueño y un Piper J3 que aguarda surcar los cielos

“La aviación es la forma más segura que existe para viajar”

Los aeroclubes cambiaron el rumbo de la historia misionera

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias