viernes 07 de octubre de 2022
Muy nuboso 23.7ºc | Posadas

El fin de semana en Posadas

Aznar, poesía onírica y compromiso en carne

El artista dio dos conciertos en el Auditorio Montoya con clásicos propios y ajenos y novedades que remarcan su inoxidable filosofía

martes 09 de agosto de 2022 | 6:00hs.
Aznar, poesía onírica y compromiso en carne

Vamos vida yo ya me voy/ Con mi cajita de cuero te digo adiós, te digo adiós. Así, con un himno latinoamericano, al son del tambor y de la pachamama, Pedro Aznar se despidió de la Tierra Colorada, tras dos funciones repletas en el  auditorio Montoya de Posadas.

Si bien Tan alta que está la luna  no fue la única referencia folclórica de la noche, el ritual tamboril dio lugar al coro y palmas de los espectadores, para convertir el auditorio en una verdadera peña y cerrar de manera redonda un concierto solista de casi dos horas.

Multiinstrumentista y siempre con alguna sorpresa innovadora, Aznar desplegó su encanto en versos y acordes que los misioneros escucharon atentamente casi en trance, guiados por su aterciopelada voz.

En formato intimista, repasó clásicos de su discografía y se tomó el tiempo de mostrar tres canciones nuevas, que verán la luz en el álbum doble a lanzarse a fin de año.

‘‘Esta primera la compuse especialmente para darle uso a este hermoso instrumento -la mandolina- que siempre quise tener una y aprender a tocarla’’, alegó en la introducción de Mientras, una oda actual con tinte renacentista.

Los hits fueron ovacionados, desde los primeros segundos y perlitas de la historia musical argentina llenaron de emoción la sala. A cada hombre a cada mujer el aporte exquisito de Aznar a Serú Girán, por ejemplo, fue uno de ellos.

Más allá de la ineludible referencia a ese cuarteto ícono del rock argentino, escuela para un joven y prodigioso Pedro, imágenes de Mercedes Sosa, Charly García y Gustavo Cerati se sucedieron detrás del Aznar solista como homenajes a otros virtuosos creadores.

Parado frente al micrófono, sentado con algunas de sus guitarras o acercándose al extremo del escenario para ver y arengar al público, el artista se mostró feliz de volver a brindar su música en vivo.

El cierre con percusión y palmas, una verdadera peña. Fotos: Nicolás Arce

‘‘Cinco años es mucho”, postuló, al arrancar el concierto, recordando la ultima vez que estuvo en tierra misionera. En esa línea, marcó la esperanza de haber dejado atrás la desgracia de la pandemia y auguró poder regresar pronto.

 Con la soltura que le dan 40 años o más en el rubro y con la espontaneidad que brota de su talento nato, el Montoya se convirtió en un santuario musical con sonidos pulcros, emotivos y un público que se animó a participar cuando el maestro de ceremonias lo requería.

 “Los ojos no ven personas sino sueños”, se escucha en los versos de Contraluz, y sin dudas ese ambiente onírico cobró vida. Siempre ligado a la poesía, esa sensibilidad refinada que Aznar le endilga a Borges (de quien musicalizó el poema A un gato) se hace carne también en sus canciones. Además, no sólo transmite paz en su fonía, sino que busca que el mensaje cale hondo. Desde la incomodidad necesaria que provoca la noventosa Los chicos de la calle, hasta la denuncia socioambiental en Corpoland, otra de las perlitas nuevas.

“Vivimos en una época en que las corporaciones tienen más poder que los gobiernos. Un puñado de millonarios empujan al planeta a una ruina inevitable como si no hubiera otra opción’’, recitó haciendo hincapié en que la verdadera riqueza está en los frutos de la tierra. “Hoy la democracia, la dignidad humana, y la vida misma están en peligro. La Corpoland, la tierra al servicio del dinero sangriento se tiene que acabar. Nuestra mejor herramienta, como siempre, es la conciencia”, lanzó comprometido, previo a entonar Corpoland.

Coplas latinoamericanas, rock,  amor, desamor, denuncia, conciencia social, parecen amalgamarse a la perfección en Pedro Aznar. Y uno a uno, y todo en uno en mí.

Con esa prolífica estética, en un desfile de guitarras, en piano, en bajo, en tambor, mandolina y voz la frecuencia mágica de Aznar estremeció Posadas.

Tu amor, Mientes, Quebrado, Perfume de carnaval, Strawberry Fields Forever, Ya no hay forma de pedir perdón, La abeja y la araña, A primera vista, Rencor, Fotos de Tokyo, Lina de luto, Lisa, Si llega a ser tucumana, entre otras fueron algunas citas domingueras de un artífice inoxidable que la cultura nacional celebra.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias