viernes 30 de septiembre de 2022
Nubes 15.1ºc | Posadas

Los maestros van hasta la sala de internación o la casa del estudiante

Unos 300 chicos al mes van a escuelas hospitalarias

Funcionan en ocho hospitales de la provincia y tienen como objetivo garantizar la educación de alumnos que atraviesan una situación de enfermedad o tratamiento

viernes 05 de agosto de 2022 | 6:05hs.
Unos 300 chicos al mes van a  escuelas hospitalarias
Las maestras dan clases en el hospital o en domicilio. Foto.
Las maestras dan clases en el hospital o en domicilio. Foto.

En un contexto absolutamente distinto, sin recreos ni tizas pero con muchas ganas de estudiar, cerca de 300 estudiantes misioneros pasan al mes por alguna de las ocho escuelas hospitalarias que funcionan dentro de centros de salud.

La pionera es la Escuela 7 ‘Dr. Rodolfo de la Vega’, que tiene su sede en el Parque de la Salud, al lado del Hospital Pediátrico. Abrió en 1954, pero cuenta con edificio propio desde hace 18 años. No son escuelas comunes y tienen como objetivo central que estudiantes de cualquier nivel de la educación obligatoria que se encuentran realizando algún tratamiento médico puedan seguir con sus estudios pese a estar en una sala de hospital o en reposo prolongado en domicilio.

“Estamos trabajando casi con total normalidad dentro de los hospitales y en los domicilios donde se requiere la atención”, explicó a El Territorio Andrés Rehe, coordinador de la modalidad de Educación Domiciliaria y Hospitalaria del Consejo General de Educación (CGE).

Tras la apertura de actividades restringidas durante la pandemia de Covid-19, las atenciones médicas o cirugías volvieron a su habitualidad y en consecuencia la demanda de educación por parte de chicos internados o en tratamientos médicos, también.

Llevar educación

“La modalidad domiciliaria-hospitalaria busca llevar educación a los chicos que están en situación de enfermedad y no pueden seguir su escolaridad en su escuela de origen”, indicó Rehe.

Para ello los padres o tutores presentan un certificado médico en el centro escolar donde acreditan la situación que atraviesa el chico. Si es un estudiante de nivel inicial o primaria, ese certificado médico debe indicar reposo por 15 días o más para empezar a recibir una maestra en domicilio y si el alumno es de secundaria, son 30 días o más.

“La maestra va a la casa del chico dos veces por semana. Si es un niño de nivel inicial o primaria se le da una carga de cinco horas divididas en dos visitas y si es de secundaria de siete a diez horas por semana”, comentó Rehe sobre la modalidad de trabajo.

Pero no solo es dictar el contenido para que el chico no se atrase. Las más de 60 educadoras que forman parte de este nivel también sirven de sostén para el estudiante y su familia.

“El trabajo es uno a uno, individual. Se adecúan y priorizan los contenidos, ya que el alumno está en una situación difícil. La maestra se presenta en el domicilio o en sala de internación para atender al alumno y hay que ver qué enfermedad tiene, su estado de ánimo, si está en condiciones de recibir educación, se charla con los médicos y se evalúan las indicaciones, cuánto tiempo va a estar en domicilio o en la sala y una vez que el alumno está en condiciones de recibir educación se contacta con la maestra de origen del estudiante para que le pase a la maestra hospitalaria los contenidos que están dando en el grado”, detalló sobre los parámetros que se tienen en cuenta.

Así se arma una planificación especial para el chico. “Cuando es dado de alta por los médicos y se reincorpora a su grado el niño está en el mismo nivel que sus otros compañeros y no se atrasa con aprendizajes”, dijo Rehe.

En base a los contenidos dictados, la maestra domiciliaria elabora un informe psicopedagógico con todo lo desarrollado con el niño en ese tiempo y sugiere las notas correspondientes a cada área, debido a que la que acredita, promociona y hace la libreta es la escuela de referencia. “El chico no pierde su condición de alumno regular, no le corresponde falta porque está siendo atendido por otra docente”, señaló.

Entre marzo y junio por estos centros educativos pasaron 1.094 chicos. Las escuelas funcionan en el Hospital Pediátrico de Posadas (Escuela 7), Escuela 56 (Hospital Samic de Leandro N. Alem), Escuela 1 (Hospital Samic de Oberá), Escuela 2 (Hospital Samic de Eldorado), Escuela 3 (Hospital Samic de Puerto Iguazú), Escuela 4 (Hospital Samic de San Vicente), Escuela 5 (Hospital de Jardín América) y la Escuela 6 (Hospital de Apóstoles).

Además hay servicio domiciliario con maestras en San Javier, Candelaria, Campo Viera y Aristóbulo del Valle.

Por último, Rehe planteó que el desafío es poder tener más escuelas hospitalarias y personal docente y psicotécnico. “Los municipios solicitan contar con una escuela hospitalaria por si hay chicos que están en situación de enfermedad puedan darle continuidad a los aprendizajes. El desafío es grande porque es una modalidad que desde 2019 se incorporó con la figura de la coordinación, antes solo funcionaban dos escuelas en la provincia, la de Posadas y la de Alem. Desde ahí se fueron creando en otros municipios”, finalizó.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias