jueves 18 de agosto de 2022
Nubes 12.7ºc | Posadas

Campeón de antemano

Agustín Da Silva buscará mañana retener el título nacional en el Argentino de Cross Country, en Río Cuarto, Córdoba, pero más allá del resultado, el obereño ya tiene ganada la medalla de atleta ejemplar.

viernes 29 de julio de 2022 | 4:30hs.
Campeón de antemano
Foto: Luciano Ferreyra
Foto: Luciano Ferreyra

Pasó un año desde la coronación y el rey quiere seguir en el trono. El carismático atleta Agustín Da Silva partió a Río Cuarto, Córdoba, para defender los colores misioneros en el 47º Campeonato Argentino de Cross Country tras su consagración en el 2021 en Balcarce, Buenos Aires.

Agustín hizo todos los deberes para llevar adelante mañana la defensa del título en Mayores y se mostró contento y entusiasmado de poder encarar esta nueva competencia.

“La preparación estuvo muy buena. Estas semanas los entrenamientos salieron muy bien y estuve centrado para poder dar pelea nuevamente este año en el Nacional como defensor del título. Siento que estoy al 100 por ciento”, compartió feliz el atleta que afrontará la prueba de los 10 kilómetros.

A sus 24 años, el obereño es un atleta ejemplar y una persona que contagia buenas vibras a sus pares. Nacido en una familia humilde, trabajó de tarefero (cosecha de yerba) hasta que el atletismo lo llevó a lugares que tal vez ni sospechaba podía acceder. Su vida de película tiene siempre nuevos capítulos. Desde un documental sobre su vida, realizado por una productora norteamericana que fue viral; actualmente lograr vivir del atletismo y ser uno de los mejores atletas del país... pero hay más, la marca Fila se fijó en él, y ahora es uno de sus embajadores; se está por recibir de kinesiólogo gracias a una beca y la frutilla de postre es que recientemente se marcó en su plan de trabajo que apunta a hacer la marca mínima en el 2028 para estar en el maratón de los Juegos Olímpicos.

Agustín entrenó mucho para retener el título, en una prueba que le encanta correr. Foto: Luciano Ferreyra

“Justo en estos días estaba recordando los primeros momentos cuando empezaba a entrenar donde apenas tenía un par de zapatillas y me costaba muchísimo. Hoy viendo esa cantidad de ropa que me manda la marca es una gran motivación. Si hubiera parado allá por el 2016, hoy no iba a vivir esto ni de esto, pero gracias a Dios siempre me mantuve brazos arriba”, reflexionó.

Y él es muestra de que el esfuerzo a conciencia tiene recompensa. En estos últimos cuatro años se coronó campeón nacional de manera consecutiva. Primero en Juveniles -dos veces seguidas- después en U23  y el último título en mayores, la máxima categoría, por lo que podría ser en Córdoba su pentacampeonato, un número impactante para cualquier deportista.

“Tengo unas ganas de correr el cross. Es una de las carreras que más me gustan y también es una gran motivación llevar la bandera de Misiones apuntando a que sea lo más alto posible”, dijo Agustín.

Y no lo hará sólo, esta vez tendrá 16 compañeros de la Tierra Colorada que también estarán en la partida en las distintas pruebas en el nacional. “Es un equipo muy grande y me pone re contento poder compartir con tantos atletas y nuestros profes, estas competencias tan lindas”.

Trabajo y más trabajo

Reflexivo y elocuente con su vida. Agustín sabe que este momento que vive es producto de su disciplina, desterrando algunos mitos deportivos exacerbados como las ‘condiciones innatas’. “Muchas veces escucho que dicen que nací para correr, que tengo talento y condiciones innatas y esas cosas por el estilo; pero en realidad fue mucha dedicación y trabajo de todos los días. Cuando empecé a correr decía que no iba a poder correr ni un kilómetro porque no estaba bien. Es más, tenía dificultades de técnicas de carrera en las piernas que con el paso del tiempo se me fue corrigiendo y ni hablar de los dolores musculares que sentía por la falta alimentación y por la mala base de nutrientes que arrastraba de chico”, explicó.

Y ahora que tiene experiencia para compartir, Agustín aprovecha la oportunidad de poder sembrar buenos consejos a la juventud. “Por eso ahora cuando voy a las escuelas a hablar con los niños y jóvenes siempre les digo que veo tantos chicos que tienen esas posibilidades de comprarse zapatillas, de alimentarse bien y de traslado, que usen esas herramientas que los pueden convertir en campeones nacionales o representante sudamericanos porque son posibilidades mayores de las que yo tuve”.

Y da un ejemplo de que las condiciones hay que trabajarlas: “A la hora de correr, en la largada ves a atletas grandotes, con piernas largas y vos ahí chiquitito; en mi caso con un 1,66 y así y todo puedo ganar, porque la diferencia se hace en lo cotidiano y la base de todo es la disciplina y la constancia, justo en eso que nadie ve. Yo salgo a entrenar muchos kilómetros en soledad en los caminos de tierra y después cuando vas a correr es fácil escuchar hablar de talento cuando en realidad hay trabajo duro detrás”.

A lo que agregó “Con esto no quiero decir que no se necesita del talento, seguro que se necesita, pero en alto rendimiento alimentarte bien, descansar y elongar, entre otras cosas, es lo que marca la diferencia. Siempre me gusta hablar de la constancia porque muchos no logran resultados en un año y ya bajan los brazos y esto es a largo plazo. Hay que trabajar y trabajar, y tarde o temprano se da una buena carrera. Es como en el trabajo o en el colegio a la hora de estudiar. Nosotros no terminamos el colegio en un año sino que hay que estudiar cinco años para recibirse y lo mismo pasa en el deporte”.

El obereño justamente rescata esta simbiosis de deporte-estudio ya que siendo atleta de alto rendimiento a la par llevar sus estudios de la licenciatura en kinesiología, cursando su cuarto año y a pocas materias de recibirse. “Si Dios lo permite este o el otro año termino la carrera. El deporte y el estudio lo llevó sin estrés, pero a conciencia, porque siento que es muy importante también disfrutar el proceso. Momentos difíciles todos vamos a tener, pero lo importante es disfrutar del día a día y sacarle provecho las horas”.

Quiere ser olímpico

Como se nota, Agustín tiene la disciplina como premisa y la planificación es muy importante para obtener resultados. Por eso, aunque parezca lejano, el 2028 estará marcado en rojo en su almanaque ya que apuntará a hacer ese año una marca para ser olímpico.

“Estoy entrenando muchísimo y también sumando muchos kilómetros porque con mi entrenador estamos planificando que en el 2028 me gustaría buscar la mínima para un maratón de los juegos olímpicos”, detalló contento con este nuevo desafío.

Ahora lo más cercano será el Argentino de Cross, en la prueba que conoce, le gusta y que encara con entusiasmo como cada vez que se calza la zapatilla. “Es importante sentirse campeón siempre porque el hecho de estar en el equipo de la provincia, de correr ante los mejores y ni hablar de subir al podio, ya es un privilegio y siento que gané la medalla olímpica con eso que ni imaginaba antes”, sintetizó el campeón y orgullo de su tierra.


Un gran equipo misionero en tierra cordobesa

La Federación Misionera de Atletismo estará mañana representada en gran forma en el Argentino de Cross Country con nada menos que 17 atletas en las distintas categorías y pruebas.

Los atetas son Agustín Da Silva, Josías Ickert, Gustavo Da Silva, Aníbal Adrade y Tania Siruk, en los 10 kilómetros de Mayores.

Ya en U23, misma distancia correrán Mariana Vier, Myriam Maciel, Horacio Da Silva y Emiliano Rodríguez.

En tanto, en U20 -6 kilometros- representarán a la Tierra Colorada Agustina Leal y Jorge Alfonso; y en U18, Eliana Aguirre

y Joselo Rodríguez.

Finalmente en U16-3 kilómetros corren Nahiara Romero, Alan Acuña Mazur, Federico Alfonso y Emiliano Ramos.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias