viernes 30 de septiembre de 2022
Llovizna ligera 14.7ºc | Posadas

La viruela del mono nos suspende (otra vez) como humanidad

sábado 20 de agosto de 2022 | 6:00hs.
La viruela del mono nos suspende  (otra vez) como humanidad

Por David Bollero Para Público.es

El crecimiento en el número de casos de la viruela del mono en el mundo sigue imparable. Durante la última semana, según apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS), aumentaron un 20%, alcanzando ya los 35.000 casos en 92 países y territorios, con 12 muertes registradas. Las lecciones que creímos haber aprendido con ea Covid-19 parecen haberse esfumado.

La expansión del coronavirus y la generación de nuevas variantes tienen mucho que ver con el modo en que no se ha sabido/querido abordar esta enfermedad como lo que realmente es: una pandemia mundial.El egoísmo, el desprecio por los países en vías de desarrollo y la solidaridad concebida como caridad han tendido la alfombra roja al virus, cuyos efectos en la economía parecían importar más que sobre la humanidad.

La viruela del mono está abordándose del mismo modo. A pesar de quela vacuna efectiva contra esta enfermedad ya fue registrada en 2019 por la farmacéutica danesa Bavarian Nordic, no ha sido hasta ahora cuando se ha engrasado la maquinaria para comenzar su producción en masa. La diferencia respecto a 2019 es que el virus ha traspasado las fronteras y ya se encuentra en Estados Unidos y Europa; no se trata, pues, de una enfermedad restringida a África.

Como de si un fenónemo de justicia poética se tratara -que tiene poco de justicia y menos de poesía-, esta dejación ha terminado por afectar de pleno al hemisferio norte, que ahora ve cómola velocidad de producción de la vacuna es insuficiente para satisfacer la demanda.De haber actuado con sentimiento de humanidad, con ese mero instinto de supervivencia en el que todas y todos precisamos del resto,la viruela del mono ni siquiera habría llegado a Estados Unidos o Europa o América, porque podría haberse atajado en África. No ha sido el caso.

La situación actual es que Bavarian Nordic, que pasa por ser la única farmacéutica con una vacuna aprobada para la viruela del mono, no puede garantizar la producción que se precisa.Los 30 millones de dosis que puede producir parecen insuficientes para hacer frente al crecimiento en el número de casos registrados, por lo que se baraja subcontratar la fabricación con terceros. Y sí, lo han adivinado, el origen de esas vacunas será Estados Unidos y Europa. Un despropósito.

Mientras, la enfermedad continúa expandiéndose, encendiendo las luces de alarma por las consecuencias que puede tener. Más allá de que la enfermedad no tenga un elevado nivel de letalidad,el peligro de que mute, genere variantes más virulentas o, incluso, capaces de infectar a mascotas como perros y gatos-a fin de cuentas, es de origen animal- está encima de la mesa. Pues bien, ni siquiera pese a esos riesgos, se están moviendo las fichas adecuadas y muchos menos a la velocidad que se requiere.

Sí, hemos vuelto a tropezar con la misma piedra o, por ser más precisos, con las mismas piedras, porque yano sólo hemos olvidado las lecciones supuestamente aprendidas con el Covid, sino también con el VIH.A pesar de que la viruela del mononi siquiera se trata de una enfermedad de transmisión sexual (ETS),se ha terminado estigmatizando al colectivo gay; incluso, aunque fuera una ETS, tampoco estaría justificado tal señalamiento. Ya se cometió ese error en la década de los 80 con el VIH -también de origen animal- y se ha vuelto a caer ahora con la viruela del mono.

Es complicado entender cómo nos estancamos o, incluso, retrocedemos en determinados aspectos mientras la ciencia nos adelanta por la izquierda. Es un problema extremadamente grave porque, a la postre y como se está confirmando,esta cerrazón termina por convertirse en un lastre para la ciencia, tanto en su mismo desarrollo como en la recogida de sus frutos, siendo el planeta en unos casos y la humanidad en otros lo que está en juego.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias