jueves 06 de octubre de 2022
Tormenta con lluvia ligera 20ºc | Posadas

Ser parte del avance drag en plena década del 90

Del esplendor de los inicios a la resignificación y el auge actual

Víctor Pedotti es Micha Hollywood, y si bien no sube más a las tablas con su alter ego, sigue de cerca toda la movida, siempre ligado a los brillos y el show

domingo 07 de agosto de 2022 | 6:05hs.
Del esplendor de los inicios a la resignificación y el auge actual
“Nací artista”, dice Víctor.
“Nací artista”, dice Víctor.

Brillos, noche, plumas, pizza y champagne. Los 90 en Argentina son el símbolo del auge de la fiesta. “Curtíamos una especie de frivolidad salvaje, ardiente, eso que a todos nos gusta aunque muchos pretendan ocultarlo”, definió Sir James en una entrevista de hace casi 10 años a Página 12.

Devenida en Victoria Divine, Sir es considerada la primera drag queen de Argentina. Un selecto grupo fue parte de esos inicios en los que las drag eran las estrellas del under, la novedad, el lazo entre el glamour, lo camp y lo kitsch. Y en ese origen de una era, con las primeras referentes de la región, dos misioneras hicieron punta: Fiona Valek y Micha Hollywood.

‘‘Trabajábamos en todo. En todos los desfiles, con las mejores modelos del país y de afuera, en los restaurantes más top y con los más famosos en fiestas, en boliches, en el teatro Maipo. Algunas aparecieron en películas, otras en videoclips, en documentales, con Susana...’’, recordó Víctor Pedotti (52), eternizado en la Micha Hollywood.

Si bien era una época en la que no había matrimonio igualitario ni avances sociales o legales que respaldaran la lucha de género y disidencias, las drag eran un mundo aparte. “Todavía estaban prohibidos los travestis. A veces actuábamos en un lugar y teníamos que caminar a otro a unas cuadras y la policía nos perseguía mucho. Era difícil’’, recordó Micha, pero a la vez remarcó la diferencia del respeto al artista y la contradicción que se vivía. “A nosotros que éramos drag nos pagaban para estar en todos los lugares, nosotros vivíamos de eso pero mientras nosotras jugábamos a ser famosas las trans sufrían, las asesinaban... el travestismo era símbolo de prostitución, de sida, de asesinato, todo lo peor’’, remarcó.

Sin embargo, como Micha y gracias a ser Micha, Víctor no sólo conoció los mejores lugares de Buenos Aires, Asunción, Brasil, fue tapa de revistas, se pagó viajes al exterior, sino que impulsó una corriente artística en Misiones, que hoy ve reflejada en ‘sus nietas’ de la vida como Katy Solem o Samantha Fox (páginas 5 y 9).

“Yo creo que ya nací artista”, reflejó Víctor mientras rememoraba su infancia plagada de dibujos, pinturas, diseños y luego pelucas, lentejuelas y carnaval.

Tras un viaje a Brasil donde trabajó de cerca en los corsos, volvió a Misiones con más ganas de show. Así, inserto en el mundo del teatro, con Alberto Palma y su grupo, comenzó a imponer el transformismo. Ya con Julio Bueno y Adriana Mayol, una especie de mentora en el ámbito, intercambiaban saberes y anhelos tiempo atrás.

Según postuló, las presentaciones eran un éxito: hacían largas temporadas de teatro de revista en Posadas y también viajaban por la zona. ‘‘La gente estaba enloquecida porque veía despliegue de plumas, de brillo y personajes, caracterizaciones, todo’’, marcó.

La Micha Hollywood, una de las pioneras drag en Misiones y Argentina.

‘‘Mi apodo Micha nace porque tenía miedo de un gato que se llamaba Micha y Hollywood porque todas las performance que hacía eran hollywoodenses, con música de los años 20’’, refirió sobre el nombre artístico que le prosigue.

Invitado por Fiona Valek, ícono misionera del mundo drag en Argentina, llegó a Buenos Aires para una temporada de verano que parecía tranquila. Un paseo por las calles de la ciudad ya lo envalentonaron a convertirse en Micha y empezar a codearse con los famosos de las más altas esferas. Desde ahí, la Micha quedó ligada a esa estirpe pionera del drag argentino y comenzó a intercalar presentaciones en Posadas, Buenos Aires y otros países.

Algunas veces transformista, otras drags, pero siempre con el lema de brindar un buen show. De los teatros en calle Sarmiento, a los boliches y al mundo.

‘‘Había conocido el mundo drag de Buenos Aires con este grupo chiquito que éramos con Sir James, no era transformismo, era otra cosa y lo quería traer acá. Yo siempre volví porque acá tenía mi familia, el teatro, mi trabajo...’’ alegó quien se siente profeta en su tierra.

‘‘Después el drag se fue transformando en todo lo que vemos hoy en las redes sociales, lo que es Rupaul, que cuando vino a Buenos Aires en el 98 tuvimos la oportunidad de caminar con ella en la pasarela. Nos agarró a todas de la mano como diciendo: ‘esta es nuestra raza, en Argentina son estas pero de estas van a salir muchas otras’’’.

Con esa premisa y buscando transmitir todo lo que aprendió en su experiencia, Micha más que un emblema, se volvió una escuela para muchas nuevas drag misioneras.

Después de un un año sin caminar tras un accidente, se volvió a subir a los tacos. Allí, Víctor reconoció la resiliencia y el potencial de Micha y reunió un grupo de chicos para transmitir sus saberes. “Ellos le pusieron el nombre ‘La escuelita de la Micha’. Ahí aparecieron muchos personajes, así por ejemplo Leo Coronel y muchos que siguen hasta hoy. La escuelita duró 10 años, hacíamos show en los boliches, viajábamos y entraban a aprender a como se peina una peluca, cómo maquillarse, cómo trucarse, cómo caminar, cómo hacer todo’’, reveló.

Además montaban ambiciosas puestas en escena. ‘‘Eran obras pensadas, ensayadas, coreografiadas’’, postuló.

Pero llegó un momento en el que decidió colgar la peluca y mantenerse tras bambalinas. Si bien tanto algunas de las pioneras argentinas como el local Jorge Márquez, a quien maquilla, siguen presentándose en las tablas, Víctor tomó otro camino y dejó a Micha en una eterna juventud.

Siguiendo la línea de su abuela, también actriz, optó por congelar a Micha en su mejor momento. “Los conocimientos los repartí, di dones como una gran madre, me quedé sin nada, pero me quedé lleno de lo que fue mi vida, y no me arrepiento de nada’’, confesó quien sigue de cerca todas las presentaciones drag actuales. ‘Acá hay olor a Micha’, dicen los que saben cuando reconocen un paso de baile, una forma de maquillar, una peluca o hasta una estética legada por esta legendaria artista.

De la misma manera, Víctor agradeció la cantidad de puertas que le abrió el ser ‘La Micha’.

“Siempre digo que fui profeta en mi tierra porque pude hacer todo y no fui juzgado ni sentí discriminación alguna en ningún sector. Al contrario, por ser así yo quedé viejo y necesité -la enfermedad tocó a mi familia, con mi padre, con mi hermano, mi hermana todo- y la gente que me vio y me aplaudió, me dio una mano sin que yo le pidiera. Me re emociona al decirlo’’, destacó y agregó: ‘‘Mi papá fue atendido por los mejores y no era porque yo era heterosexual o jugador de fútbol, era porque yo era La Micha Hollywood y eso existe en Posadas, desde aquella época hubo una aceptación’’.

Víctor también tuvo el lujo de ser siempre acompañado por su familia en esta aventura creadora. Su padre era el ingeniero detrás de gigantes pelucas y hasta quien le ‘amoldaba’ los tacos antes de una presentación.

Otrora periodista, productor e incluso profesor de música, Víctor hoy sigue ligado a las plumas y brillos no sólo en el mundo drag sino principalmente como creador de tocados y diseños para la Estudiantina, labor que detenta desde hace 38 años. Así, siempre dando una mano en esa labor, su padre tuvo una despedida con una lluvia de lentejuelas.

Para relucir, siempe La Micha. Las dragas cambian pero su legado sigue latente en cada show, con la fuerza de la transgresión pionera. “Hoy tienen la libertad de andar vestidas por la calle y que la policía no los pare, a nosotros la policía si nos veía así nos paraba pero a pesar de eso nadie nos paró para mostrar lo que queríamos hacer, que de eso vivíamos’’, concluyó.

 

Drags: a brillar, mi amor Katy Solem: una herramienta de arte para derribar estructuras “Cuesta salir del molde y la estructura religiosa de Oberá” El drag, una salida interdisciplinaria de los esquemas binarios Creando a Samantha Fox, el arte drag queen de la evolución

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias