martes 04 de octubre de 2022
Cielo claro 15ºc | Posadas

Una actividad en auge en Misiones

Los constructores respiran creatividad, pasión y paciencia

Ante el deseo de apreciar la libertad de volar, Almirón y Cardone -dos amigos- explican los pasos que realizan para construir su propio avión. Los costos y las opciones

domingo 21 de agosto de 2022 | 6:05hs.
Los constructores respiran creatividad, pasión y paciencia
Fernando Cardone (izquierda) cerca de su creación acompañado por Hernán Almirón. Foto: Nico Arce
Fernando Cardone (izquierda) cerca de su creación acompañado por Hernán Almirón. Foto: Nico Arce

Ingresar en un taller de montajes de aviones es respirar creatividad, pasión y paciencia. Muchas de las piezas o elementos incorporados son artesanales que luego son sometidos a estrictos controles.

Es lo que indicaron Hernán “Buco” Almirón y Fernando Cardone. Ambos están trabajando por separado en sus talleres en la construcción de la aeronave. “Casi todos los aviones experimentales están hechos en tubos de acero y aluminio. Otros más avanzados, construidos completamente en aluminio. Pero la concepción primaria es tubo y tela resistente”, resume Cardone.

Parece simple, pero es un trabajo de ingeniería que requiere conocimiento de mecánica y mucha dedicación. “Siempre me interesó la actividad aérea como entretenimiento. Desde criatura armaba maquetita de plástico y tenía como 40 aviones de la Segunda Guerra Mundial. En ese momento, uno se imaginaba que jamás podría tener un avión por los altos costos, pero finalmente me vinculé a unos amigos y vi que también lo podía hacer”, explicó Buco Almirón.

Sobre la pasión de volar, añadió que “volar y la sensación de libertad están muy próximas. Uno también tiene que tener una inclinación por la mecánica y ser amigos de los fierros. Así, me involucré y a instancia de un amigo (Guillermo Sorhge, ver Pág.6), fui armando. Además, hay un mercado de usados - en los clasificados de aeronáutica-, por lo que la comercialización es rápida”.

De acuerdo a Cardone “sólo en Posadas, hay como mínimo 6 aviones en construcción. De los cuales algunos son de kits, otros de planos y algunos de diseño propio. Los de kits vienen como un rompecabezas, con un poco más de complejidad para armar. Después está la que uno compra los planos y ahí se hace todo. Acá en Posadas hay como mínimo seis y después, en la provincia hay otros dos o tres más”.

Destacó que a ello deben sumarse los que ya están en vuelo, como autogiros, es decir varios aviones experimentales en vuelo. “No sólo aviones sino también los autogiros que también están en construcción y es una mezcla de helicóptero y avión, que también está dentro de la categoría experimental que es totalmente recreativa, no es comercial. Es decir, uno fabrica su propio avión para su propio ocio”.

Los montos
Respecto de los montos para acceder a la construcción de un avión experimental indicaron que “los materiales primero son económicos y no está la necesidad de comprar todo. Cuando uno tiene recursos bajos, va comprando de a poquito”.

La construcción demanda tiempo y supervisión constante de la Anac. Foto: Nico Arce

Indicaron que en promedio es una construcción que demanda tiempo, entre dos a cuatro años por lo menos y el desembolso del dinero es muy gradual.

De acuerdo a Buco Almirón, la construcción de una máquina para volar no cuesta más que un auto mediano o km, es decir unos 4 a 6 millones de pesos aproximadamente.

“En cuanto a kits hechos en una fábrica sí es elevado y hay que pensar en alrededor de 40.000 dólares (a la cotización actual del dólar blue unos 11 millones de pesos). “Pero para aviones hechos desde un plano, en cinco años se gastarán unos 5.000 dólares de materiales. Después están las partes que no se pueden construir como el motor, instrumento más caro y luego está la aviónica que son los instrumentos de vuelos y navegación. Entonces, ahí los valores se pueden disparar al gusto de cada persona y según la cotización de dólar”, añadió Almirón.

De esta manera, se comienza a montar el avión de Buco Almirón.

Respecto de los lugares para levantar vuelo señaló al aeroclub Posadas para los socios o en Parada Leis con hangares que tienen aviones; lo mismo sucede en Apóstoles y Oberá donde también tienen como mínimo dos aviones experimentales. Siempre para actividad o vuelo que desean realizar deben tener la debida autorización.

Entre las recientes exigencias se les requiere dotar de transponder aeronáutico (transmite información de identificación de la aeronave y su altitud, medida por un altímetro de presión) y radio, plan de vuelos, entre otros.

Hay que ser piloto
Otro tema de fundamental importancia es que más allá de la pasión que toda persona puede tener por volar, para embarcarse en la construcción y sobre todo pilotear estos aviones experimentales, es requisito necesario ser piloto. Es decir, al menos avanzar hacia un curso de piloto privado.

“Muchas personas lo ven a la aviación experimental que somos unos ‘loquitos’ que soldamos cuatro hierros y salimos a ver qué pasa. No es así, hay un montón de controles previos que se hacen”, dijo Cardone.

Indicó que “se hacen al menos tres inspecciones y controles realizados por la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac). Recién después de la certificación se puede realizar el vuelo, para lo cual se requiere la matrícula y piloto. Es una actividad muy controlada”, añadió Cardone.

 

Creación de alto vuelo Categorías y certificaciones dispuestas por la Anac Construyó un helicóptero y ahora está armando un avión por encargo Epet 37, la única de Misiones en formar técnicos en Aeronáutica La historia de un sueño y un Piper J3 que aguarda surcar los cielos “La aviación es la forma más segura que existe para viajar” Los aeroclubes cambiaron el rumbo de la historia misionera

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias