viernes 07 de octubre de 2022
Muy nuboso 20.7ºc | Posadas

Les sobran los motivos

A horas de uno de los partidos más importantes de su corta historia, Los Toros siguen jugando su encuentro más importante que es el de demostrar que dentro de los muros de un penal se puede cambiar

viernes 12 de agosto de 2022 | 12:15hs.
Les sobran los motivos
Foto: Matías Bordón
Foto: Matías Bordón

Se levantan y piensan en rugby. En el partido que se viene. En lo que lograron. Se acuestan imaginando levantar una copa. Sueñan con ser campeones. Los primeros campeones oficiales de un equipo en contexto de encierro.

 Los Toros, el equipo de la Unidad Penal III de Eldorado, marcaron un hito el domingo 8 de mayo, cuando se convirtieron en el primer equipo de una cárcel en jugar un torneo oficial. El 52-10 sobre Aguará de Jardín América está muy presente en la memoria de los integrantes del equipo de rugby que el domingo buscará agigantar su historia y ser campeón del torneo Desarrollo de la Unión de Rugby de Misiones (Urumi).

 La competencia cambió al equipo. Cambió la rutina en el penal y cambió la motivación de los internos, que encontraron en el deporte una manera para sobrellevar las condenas y convertir su paso por la cárcel en una nueva oportunidad.

 “Es muy importante competir en un torneo oficial. La competencia institucionalizada lo que hace es igualar condiciones. Son 80 minutos y se juega por los puntos, entonces genera un escenario en el que los dos equipos quieren ganar y en el que los dos equipos ponen en juego lo mejor que tienen para llevarse un resultado. Eso genera un diagnóstico para ambos equipos de qué tienen que mejorar y a nosotros nos sirve para tener una motivación diferente a la hora de entrenar”, explicó Mariano Hernando, entrenador de Los Toros.

 “Es distinto a cuando un equipo te visita y comparte una tarde o se hace un tercer tiempo. Las dos son válidas y son muy buenas, pero a nosotros la competencia formal nos dio la posibilidad de igualar condiciones en un contexto en el que Los Toros, por estar encerrados, de antemano se los excluye”, analizó.

 A través de la fundación Tackleando Muros, los internos del penal llegaron al rugby. Pertenecer al equipo tiene sus privilegios y sus obligaciones. Ir a la escuela no es negociable. Todos los integrantes del equipo tienen que estar en el sistema educativo.

 Esa herramienta es clave para mantener el proyecto, que tiene como gran objetivo cambiar la manera de ver a la cárcel y darle a los presos herramientas para el día que vuelva a estar en libertad.

 “En Misiones hay alrededor de dos mil personas presas, de las cuales el 50 por ciento entra a la cárcel siendo analfabeta. Ese es un dato durísimo de nuestra realidad y que nos permite pensar que muchas de esas personas son pobres en cuanto a muchos recursos”, se lamentó Hernando.

 “Mediante el requisito formal de la escuela, nosotros hacemos que todos los jugadores pasen por la primaria. Que aprendan a leer y escribir. Hoy el 60 por ciento de la matrícula escolar de la secundaria (en Eldorado) es de jugadores de Los Toros. Hay alrededor de 35 estudiantes en la secundaria y 20 son de Los Toros. Hay cinco jugadores en el nivel superior, haciendo la tecnicatura administrativa contable. Tenemos más de 15 egresados de la secundaria y eso nos permite pensar que la única solución es la educación”, aseguró Hernando.

 “Al acceder al sistema educativo, al conocer otras formas de vínculo, empieza a cambiar la cárcel en relación a la manera de solucionar los conflictos. Siempre en la cárcel se han resulto los conflictos de manera violenta, a través de peleas y muy graves. Hoy eso cambió en nuestro módulo de rugby y la mayoría de los conflictos se resuelven a través de la palabra y de la democracia. Eso no es solamente el rugby, sino el sistema educativo”, agregó.

 Cambio de perspectiva

 Está claro que quien haya sido víctima de un delito o tenga un familiar afectado por alguno de los internos de la Unidad Penal III de Eldorado no verán con buenos ojos el valor que toman Los Toros, pero es necesario entender que nuestra sociedad decidió, hace muchos siglos, que la manera de lidiar con quienes infringen las leyes es encerrarlos y excluirlos.

 La teoría dice que la cárcel es un lugar para rehabilitarse, pero quien haya pasado alguna vez por los pasillos de un penal sabe muy bien que la realidad está muy lejos de esa premisa. Entonces se genera un problema: cómo acercar la teoría a la realidad para que cuando los internos vuelva a ser libres puedan reinsertarse en la sociedad puedan realmente tener una segunda oportunidad.

 “Ellos cometieron errores en el pasado, pero están dispuestos a cambiar su vida y aprovechar una nueva oportunidad, y nosotros desde el Servicio Penitenciario los acompañamos en su formación, brindándoles herramientas para una mejor reinserción social cuando obtengan su libertad”, indicó Manuel Dutto, director General del Servicio Penitenciario Provincial.

 “La posibilidad de competir oficialmente por primera vez representó un marcado crecimiento en las personas privadas de la libertad. A base de esfuerzo, sentido de pertenencia de grupo y, fundamentalmente, respeto y disciplina, Los Toros están devolviendo la confianza depositada en ellos, enriqueciéndose en el presente y preparándose para un futuro mejor”, aseguró Dutto, quien fue jugador de fútbol y DT y tiene claro que el deporte es una gran herramienta para cambiar la realidad.

 El cambio y la continuidad del proyecto de Tackleando Muros hubiese sido imposible sin el acompañamiento de, primero, el Servicio Penitenciario, pero también de la Urumi y, fundamentalmente, de los clubes que siempre le dieron a Los Toros una chance.

 “En cuanto a lo institucional sentimos que hay un cambio grande, en todo sentido. El Servicio Penitenciario tomó como propio el proyecto y nos llena de orgullo. Decidieron ser parte de un proyecto ambicioso, en el cual se utilizan cuatro grandes ejes que son el deporte, la espiritualidad, la educación y el trabajo para tratar de proponer una alternativa a lo que es la condena tradicional. Eso nos ayuda a que dese el ámbito de la seguridad, desde lo administrativo y desde lo profesional todos contribuyan a que esto funcione”, contó Hernando.

 “Tampoco hay que dejar de lado a otras instituciones como Tackleando Muros y la Urumi, que nos abrió las puertas para mostrarle a la provincia y al país que esto sirve para que la persona que sale en libertad tenga oportunidades. Para eso hay que estar antes de que la persona salga, ser parte del proceso de ejecución de la pena. Hay que acercarse a la cárcel”, destacó el entrenador de Los Toros.

 La utopía es cambiar el paradigma. Que la cárcel realmente sirva para lo que, alguna vez, fue pensada y sirva para que las personas vuelvan a tener una segunda oportunidad, lejos de la exclusión.

 “Es ambicioso pero es necesario pensar que la cárcel tiene que ser un lugar de cambio y no de encierro”, explicó Hernando y agregó que “para eso hay que generar estrategias que nos permitan ayudar a las personas que lo necesitan”.

 “La realidad es que cuando una persona sale en libertad el entorno familiar es muy complicado, que el entorno económico es muy complicado, entonces tenemos que generar que esa persona no vuelva a la cárcel”, afirmó.

 A horas de uno de los partidos más importantes de su corta historia, Los Toros siguen jugando su encuentro más importante que es el de demostrar que dentro de los muros de un penal se puede cambiar y que la educación y el deporte son las herramientas necesarias para poder contar una nueva historia. 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias