viernes 07 de octubre de 2022
Muy nuboso 22.7ºc | Posadas

La mujer fue hallada malherida el 17 de diciembre de 2016 en Garupá

El martes comienza el juicio oral por el crimen de Irma Ferreyra Da Rocha

Alejandro Guillermo Esteche comparecerá ante el Tribunal Penal Uno de Posadas por ser el confeso agresor de la mujer que agonizó más de 30 horas antes de morir

domingo 14 de agosto de 2022 | 6:03hs.
El martes comienza el juicio oral por el crimen de Irma Ferreyra Da Rocha
Familiares y allegados realizaron numerosas marchas para pedir celeridad y justicia por Irma.
Familiares y allegados realizaron numerosas marchas para pedir celeridad y justicia por Irma.

El próximo martes comenzarán las jornadas de debate en el Tribunal Penal Uno de Posadas por el atroz crimen de Irma Ferreyra Da Rocha (47), quien murió luego de ser golpeada y empalada en Garupá en la madrugada del 17 de diciembre de 2016.

El único acusado por el hecho es Alejandro Guillermo Esteche (34). El hombre, conocido como El Porteño, fue detenido pocos días después del ataque y procesado con prisión preventiva desde enero del 2017.

Tras varias suspensiones, el debate oral será llevado a cabo a lo largo de diez audiencias en la que una treintena de testigos se sentarán a declarar ante el tribunal.

Desde la querella, la perspectiva está focalizada en la acusación por femicidio que prevé una pena de prisión perpetua. Por otro lado, la defensa del acusado pondrá en vista la hipótesis de que el deceso de la víctima está relacionado a la negligencia de la atención médica.

La mujer tenía 47 años, era empleada doméstica y vivía con sus hijos en una humilde vivienda en Villa Bonita. La noche anterior al crimen había salido a bailar con amigas y se fue del lugar con Esteche. Horas después fue hallada agonizando debajo de un puente de la colectora sur de la autovía de la ruta nacional 12.

Declaración y acusación

Esteche confesó los hechos pero dijo que la relación fue consentida.

La confesión de Esteche a instancias de su indagatoria allanó el camino de los investigadores, que llegaron a él pocos días después del hecho gracias a los datos aportados por las amigas de Irma que la acompañaron en la fiesta y vieron que el acusado salió detrás de ella, aunque presuntamente fue de común acuerdo ya que hasta ese momento ni uno ni otro habría ejercido violencia.

Justamente en eso el sospechoso basó su declaración. Incluso fue más allá al confesar que utilizó la rama para violar a la mujer porque ésta lo pidió pero que se le fue la mano, se asustó y corrió, testimonio que con la muerte de la víctima es imposible de confrontar.

Durante el interrogatorio, Porteño reconstruyó todo lo que hizo y pasó esa madrugada del 17 de diciembre cuando hirió de muerte a Irma. Recordó que a la noche había ido a la feria La Economía que está ubicada cerca de donde estaba la Garita del Kilómetro 10 -en el cruce con la avenida Alberto Roth- porque se estaba desarrollando una fiesta por el cierre del año.

Dijo que fue con su novia y el hermano de ésta, pero la chica se fue y quedó con su cuñado consumiendo bebidas alcohólicas. En esa instancia, casi de manera casual (según dijo), conoció a la fallecida.

Detalló que bailó con la víctima pero al rato, luego de hacerle una seña que ella habría entendido, salieron juntos. Hasta ahí su relato coincide con el de los testigos que los vieron salir a ambos con rumbo aparentemente coincidente.

Esteche contó que ya estando afuera del predio de la fiesta fueron hasta un terreno baldío de las inmediaciones e inmediatamente al oscuro túnel donde tuvieron relaciones sexuales consentidas. En ese punto -según él- le introdujo la rama porque Irma “pedía más y más”.

Dijo que al ver lo que había hecho y las consecuencias que podía causar, se asustó y ante la aparición de un automóvil -del prefecturiano que halló a la mujer agonizando- salió corriendo con rumbo incierto, dejando abandonada y desangrándose a la víctima.

En ese tramo -según recordó- se cayó y se levantó varias veces, lastimándose las manos, pero según la autopsia sus lesiones son compatibles con las que tenía la víctima en su rostro.

El detenido acentuó en casi tres horas de interrogatorio que no hubo violación, sino que fueron relaciones sexuales consentidas. Su confesión no hizo más que confirmar su participación en el aberrante ataque, aunque la familia de Irma cree que hay más involucrados.

El hombre, conocido como Porteño, fue imputado por el delito de “abuso sexual calificado con muerte resultante” por el titular del Juzgado de Instrucción Siete, quien con esta medida obligó al acusado a permanecer en prisión hasta la fecha de debate oral donde podría recibir una pena de prisión perpetua.

El dictamen del juez se oficializó poco más de una semana después de recibir el informe de la autopsia que hizo el Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial, en el que se desprende que las heridas producidas por la rama que el acusado confesó haber introducido a la víctima fueron las que la lesionaron gravemente hasta matarla.

 

En cifras

36 Fueron las horas que la mujer agonizó antes de morir en el Hospital Ramón Madariaga tras varios paros cardiorespiratorios y tres cirugías.

 

Violencia atroz y ataque inexplicable

De acuerdo al detallado informe que consta de 17 fojas, el pedazo de árbol de alrededor de 30 centímetros causó daños irreversibles en sus partes íntimas y en el intestino, pero además llegó a perforar uno de sus pulmones, por lo que su estado era desesperante al momento de ingresar al Hospital Madariaga, donde dejó de existir luego de sobreponerse a cuatro paros cardíacos durante las tres cirugías a las que fue sometida.

Más allá del empalamiento, los forenses determinaron que el agresor le dio una brutal golpiza a Irma y que las heridas en su rostro dejaron las agresiones al descubierto. El Porteño tenía los nudillos lastimados pero negó haberla agredido, y se excusó diciendo que se lastimó las veces que cayó cuando escapaba del lugar del ataque.

El magistrado Carlos Giménez tuvo en cuenta los múltiples testimonios que fueron anexados al expediente como ser el de los vecinos, hermanas e hijos de la víctima, del testigo que halló a la mujer al borde del desmayo que inclusive identificó al acusado en rueda de reconocimiento y de los médicos que atendieron a Irma en el hospital, quienes respondieron sobre el estado en que llegó al servicio de emergencias y el procedimiento al cual sometieron a la víctima.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias